Data: diciembre 11, 2019 | 13:21
DÍAS DE CONVULSIÓN EN CHILE | Según peritaje balístico, el proyectil hallado en el cuerpo del estudiante José Miguel Uribe fue disparado por un civil. El autor resultó ser un empresario armado como paramilitar...

MILITAR EXCULPADO POR MUERTE DE UN MANIFESTANTE

TheClinic afirma que José Miguel Uribe Antipani es “el primer muerto de la revolución social de octubre, en una localidad donde no había estado de excepción ni toque de queda”. | Fotomontaje Sol de Pando

© Redacción Sol de Pando | Agencias
Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |

La audiencia donde se formaliza cargos en contra de Francisco Fuenzalida por la muerte de José Uribe Antipani ocurrida el 21 de octubre en la Ruta 5, cuando el imputado desde su vehículo ejecutó diversos disparos. | Foto CNN-Chile

Este miércoles la Fiscalía de Curicó, municipio en la región de Maule, oficializará en audiencia ante un juez su requerimiento para levantar cargos criminales por el grave delito de homicidio consumado que pesan en contra del cabo segundo del ejército, Juan Carlos Jesús Reyes, de 24 años, acusado de haber disparado contra el estudiante de 25 años José Miguel Uribe Antipani.

La víctima participaba en manifestaciones en la ruta 5 Sur de Curicó, el pasado 21 de octubre, cuando la patrulla del militar, al caer la noche, se detuvo y trató de dispersar el bloqueo de la carretera.

El cabo Juan Carlos Jesús Reyes se convirtió en el principal sospechoso de la muerte del manifestante al evidenciarse que abrió fuego en el lugar del hecho. Confesó haber disparado una bala de salva y, luego, una segunda munición de guerra; lo cual lo incriminó como probable autor del disparo que mató a José Miguel Uribe, según informó ayer el portal Tele13 citando al diario El Centro de Curicó.

Sin embargo según el Fiscal Regional, Julio Contardo, la pericia balística establece que el proyectil que causó la muerte del estudiante no es de uso militar y que por tanto el disparo provino del arma de un civil.

“La principal evidencia fue el peritaje balístico, que confirmó que Uribe murió por una bala calibre 9 milímetros y no del tipo fusil de guerra, como el que portaba Reyes”, informa el portal chileno TheClinc.

La mirada del Fiscal apunta ahora hacia un empresario identificado como Francisco José Fuenzalida Calvo, quien ya se encontraba bajo arresto desde el 23 de octubre cuando fue detenido por haber realizado disparos desde su vehículo, una camioneta roja, contra la manifestación estudiantil en la plaza principal de Curicó, hiriendo a tres estudiantes.

La bala extraída del cuerpo de José Miguel Uribe coincide con los proyectiles que Fuenzalida disparo en la plaza principal. La evidencia contra el paramilitar que lo liga a la muerte del estudiante se basa en que “aproximadamente cinco minutos después del incidente en el centro de la ciudad, se trasladó hasta cercanías de la Ruta 5 Sur y percutó su arma en contra del joven José Miguel Uribe”, asegura el portal BioBioChile.

El primer muerto en la Revolución de Octubre

La esposa de José Miguel Uribe. Quedó huérfano el hijo de ambos, un bebé de un año de edad. | Foto TheClinic

TheClinic afirma que José Miguel Uribe Antipani es “el primer muerto de la revolución social de octubre, en una localidad donde no había estado de excepción ni toque de queda”.

Según la histora narrada por el portal, José Miguel Uribe había retornado poco antes de Santiago, a donde emigró en busca de trabajo sin haberlo conseguido. “Tomó sus bártulos y decidió emprender el retorno a su ciudad natal, Curicó, para explorar allí opciones laborales y estar más cerca de su familia. Sus responsabilidades eran mayores desde hace un tiempo. Ya no pensaba solamente en sí mismo. Su prioridad ahora era su hijo, de poco más de un año”.

Había logrado un puesto de albañil en La Obra en Los Niches, a 10 kilómetros de Curicó.

Criado bajo una conciencia social muy marcada, no dudó en asistir a las marchas populares convocadas en la ciudad en medio del movimiento social que comenzó en Santiago por el alza del pasaje del Metro y que rápidamente se extendió a todo el país.

Chile se había cansado y la presión estalló en forma de manifestaciones públicas a lo largo de toda la nación. En Curicó la situación era más pacífica que en otras ciudades. No se registraban incidentes mayores, no existían medidas de emergencia ni menos toque de queda. Tan tranquilo era el escenario que muchos efectivos de Carabineros de la ciudad fueron destinados a Talca, capital regional, donde la tensión era mucho mayor.

Hasta la noche del 21 de octubre.

Tras una marcha que convocó esa tarde a unas diez mil personas, José Miguel Uribe comenzó el regreso a su casa. En la salida de la ciudad, donde la Alameda Manso de Velasco conecta con la carretera 5 Sur, había una serie de barricadas que impedían el flujo normal de vehículos. Pasó una patrulla de militares y dos autos, sin patente, escoltándolos. Lo que vino a continuación está en pleno proceso de investigación, con algunas certezas y muchas dudas. Entre las certezas está que José Miguel Uribe y sus acompañantes no portaban armamento de ningún tipo. Hay certeza que cuando vieron a un grupo de uniformados comenzaron a manifestarse y se produjo una balacera que el empresario José Fuenzalida aprovechó para disparar oculto en su vehículo, impactando en el tórax de José Miguel.

Rápidamente auxiliado por sus compañeros y transeuntes, fue trasladado al Hospital de Emergencia de la ciudad, donde falleció a las 23 horas del 21 de octubre.

LINKS RELACIONADOS
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center