Data: abril 6, 2019 | 10:02
LA CALIDEZ DEL FRIAJE EN RIO BRANCO | Este frío polar con densas neblinas que sube desde el Polo Sur pegándose como un poderoso imán sobre el bosque amazónico, hace que Rio Branco se parezca a Oruro, Manaos a La Paz o Porto Velho a Potosí...

LLEGÓ EL ADORABLE FRÍO AMAZÓNICO

El drástico bajón de la sensación térmica no altera la rutina laboriosa en Rio Branco. Una gélida mañana en la Terminal Urbana de Buses de la capital. | Foto Archivo Sol de Pando
© Redacción Sol de Pando en Rio Branco

Este sábado la capital del Estado do Acre amaneció con una densa neblina y una suave brisa congelada por microscópicas partículas de hielo, es el frío polar, que los habitantes de esta ciudad amazónica reciben cada año con el deleite de los cuerpos saturados por el “quente” clima tropical cotidiano.

Para abrigarse en la gran ciudad, la gente saca del ropero gruesas chompas de lana que llegan del Perú, chamarras y camperas, gorros y guantes que harán resistir la brisa helada del Friaje con alegre calidez. Y los más abrigados son los niños… | Foto Archivo Sol de Pando

Esta primera “friagem” de la temporada fue anunciada en la víspera por el metereólogo Davi Friale quien, haciendo honor a su apellido (“sobrenome”), es un gran especialista en este fenómeno atmosférico y sus prognósticos son siempre certeros. El anuncio de la “friagem” (el “friaje” en español, modo masculino) se produce mediante una inusual elevación de la temperatura mezclada con intensos vientos de sur a norte, fenómeno acontecido el viernes, tras lo cual sobrevendría un bajón en la presión atmosférica, consumado la madrugada de este sábado y que se prolongará hasta el domingo e incluso lunes en algunos municipios acreanos

Según el pronóstico de Davi Friale publicado ayer por el portal AC24Horas, “no habrá frío intenso, mas, en este fin de semana, las temperaturas y los vientos de sábado y domingo dejarán el clima con cielo cubierto debido a la incursión moderada de aire polar”.

Las menores temperaturas ocurrirán en la región acreana de Brasiléia (incluyendo Epitaciolandia), hacia la frontera boliviana con Pando, con mínimas de 14 y 17 grados centígrados al amanecer del domingo y del lunes. En Río Branco, las mínimas oscilarán entre 16 y 19 grados centígrados, informó Friale. Las temperaturas habituales en este territorio amazónico oscilan entre 28 y 32 grados.

Las previsiones del metereólogo Friale fueron confirmadas hoy por la División de Metereología del Sistema de Protección de la Amazonia, dando cuenta que Rio Branco amaneció nublado este sábado. Durante el día, especialmente en la tarde, la temperatura subirá levemente, con breves incursiones solares; aunque la densa niebla persistente hasta antes del mediodia obliga a la ciudad mantener la luminarias activadas y a los vehículos circular con los faroles encendidos. Lluvias fugaces caen imprevistamente.

El friaje amazónico que se expande en otros estados brasileños  como Rondonia, Amazonas y Pará, llegando incluso al Nordeste, transtoca radicalmente el clima tropical. Hace que Rio Branco se parezca a Oruro, Manaos a La Paz o Porto Velho a Potosí.

Friagem15

¿Qué es el Friaje o la “Friagem”?

¿QUÉ ES EL FRIAJE EN LA AMAZONIA?
El friaje, conocido en Bolivia vomo «surazo» es definido como un frente frío y seco que avanza desde el Polo Sur sobre la Amazonia Central en época de menor precipitación. La temperatura del aire decrece en horas, hasta en 10° o más en el caso de la temperatura máxima y alcanza valores de 10°C, o menos en el caso de la temperatura mínima, que son extremadamente bajos para los trópicos; generalmente estos friajes o vientos de alta velocidad y tormentas, son lo que aumenta la sensación térmica de frio. En la Amazonia, normalmente cálida, se tienen casos de ocurrencia de temperaturas mínimas, de hasta cerca de 5 grados centígrados, que causan daños por fríos a plantas y árboles tropicales no adaptados a estos valores mínimos tan extremos.

El friaje es una corriente helada que sube desde el Polo Sur, acumulándose como una gigantesca nube

En su trayecto hacia el norte sudamericano, esta corriente que nace en los glaciares antárticos va adquiriendo distintas formas y denominaciones. Es el “Surazo” en Bolivia, donde se presenta a modo de un ventarrón tormentoso y muy lluvioso en Santa Cruz, Beni, el Chapare y los Yungas de La Paz. A medida que sube, el “Surazo” —llegando a Pando y cruzando la frontera por el Acre y Rondonia—, se hace más “Friagem”, es menos lluvioso; una suave brisa congelada toma el lugar del viento inclemente y es cuando los cuerpos saturados por el cotidiano sol a quemarropa se alivian con una gratitud ritual.

En los pueblos indígenas aledanhos a Rio Branco, en las comunidades vecinas de Quenarí, Sena Madureira, Feijó, Taracuá y Cruzeiro do Sul, y abarcando también Capixaba, Xapurí, Brasiléia y Epitaciolandia —más cerca a Pando—, los chamanes almacenan en los payoles todos los cítricos y vitaminas concentrados en el copuazú, el sinini y el abacate, con mucha miel de abeja, para proteger a los ninhos de inminentes afecciones respiratorias. Y al igual que los curiós (aves de cantos matinales) que se abrigan en sus nidos bajo las hojas del castanhal, los pueblos en aislamiento voluntario, sin renunciar a su desnudez ancestral, han reforzado los techos de sus palhoças con las palmas del platanal que es el mejor abrigo para la ocasión.

Mas para abrigarse en la gran ciudad capital del Estado do Acre, la gente saca del ropero gruesas chompas de lana que llegan del Perú, chamarras y camperas, gorros y guantes que harán  resistir la brisa helada del Friaje con alegre calidez. Y los más abrigados son los niños.

Friagem16

El paisaje urbano bajo el frío amazónico

Robsen Outra, la Estatua Viva de Rio Branco, brinda su calor humano en los días de la «Friagem». | Foto Archivo Sol de Pando

Con el Friaje a cuestas, el paisaje se ha transformado radicalmente en Rio Branco. Es una ciudad en penumbras desde que comienza y acaba el día. Y entonces el tiempo parece haberse detenido, se ha congelado.

Habitualmente el tiempo transcurre aquí en otra dimensión.  Es otro tiempo. El día termina a las cinco de la tarde, hora en que la noche comienza a caer de sopetón, como si alguien hubiera apagado la luz sin preguntar a nadie. Y el día mismo comienza antes de la madrugada en el horario boliviano. A las cinco de la mañana los curiós cantan sus trinos despertadores que forman el sonido de la energía solar para la nueva jornada.

Los vidrios de los ventanales, los parabrisas y los capôs de los autos, las aceras y los muros exhudan gotas de agua, como si hubiese llovido toda la noche pero no llovió, es la garúa: el rocio que se prende al cemento, es lo que queda del bosque en la gran ciudad llena de pulmones verdes en su alrededor, abrazada por el grandioso río Acre.

El matiz del Friaje consiste en que el sol está ausente y los curiós guardan un prudente silencio bajo el abrigo de sus nidos.

LINKS RELACIONADOS
sopa de mani



Soria Galvarro



Komadina



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center