Data: enero 28, 2013 | 19:20
El caso será expuesto ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU

Ministro de Justicia del Brasil llega en febrero para resolver asilo de Roger Pinto

El Ministro de Justicia brasileño, José Eduardo Cardozo, intentará liberar al senador pandino Roger Pinto la primera semana de febrero. | Fotomontaje Sol de Pando.

El Ministro de Justicia brasileño, José Eduardo Cardozo, intentará liberar al senador pandino Roger Pinto la primera semana de febrero. | Fotomontaje Sol de Pando.

El Ministro de Justicia del Brasil. José Eduardo Cardozo, realizará una visita a La Paz el próximo mes de febrero con la intención de resolver la incómoda situación en que se encuentra el senador por el departamento de Pando Roger Pinto Molina, virtualmente recluido en una habitación de la Embajada brasileña desde el pasado mes de mayo ante la negativa del gobierno de Evo Morales para entregarle el salvoconducto necesario para su asilo en el país vecino…

© Redacción Sol de Pando

La llegada del Ministro brasileño de Justicia fue confirmada por el semanario IstoÉ (Esto es) que publicó un reportaje el pasado viernes 25 de enero dando cuenta de la atípica permanencia del Senador boliviano en la sede de la Embajada del Brasil, “sin ver el sol durante más de 240 días, debido a que el régimen de Evo Morales le impide gozar del asilo aceptado formalmente por el Gobierno de la presidenta Dilma Rousseuff.

Pinto en su cárcel diplomática.

El senador Roger Pinto en su cárcel diplomática.

Pinto ocupa una habitación de 20 metros cuadrados —separada del resto de la legación diplomática por una puerta con dispositivos electrónicos—, reducido espacio donde el Senador desenvuelve sus actividades cotidianas con obvias restricciones para su libertad de locomoción. “Ali ele faz suas refeições, dorme, recebe visitas, pratica exercícios em uma bicicleta ergonômica comprada pela embaixada e divide seu tempo entre leituras políticas e bíblicas desde maio de 2012”, describió Alan Rodríguez, reportero de IstoÉ.

El periódico brasileño que observa similitud entre el caso de Pinto y el del periodista australiano Julian Assange —refugiado en la Embajada de Ecuador en Londres desde hace siete meses— reflejó la molestia expresada en esferas políticas del Brasil ante la virtual reclusión del senador boliviano en la legación diplomática de La Paz, pues al no haberse emitido el salvoconducto para su salida al Brasil, Pinto no puede sacar un solo pie de aquella habitación cedida en la Embajada; aunque se le permite recibir visitas bajo rigurosos horarios.

Gestiones ante la ONU

Al cumplirse esta semana ocho meses de la virtual reclusión de Pinto en la Embajada Brasileña debido a la negativa boliviana de entregarle el salvoconducto, el diputado Adrián Oliva, uno de los principales activistas en la defensa del Senador pandino, anunció que se han presentado peticiones ante las comisiones de Derechos Humanos de la ONU y la OEA para que intermedien ante el Gobierno de Evo Morales en un asunto que tiene características de un problema humanitario.

Tanto la familia como los partidarios de Róger Pinto han perdido las esperanzas de que un haz de tolerancia y humanitarismo aflore en el duro régimen que preside Evo Morales, que entabló más de 20 juicios penales contra Pinto tras que el Senador intentara fiscalizar la política antidroga del Gobierno boliviano. Varios de esos procesos se fundaban en la figura banzerista de “desacato”, declarada inconstitucional por el Tribunal Constitucional; y una acusación de origen administrativo sobre manejos de la Zona Franca de Cobija cuando Pinto ejerció como Prefecto de Pando, fue judicialmente mal gestionada por abogados y fiscales vinculados al ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana. Algunos de esos abogados y el fiscal asignado para enjuiciar a Pinto, se encuentran hoy recluidos y procesados por delitos de robo y extorsión.

El Ministro de Justicia del Brasil, Cardozo. | Foto IstoÉ

El Ministro de Justicia del Brasil, Cardozo.|Foto IstoÉ

El senador de Pando Roger Pinto es un político crítico del régimen contra quien el ministro Quintana, abiertamente protegido por el presidente Morales, vulnera sus derechos civiles sometiéndolo a un esquema de represión e intolerancia debido a las denuncias públicas del Senador sobre presuntas vinculaciones del Ministro con narcotraficantes prontuariados.

Según sostiene la prensa brasileña, la única posibilidad de que Pinto pueda recuperar su libertad y salir al Brasil para ponerse a buen recaudo, es que intervengan en el asunto organismos como la ONU y la OEA, además del propio Gobierno brasileño que aceptó asilarlo. En ese marco llegará en los próximos días a Bolivia el ministro de Justicia Cardozo.

Além do apoio dos organismos internacionais, a esperança de familiares e amigos do senador Roger Pinto para a solução do conflito será a chegada à Bolívia no dia 7 de fevereiro do ministro da Justiça, José Eduardo Cardozo”, concluyó la crónica de IstoÉ.

LINK RELACIONADO
columna-carlos-mesa
Knigth Center
Reporteros Sin Fronteras
CPJ