Data: marzo 12, 2013 | 12:53
El próximo papa necesitará 77 votos de los cardenales electores que se aislarán en la Capilla Sixtina

Los 115 cardenales más influyentes del mundo católico inician la elección del nuevo Papa

El interior de la Capilla Sixtina, el lugar donde los cardenales elegirán al sucesor de Benedicto VXI. | Foto EFE

El interior de la Capilla Sixtina, donde los cardenales elegirán al sucesor de Benedicto VXI. | Foto EFE

Los 115 cardenales electores se aislarán este martes en la Capilla Sixtina en un cónclave histórico para escoger al sucesor de Benedicto XVI, el primer Papa que renunció a su cargo en 700 años, en un momento en que la Iglesia enfrenta graves desafíos. Los purpurados se instalaron en la Casa de Santa Marta, la residencia dentro del recinto del Vaticano, en la que residirán totalmente aislados del mundo exterior hasta que hayan decidido quién será el 266º Sumo Pontífice….

© Redacción Sol de Pando | Agencias Cardenales de todo el mundo, 115 en total, entre ellos el boliviano Julio Terrazas, acudieron este martes a una misa especial antes de aislarse en la Capilla Sixtina donde sostendrán el cónclave en el que elegirán al próximo papa, tratando de superar sus divisiones y unirse detrás de un hombre que pueda conducir a la Iglesia Católica, de 1.200 millones de fieles, y resolver sus múltiples problemas.

Mientras un canto gregoriano llenaba la Basílica de San Pedro , los 115 cardenales que participarán en el cónclave llegaron vistiendo capas rojas. Algunos mostraban un aspecto serio, como evidenciando el peso de la inminente votación. Afuera llovía fuertemente.

El decano del Colegio Cardenalicio, Angelo Sodano , ofició la misa “Pro eligendo Pontificie”, que significa “para la elección del Papa”. En su homilía, Sodano llamó a la unidad dentro de la iglesia. “Cada uno de nosotros está llamado a cooperar con el sucesor de Pedro, el fundamento visible de la unidad eclesial”, dijo Sodano.

Tradición ceremonial

A las 11:30 am de este martes (hora boliviana, 1530 GMT) se cumplió una procesión de los cardenales hacia la Capilla Sixtina. Los cardenales entonaron la Letanía de los Santos, un hipnótico canto gregoriano con el que implorarán a los santos que los ayuden a orientar su voto.

Después de otro canto con el que pidieron la intervención del Espíritu Santo, los cardenales juraron guardar los secretos del cónclave, y escucharon una meditación dictada por el anciano cardenal maltés Prosper Grech.

Entonces, el coordinador de las celebraciones litúrgicas pontificias dio la orden “Extra omnes” —“Todos fuera“— con la que todos, excepto los que participarán en el cónclave, abandonaron la capilla adornada de frescos en las paredes. La Capilla Sixtina quedará cerrada temporalmente bajo llave. En latín, cónclave significa literalmente “con llave”.

Los 115 cardenales sostendrán la primera votación para elegir al próximo papa, en medio de una renovada agitación e incertidumbre en la Iglesia Católica: No hay un favorito claro y no hay indicios de cuánto tiempo tomará el proceso de votaciones.

Durante la votación que seguirá, cada cardenal escribirá el nombre de su elección en una hoja de papel rectangular con la inscripción “Eligo in summen pontificem”, que en latín significa “Elijo como sumo pontífice”.

Sosteniendo la papeleta doblada en alto, cada uno se acercará al altar y lo colocará en un platillo, antes de volcarlo en una urna oval, mientras entonará la frase: “Llamo como mi testigo a Cristo Señor, quien será juez de que mi voto será para la persona que, delante de Dios, creo que debe ser elegida”.

Después que los votos se cuenten y se anuncien los resultados, los papeles serán unidos con aguja e hilo, con cada papeleta atravesada en la palabra “Eligo”. Las papeletas se colocarán entonces en una estufa de hierro fundido y serán quemadas con una sustancia química especial.

Entonces los ojos de todos, tanto de fieles como de turistas que visitan la Plaza de San Pedro, se concentrarán en la chimenea de cobre de dos metros de altura (seis pies) en el techo de la Capilla Sixtina, para ver si salen bocanadas de humo blanco, que significarán que ha sido elegido el papa 266 de la historia. Las primeras bocanadas de humo deberán surgir alrededor de las 8 pm de este martes.

Si sale humo negro significará “todavía no”, el resultado más probable después de la primera ronda de votación. Habrá entonces más votaciones, cuatro cada día, hasta que sea elegido un papa. El cónclave se desarrollará en latín, lengua litúrgica de la Iglesia Católica

Dos pantallas gigantes colocadas delante de las enormes estatuas de los santos Pedro y Pablo que custodian el acceso a la basílica permitirán seguir las famosas fumatas -negra o blanca- que anuncian los resultados de las votaciones.

“No existen agrupaciones, ni compromisos, ni alianzas, sino que cada uno con su conciencia, votará por la persona que cree que será la más indicada, por lo cual no pienso que se resolverá rápidamente”, dijo el cardenal chileno Francisco Javier Errázuriz a The Associated Press.

Este martes “es un día muy importante para la historia de la Iglesia”, afirmó el cardenal de Toronto Thomas Collins a los medios de comunicación.

“El espíritu santo va a soplar mucho y estamos a la expectación del nuevo papa”, dijo Lupita Segovia, una religiosa mexicana de 48 años que se encuentra en Roma para seguir el cónclave. “No me importa que sea latinoamericano, lo más importante es que sea bien humano y santo”, agregó.

El lunes, todo indicaba que muchas cuestiones sobre el estado de la Iglesia y sobre el candidato idóneo para dirigirla quedan sin resolver. Después de la sorpresiva renuncia de Benedicto XVI, algunas voces apuntan que el cónclave que inicia el martes podría ser largo dada su importancia.

No existe un favorito claro para un cargo que muchos cardenales dicen no querer, pero circula una lista de candidatos a ocupar la silla de Pedro y dirigir espiritualmente a los 1.200 millones de fieles que profesan la religión católica.

Sea como fuere, el próximo papa necesitará sumar 77 votos de los 115 cardenales electores, es decir al menos dos tercios del total de votos. Y si nadie se acerca a esa mayoría clara en las primeras rondas, cualquier sorpresa es posible.

El cónclave elector está constituido por 61 cardenales europeos, 19 latinoamericanos, 14 norteamericanos, 11 africanos, 10 asiáticos y 1 de Oceanía. Italia es el país con mayor número de electores, con 21 cardenales. Y 5 son brasileños.

Principales contendientes

Odilo Pedro SchererOdilo Pedro Scherer (Brasil, 63 años)

Este obispo  brasileño parece contar con el favor de la curia vaticana y es sabedor de su burocracia; conoce las finanzas de la Santa Sede y forma parte de la comisión rectora del Banco Vaticano. Se ubica como el candidato más fuerte de Latinoamérica, donde vive el 42% de los católicos de todo el mundo. Arzobispo de Sao Paulo, la mayor diócesis en el país, es conservador en su nación, pero en otras partes resultaría moderado.

895269 CARDINALE ANGELO SCOLAAngelo Scola (Italia, 71 años)

Es Arzobispo de Milán, una plataforma para el papado, y es el principal candidato italiano. Experto en moral y bioética, también conoce el Islam como responsable de una fundación para promover el entendimiento entre cristianos y musulmanes. Teológicamente cercano al Papa Benedicto XVI, su oratoria intelectual podría alejar a los cardenales que busquen un comunicador carismático.

Marc OuelletMarc Ouellet (Canadá, 68 años)

Es el jefe de la Congregación de Obispos. Teólogo de la escuela de Ratzinger, alguna vez dijo que convertirse en Papa «sería una pesadilla». Aunque está bien conectado dentro de la curia, la administración central del Vaticano, y en América Latina, el laicismo amplio de su Quebec natal podría resultarle un punto negativo. Incluso sus amigos dicen que no tiene carisma.

Sean O'MalleySean O’Malley (Estados Unidos, 68 años)

Es el candidato de «manos limpias» si los cardenales convierten a la resolución de la crisis de los abusos sexuales como una prioridad principal. Designado en Boston en el 2003 tras una crisis mayor de abusos allí, vendió propiedades de la arquidiócesis para pagar los daños y cerró iglesias poco utilizadas pese a las protestas. Su calma autoridad y la humildad franciscana podrían contrarrestar los temores sobre un «Papa de una superpotencia».

Timothy DolanTimothy Dolan, (EEUU, 62 años)

Arzobispo de Nueva  York y jefe de los obispos estadounidenses, ha convertido a su Iglesia en un jugador esencial del cónclave como nunca antes. Su humor y su dinamismo han impresionado a muchos en el Vaticano, donde suelen faltar esas características, y atrae a los cardenales que quieren un administrador fuerte además de un predicador. Pero algunos se le oponen, temiendo que sea demasiado estricto para racionalizar la curia.

Leonardo SandriLeonardo Sandri (Argentina, 69 años)

Es una figura  «transatlántica», nacido en Buenos Aires de padres italianos.  Tuvo el tercer puesto en importancia en el Vaticano como jefe  de gabinete entre el 2000 y el 2007. De «manos seguras», suele ser visto como un ideal secretario de Estado, el segundo hombre del Papa, más que como pontífice. Pero carece de experiencia  pastoral y su labor en la curia no es una posición de poder en Roma.

Luis TagleLuis Tagle (Filipinas, 55 años)

Tiene un carisma que se  suele comparar con el del fallecido Juan Pablo II. Ahora arzobispo de Manila, se convirtió en un colaborador estrecho de Benedicto XVI luego de trabajar con él en una comisión teológica del Vaticano. Si bien la creciente estrella de Asia tiene muchos partidarios, solo se convirtió en cardenal en noviembre pasado y los cónclaves son cautos frente a los candidatos jóvenes que podrían tener reinados muy largos.

Peter ErdoPeter Erdo (Hungría, 60 años)

Sería la primera opción de compromiso si la mayoría europea del cónclave no logra elegir a un italiano y se muestra reacia a un papa no europeo. Dos mandatos como jefe del consejo de obispos europeos y fuertes vínculos con líderes eclesiásticos de Africa indican sus amplios contactos. También fue pionero de la iniciativa por la Nueva Evangelización destinada a revivir la fe en Europa.

Christoph SchoenbornChristoph Schoenborn (Austria, 67 años)

Es un exestudiante del Papa Benedicto XVI que se convirtió en arzobispo de Viena tras un escándalo de abusos sexuales. Predicador políglota, ha criticado el manejo que hizo el Vaticano de la crisis y respaldó reformas cautas, como aceptar un mayor respeto para los católicos homosexuales. Eso, junto con el fuerte disenso de parte de algunos clérigos austríacos, podría restarle apoyo entre los conservadores.

Otros en carrera      

Peter Turkson (Ghana, 64 años),  es el principal candidato  africano. Jefe de la oficina de justicia y paz del Vaticano.

Joao Braz de Aviz (Brasil, 65 años), llevó un aire fresco  al departamento vaticano de congregaciones religiosas cuando  asumió en el 2011.

Gianfranco Ravasi (Italia, 70 años), ha sido ministro de  Cultura del Vaticano desde el 2007 y representa a la Iglesia en  los mundos de las artes, la ciencia, la cultura e incluso ante  los ateos.

Iglesia en crisis

El próximo pontífice enfrentará una Iglesia en crisis. Benedicto XVI dedicó la mayor parte de sus casi ocho años de papado a reavivar el catolicismo de una tendencia general a la secularización que ha relegado su importancia en la mayor parte del mundo, y especialmente en Europa. Los casos de abusos a menores han apartado a muchos fieles y el crecimiento de la Iglesia evangélica se ha dejado sentir en continentes como África y América Latina.
En la reunión del lunes, el cardenal Tarcisio Bertone, número dos del Vaticano, informó sobre la comisión que investiga el presunto escándalo de las finanzas de la Santa Sede. Bertone subrayó los esfuerzos para limpiar la reputación internacional de la institución, informó el reverendo Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, en rueda de prensa.
Las finanzas de la Santa Sede, y en particular de la banca vaticana, han quedado en entredicho por supuestas acusaciones de corrupción.
Este asunto, unido al famoso caso Vatileaks, el informe redactado por tres cardenales sobre la fuga de documentos confidenciales de Benedicto XVI, ha marcado las congregaciones de cardenales previas al cónclave.
Errázuriz afirmó que ha leído más sobre Vatileaks en los periódicos “que escuchado en las congregaciones”. Además, admitió que algunos cardenales pidieron conocer el documento pero consideró que “no se puede cambiar la decisión del papa emérito, que decidió que fuera conocido sólo por su sucesor”.
El informe recoge el resultado de meses de interrogatorios a clérigos de todos los niveles, laicos y periodistas, que según la prensa italiana revelan profundos problemas dentro de la curia.
Massimo Franco, conocido columnista del diario italiano Corriere della Sera, afirmó que los supuestos casos de corrupción planean sobre el cónclave, lo que siembra más dudas sobre el resultado.
“Es impredecible. No hay una mayoría establecida”, comentó.

Cronograma del Cónclave (hora boliviana)

MARTES

      • 05:00 a.m.-06:45 a.m. (0900-1045 GMT): Los cardenales asisten a misa en la basílica de San Pedro, después regresan a su hotel en el Vaticano.
      • 10:45 a.m. (14:45 GMT): Los cardenales salen de su hotel y se dirigen al Palacio Apostólico.
      • 11:30 a.m. (1530 GMT): Procesión desde la Capilla Paulina a la Capilla Sixtina.
      • 11:45 a.m.-15:00 p.m. (1545-1900 GMT): Cada cardenal hace un juramento y posiblemente después se efectúe la primera votación. Si en ésta surge el nuevo papa, saldrá humo blanco de la chimenea. El humo será negro si aún no hay un nuevo pontífice.
      • 15:00 p.m. (1900 GMT): Los cardenales oran en la Capilla Sixtina.
      • 15:30 p.m. (1930 GMT): Los cardenales regresan a su hotel.

DEL MIÉRCOLES EN ADELANTE

      • 2:45 a.m. (0645 GMT): Los cardenales se dirigen a la Capilla Paulina.
      • 3:15 a.m. (0715 GMT): Misa en la Capilla Paulina.
      • 4:30 a.m. (0830 GMT): Oración en la Capilla Sixtina, comienza la votación.
      • 07:30 a.m. (1130 GMT): Los cardenales se retiran a su hotel para almorzar.
      • 11:00 a.m. (1500 GMT): Los cardenales regresan a la Capilla Sixtina.
      • 4:50 p.m. (1540 GMT): Votación en la Capilla Sixtina.
      • 14:15 p.m. (1815 GMT): Oración en la Capilla Sixtina.
      • 14:30 p.m. (1830 GMT): Los cardenales regresan a su hotel.

PAUSAS

      • Si después de tres días completos de votación aún no eligen a un nuevo Papa, los cardenales tendrán una jornada de descanso para orar y reflexionar. Luego reanudarán sus actividades otros tres días. La primera pausa será el sábado si antes no han elegido al nuevo pontífice.

FUMATAS

      • El humo saldrá de la chimenea una sola vez al término de la sesión matutina, en hora boliviana alrededor de las 07 a.m. (1100 GMT). Volverá a salir una sola vez al término de la sesión vespertina alrededor de las 14:00 p.m. (1800 GMT). Sin embargo, si es elegido el nuevo papa en alguna de las votaciones, saldrá humo blanco y el cónclave habrá concluido.
      • Cuando salga humo blanco de la chimenea, sonará una campana en la basílica de San Pedro.
      • A más tardar en una hora, el hombre elegido se asomará al balcón y se conocerá su nombre. «Habemus Papa«, dirá, lanzando el ansiado anuncio.
LINKS RELACIONADOS
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center