Data: marzo 1, 2020 | 18:35
EL ÚLTIMO POETA SANDINISTA | Pasó sus últimos días en Managua perseguido por el autócrata neo-estalinista Daniel Ortega, a quién el sacerdote denunció por enriquecer a su familia construyendo un faraónico canal interoceánico con financiamiento chino...

MURIÓ ERNESTO CARDENAL, EL CURA LIBERTARIO

El sacerdote y poeta sandinista en 1980, cuando su experiencia guerrillera le llevó a proclamar la Teología de la Liberación. Hoy es perseguido por el régimen que ayudó a erigir. | Foto Koen Wessing

Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |
© Redacción Sol de Pando

Ernesto Cardenal, ícono de la revolución sandinista, se enfrenta al monstruoso aparato estalinista montado por Daniel Ortega y su familia | Foto Luis Camacho

El poeta y sacerdote nicaragüense Ernesto Cardenal Martínez falleció el domingo en Managua debido a complicaciones de salud, informaron allegados de acuerdo a la agencia  TheAssociated Press (AP). Tenía 95 años.

Cardenal murió a las 15:10 locales (21:10 GMT), señaló Luz Marina Acosta, su asistente personal.

“Nuestro amado poeta ha emprendido su proceso de integración al Universo, con la mayor intimidad con Dios”, afirmó.

Bosco Centeno, amigo cercano de Cardenal y miembro de la comunidad de la isla de Solentiname, en el sur del país, declaró a AP que el sacerdote fue internado hace un par de días en un hospital capitalino por un problema cardíaco.

El autor de «Epigramas» y «Cántico Cósmico», entre una vasta obra poética, celebró sus 95 años el 25 de enero anunciando que preparaba un nuevo libro. Dos días después fue internado de urgencia en un hospital, donde permaneció unas dos semanas.

Un sandinista resistiendo al autócrata Ortega

Cardenal era uno de los últimos íconos vivientes de la Revolución Sandinista que se opuso a la política dictatorial y nepótica del presidente Daniel Ortega, quien junto a mujer Rosario Ortega que ejerce el cargo de vicepresidenta de su marido, instauraron un régimen autocrático, neo-estalinista, con rasgos de una dinastía ya que los hijos de ambos ejercen cargos importantes en el Gobienro y aspiran a suceder a sus padres en el poder. 

La abierta oposición que el sacerdote y poeta sandinista declaró contra la familia gobernante, le costó a Ernesto Cardenal una persecusión judicial y mediática por parte del régimen, aunque sólo la muerte pudo acallarlo,

En su edición del 14 de febrero de 2017, Sol de Pando publicó un informe pormenorizado sobre la persecusión que los Ortega Murillo desataron contra el veterano combatiente sandinista.

Estamos en una dictadura, soy un perseguido político de la pareja presidencial, y no te puedo hablar más”, había declarado Ernesto Cardenal  al periódico La Prensa de Managua, a pocas horas de conocerse la reapertura de una demanda judicial que le obligaba a pagar una extorsión de $us 800.000 (casi un millón de dólares) por decisión del gobierno que preside el también sandinista Daniel Ortega, por supuestos “daños y perjuicios” a una tercera persona.

Cardenal se había distanciado radicalmente de Daniel Ortega —junto a otros destacados líderes históricos del sandinismo— por la desviación nepótica que conduce el presidente nicaragüense en su gobierno que tiende a convertirse en una dinastía similar a la de la familia Somoza antes de la revolución de 1979.

La revolución corrompida

El sacerdote poeta de la guerrilla sandinista junto al comandante Fidel Castro, en 1978. | Foto Archivo FSLN

En 2016 Ortega logró imponer su cuarta reelección tras forzar una ilegal reforma a la Constitución nicaragüense, llevando a su mujer Rosario Murillo como Vicepresidenta del país. Y debido a que esa nueva Constitución es permisible con el nepotismo como forma de enriquecimiento familiar malversando fondos públicos, la pareja presidencial ha colocado a sus siete hijos en puestos claves de la administración estatal, ante lo cual los líderes marginados del sandinismo histórico, como Ernesto Cardenal, se habían puesto al frente.

El gobierno de Ortega enjuició a Cardenal por una disputa de terrenos localizados en la isla Solentimane, donde el escritor y Teólogo de la Liberación fundó en la década de los sesenta, hace mãs de 50 años, una comunidad de pescadores y artistas ecologistas famosa mundialmente. En esa isla el poeta y sacerdote recién ordenado pasaba sus vacaciones leyendo las obras completas de Rubén Darío, dirigía la misa de Semana Santa y escribía sus primeras obras poéticas como el célebre “El Evangelio de Solentiname”. El conflicto fue generado en los años ochenta a raiz de la disputa propietaria de un hotel de la comunidad en los predios. El gobierno de Ortega reactualizó el caso para desatar una persecusión judicial contra Cardenal, según La Prensa.

El gobierno se puso del lado de una mujer que demandó a Cardenal reclamando un supuesto derecho hereditario sobre un hotel que es de propiedad comunitaria y fue construído con financiamiento de una ONG alemana. La demandante, que le exige a Cardenal el pago de $us 800.000 en una extorsión apoyada por fiscales y jueces, es representada por el abogado José Ramón Rojas Méndez que defendió a Daniel Ortega cuando, en 1998, éste fue acusado por su hijastra Zoilamérica Narváez Murillo de haberla violado. (Zoliamérica es hija del primer matrimonio de la actual vicepresidenta Rosario Murillo de Ortega, quien negó la acusación desautorizando a la víctima y defendiendo al presunto violador, lo cual “potenció” políticamente a la influyente esposa, pues Rosario defendió encarnizadamente a su marido frente a otras dos graves denuncias de violación de menores).

El faraónico canal chino de la familia Ortega

El canal proyectado destruirá en Gran Lago de Nicaragua.

 

El cuestionado proyecto contra el cual Ernesto Cardenal asume frontal oposición, intenta competir con el Canal de Panamá abriendo una colosal brecha sobre un extenso territorio boscoso de Nicaragua para conectar los océanos Pacífico y Atlántico. El proyecto que comenzó a ejecutarse en abril del 2015, tendrá un costo de 50.000 millones de dólares, cuatro veces más que el PIB de Nicaragua. Con 278 kilómetros de largo, será casi tres veces más extenso que el de Panamá, que tiene 77 kilómetros.

La obra ya fue concesionada en 2014 a la constructora china HKND que recibió una concesión de 50 años por los derechos de construir el canal y otros 50 años para administrarlo por cuenta propia. El dueño de HKND es un oscuro empresario chino llamado Wang Jing.

Laureano Ortega Murillo negoció personalmente con el chino Wang Jing la construcción del futuro Canal de Nicaragua. | Foto La Prensa

Aunque Ortega y su família sostienen lo contrario, connotados economistas y expertos ambientalistas advierten que esa gigante obra no generará benefícios de impacto en la economía nacional y más bien producirá un desastre ecológico al destruir la cuenca biológica del Gran Lago de Nicaragua que está en medio de la ruta trazada.

Ernesto Cardenal catalogó el proyecto como “una monstruosidad”, publicando varios artículos que escribió al respecto.

Según Ortega, el Canal de Nicaragua es una obra “anti-imperialista” ya que le permitiría a China sentar una soberanía compartida con Nicaragua para neutralizar el dominio mercantil de Estados Unidos en la zona. Sin embargo observadores norteamericanos sostienen que la obra podría más bien fortalecer el intercambio entre China y EE.UU.

El comité impulsor del proyecto está encabezado por el segundo hijo de la pareja presidencial: Laureano Ortega, quien desde el año 2009 ejerce, con rango de Ministro, el cargo de asesor de la agencia de promoción de inversiones Pro Nicaragua, y desde allí se encargó de negociar con el empresario chino Wang Jing la construcción del Canal Interoceánico, como un negocio familiar-estatal ya que el hijo de la pareja presidencial está vinculado a un conglomerado de empresas locales de servicios que esperan adjudicarse subcontratos con el consorcio chino, según revelaron disidentes sandinistas que respaldan a Ernesto Cardenal.

Laureano es todo un personaje en Nicaragua y es conocido por sus relojes de marca y trajes finos. Además es tenor, con una activa participación en la ópera local”, escribió el periodista  Alejandro Tapia en una crônica publicada por La Tercera de Santiago el 13 de agosto del pasado año.

Laureano Ortega Murillo es considerado el “sucesor nato” de su padre Daniel Ortega en la Presidencia de Nicaragua, junto a su madre la actual vicepresidenta Rosario Murillo.

Misa Guerrillera, Nicaragua 1978, Padre Ernesto Cardenal | VIDEO

LINKS RELACIONADOS
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center