Data: Febrero 22, 2017 | 20:30
GIRAN ALREDEDOR DEL TRAPPIST-1 | Todos tienen un tamaño similar a nuestro Planeta, pero están mucho más cerca de su débil y diminuta estrella, lo cual les permitiría albergar agua líquida, condición esencial para la vida...

La NASA descubre un sistema solar con siete planetas como la Tierra

Los siete planetas orbitando con mucha aproximación alrededor de la estrella Trappist-1. | Foto NASA

El nuevo sistema solar orbita en torno a Trappist-1, un astro del tamaño de Júpiter que se encuentra en la constelación de Acuario. En 2016 un equipo internacional de astrónomos encontró, utilizando un telescopio de la NASA, tres planetas girando alrededor de este astro. Y en un nuevo estudio publicado en la revista Nature este 22 de febrero, el mismo equipo confirma la existencia de esos tres mundos y anuncia otros cuatro…

© Nuño Domínguez | El País

A una distancia de 40 años luz de la Tierra, que equivalen a 235 trillones de millas, se halla este sistema planetario que orbita en torno a un diminuto astro llamado Trappist-1. | Foto NASA

Un equipo internacional de astrónomos ha descubierto un nuevo sistema solar con siete planetas del tamaño de la Tierra. Está a unos 40 años luz de nosotros, en torno a una estrella tenue y fría de un tipo conocido como “enanas rojas”.

En la Vía Láctea, esta clase de astros son mucho más abundantes que las estrellas como el Sol y, recientemente, se han convertido en el lugar predilecto para buscar gemelos terrestres que podrían albergar vida, según explicaron los investigadores y responsables de la NASA en rueda de prensa. “La cuestión ahora no es si encontraremos un planeta como la Tierra, sino cuándo”, han asegurado.

El nuevo sistema solar orbita en torno a Trappist-1, un astro del tamaño de Júpiter ubicado en la constelación de Acuario. El año pasado, un equipo internacional de astrónomos halló tres planetas orbitando en torno a este astro, con tan solo un 8% de la masa del Sol.

En un nuevo estudio publicado hoy en la revista Nature, el mismo equipo confirma la existencia de esos tres mundos y anuncia otros cuatro. Todos tienen un tamaño similar a la Tierra, pero están mucho más cerca de su débil estrella, lo que les permitiría albergar agua líquida, condición esencial para la vida.

Se trata del sistema solar con más planetas del tamaño de la Tierra y que podrían contener agua que se ha hallado hasta la fecha, según un comunicado del Observatorio Europeo Austral (ESO).

El nuevo sistema Trappist-1 ha cambiado un paradigma de la investigación espacial:  “La cuestión ahora no es si encontraremos un planeta como la Tierra, sino cuándo”, han asegurado los investigadores de la NASA.

CARACTERÍSTICAS DEL SISTEMA PLANETARIO DESCUBIERTO

El planeta más cercano a su sol tarda un día en completar una órbita y el más alejado, 12. Los tres primeros están demasiado cerca de la estrella, con lo que probablemente tienen climas demasiado abrasadores como para que el agua no se evapore de su superficie, según los modelos climáticos usados por los astrónomos.
Es probable que h, con un tamaño más parecido al de Venus o Marte, sea un planeta helado por su lejanía a la estrella. Los tres planetas restantes están dentro de la llamada “zona habitable” y pueden albergar océanos, según el ESO.
Los modelos climáticos sugieren que los planetas más interiores, Trappist-1b, c y d, son probablemente demasiado calientes para albergar agua líquida, excepto tal vez en una pequeña fracción de sus superficies.
La distancia orbital del planeta más externo del sistema, Trappist-1h, no se ha confirmado, aunque es probable que sea demasiado distante y frío para albergar agua líquida, suponiendo que no esté teniendo lugar ningún proceso de calentamiento alternativo.
Trappist-1e, f y g, sin embargo, representan el gran descubrimiento para los astrónomos cazadores de planetas, ya que orbitan en la zona habitable de la estrella y podrían albergar océanos de agua en sus superficies.

La eficacia del telescopio Spitzer

El panorama plagado de estrellas de nuestra galaxia, se construye a partir de más de 2 millones de instantáneas infrarrojas tomadas durante los últimos 10 años por el Telescopio Espacial Spitzer.
El mosaico de 20 gigapixel utiliza la plataforma de visualización de Microsoft WorldWide Telescope. Captura un 3 por ciento de nuestro cielo, pero porque se centra en una banda alrededor de la Tierra, donde se encuentra el plano de la Vía Láctea, que muestra más de la mitad de todas las estrellas de la galaxia.
spitzerSpitzer, lanzado al espacio en 2003, ha pasado más de 10 años estudiando de todo, desde los asteroides de nuestro Sistema Solar a las galaxias más remotas en el borde del universo observable. En este tiempo, se ha gastado un total de 4.142 horas (172 días) tomando fotografías del disco, o plano, de la Vía Láctea en luz infrarroja. Esta es la primera vez que esas imágenes han sido cosidas en una sola vista expansiva.
Nuestra galaxia es un disco espiral plano; nuestro sistema solar se encuentra en el exterior de una tercera parte de la Vía Láctea, en uno de sus brazos espirales. Cuando miramos hacia el centro de nuestra galaxia, vemos una región polvorienta repleta de estrellas. Los telescopios de luz visible no pueden mirar tan lejos en esta región debido a que la cantidad de polvo aumenta con la distancia, el bloqueo de la luz estelar visible. La luz infrarroja, sin embargo, viaja a través del polvo y permite al Spitzer ver más allá del centro de la galaxia.
Utilizando datos Glimpse, los astrónomos han creado el mapa más preciso de la gran barra central de estrellas que marca el centro de la galaxia. Las Imágenes GLIMPSE también han mostrado una galaxia plagada de burbujas.
En conjunto, los datos permiten a los científicos construir un modelo más global de las estrellas y la formación de estrellas en la galaxia – lo que algunos llaman el “pulso ” de la Vía Láctea. Spitzer puede ver estrellas débiles en el ” fuera de pista ” de nuestra galaxia – las regiones más oscuras externas que fueron en gran parte inexploradas antes.

En febrero y marzo de 2016, los astrónomos usaron el telescopio espacial Spitzer de la NASA para captar las minúsculas fluctuaciones en la luz del astro que se producen cuando los planetas pasan frente a su estrella. Telescopios terrestres en Chile, Sudáfrica, Marruecos, EE UU y la isla de La Palma, en Canarias, dirigieron también sus lentes hacia Trappist-1 entre mayo y septiembre.

Las observaciones confirman la existencia de seis planetas, Trappist-1 b, c, d, e, f y g, según su proximidad decreciente al astro, y sugieren la existencia de un séptimo, h, aún no confirmado. Los seis planetas confirmados parecen ser rocosos, como la Tierra, Marte, Venus y Mercurio, aunque algunos podrían ser mucho menos densos. Trappist-1 y sus mundos se parecen mucho a Júpiter y sus lunas heladas Io, Europa, Ganímedes y Calisto, algunas también candidatas a albergar vida.

“Es un sistema planetario alucinante, no solo porque haya tantos sino porque su tamaño es sorprendentemente similar al de la Tierra”, dice Michaël Gillon, investigador de la Universidad de Lieja (Bélgica) y autor principal del estudio. “La pregunta de si estamos solos en el universo se resolverá en las próximas décadas”, ha dicho Thomas Zurbuchen, investigador de la NASA, durante la rueda de prensa. No será viajando, o al menos por ahora: para llegar allí con la tecnología actual, necesitaríamos unos 300.000 años.

LINKS RELACIONADOS
columna-carlos-mesa
Knigth Center
Reporteros Sin Fronteras
CPJ