Data: agosto 4, 2021 | 16:30
LLEVABA DINERO PARA COMPRAR MERCADERÍA EN LA FRONTERA | Por la forma en que fue ejecutada, oficiales de Inteligencia de la Policía Federal del Brasil sospechan que María Eugenia fue blanco de la banda “Bonde dos 13”, aliada del PCC, que ejerce control territorial de esta zona...

MUERTE DE MARÍA EUGENIA: ALERTA A COMERCIANTES BOLIVIANOS

Ella era María Eugenia Alavi Burgoa, cuya familia migró de La Paz a Cobija durante el éxodo de la década pasada. | Foto Sol de Pando

Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |

© Redacción Sol de Pando en Cobija

El asesinato en Epitaciolandia, la mañana de este miércoles, de la comerciante boliviana Maria Eugenia Alavi Burgoa, pone en evidencia la precariedad del intercambio comercial que se realiza en esta zona fronteriza, ante el recrudecimiento de la expansión de bandas criminosas como el B-13 (PCC) y el Comando Vermelho. El uso de dinero en efectivo por parte de comerciantes bolivianos en territorio brasileño parece haberse convertido en nuevo blanco de las pandillas armadas que operan en el país vecino.

Oficiales de Inteligencia de la Policía Federal del Brasil, contactados por Sol de Pando en Epitaciolandia, en su análisis preliminar del caso consideran que las transacciones que realizan los comerciantes bolivianos en territorio brasileño deberían efectuarse mediante el sistema de transferencias electrónicas o con el uso de tarjetas de débito en los mercados brasileños, y evitar portar dinero efectivo en las vías públicas.

Una madre de familia en víspera de cumplir 40 años, migró de La Paz a Cobija en la pasada década del éxodo a esta región. | Foto Sol de Pando

Un drama de la migración a Pando

María Eugenia Alavi Burgoa, una madre de familia en vísperas de cumplir 40 años, era una de las miles de residentes de Cobija que emigró a esta región la década pasada del interior de Bolivia, buscando bienestar y un futuro próspero en esta zona fronteriza. Su familia proviene de La Paz, y como la mayoría de las familias migrantes se dedicó al comercio trasladando a la Zona Franca de Cobija productos provenientes de Antofagasta (vía El Alto) y realizando intercambio con artículos brasileños que se obtienen en los municipios vecinos del Acre. En esa rutina, María Eugenia encontró la mañana de este miércoles una trágica muerte.

Al otro lado de los dos puentes que separan a Cobija de Epitaciolandia y Brasiléia, la expansión de las facciones criminosas del Primer Comando Capital (PCC) y el Comando Vermelho (CV) ha recrudecido en los últimos meses.

El ataque frontal a María Eugenia Alavi con tiros a quemarropa y en pleno rostro , con el claro objetivo de despojarla de un bolso que contenía dinero destinado a comprar mercadería, muestra que la comerciante estuvo siendo seguida y vigilada con mucha anticipación, desde que cruzó la frontera al salir de Cobija.

El video de la cámara de seguridad

En el momento del ataque, ella se encontraba en el Mercado Municipal de Epitaciolândia, ubicado frente al Palacio de Justicia, y se aprestaba a realizar la compra de alimentos para revender en un establecimento comercial en Cobija, propiedad de su madre.

Las fuentes de Inteligencia de la Policía Federal del Brasil que fueron consultadas por Sol de Pando, sospechan que María Eugenia habría sido blanco de la banda Bonde dos 13, aliada del PCC, que ejerce activo control territorial de esta zona en su disputa con miembros del Comando Vermelho.

La cámara de seguridad que registró el asesinato seguido de robo, muestra que el asaltante se aproxima a ella, que se hallaba sentada en una banqueta de listones, aplicándole dos disparos a quemarropa, uno de ellos en el rostro, luego tomó la bolsa con dinero y huyó junto a un motociclista que esperaba cerca. Ambos llevaban cascos.

Usualmente estos crímenes terminan impunes, ya que los asaltantes desaparecen de la escena perdiéndose en el frondoso bosque que circunda a las ciudades acreanas.

datos-y-analisis

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center