EL DRAMA DE SÃO GABRIEL DA CACHOEIRA | Las tribus del Alto Rio Negro, en el Estado de Amazonas, están siendo mortalmente atacadas por el Covid-19. No tienen defensas médicas, ni Terapia Intensiva, ni Centro Centinela. El único Hospital Militar ha colapsado por el dengue y la malaria...

SE ENCAPSULA LA CIUDAD MÁS INDÍGENA DEL BRASIL

Unas 750 comunidades de 23 pueblos indígenas diferentes viven en el inmenso municipio de São Gabriel, Estado de Amazonas, que cubre 109.000 kilómetros cuadrados, equivalente a Islandia o Corea del Sur. | Foto El País

Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |
© Rubens Valente | UOL | Traducción Sol de Pando

El alcalde indígena Clóvis Saldanha, del Partido de los Trabajadores, porta el Covid-19. Antes de aislarse para la curación, decretó el encapsulamiento de São Gabriel da Cachoeira. | Foto EFE

La pandemia del Covid-19 colapsó el sistema de salud en São Gabriel da Cachoeira, municipio en el Estado de Amazonas, considerada la «ciudad más indígena de Brasil» con aproximadamente 45 mil habitantes. Hay cuatro pacientes indígenas fallecidos y 41 contaminados en un municipio que no tiene una UTI (Unidad de Terapia Intensiva) y ahora exige la creación urgente de un hospital de campaña (centro centinela).

São Gabriel da Cachoeira se encuentra en el extremo noroeste do Brasil, sobre la frontera con Colombia y Venezuela.

El alcalde Clóvis Saldanha (PT), «Corubão», también infectado por la enfermedad, fue trasladado a Manaos, capital del Estado. Autorizó el bloqueo de circulación en la ciudad, el llamado «encapsulamiento» cuyo decreto fue firmado el viernes por el Alcalde suplente, Pascoal Alcântara.

Las autoridades municipales, organizaciones indígenas como la Federación de Organizaciones Indígenas de Río Negro (Foirn) y organizaciones no gubernamentales que operan en la región, como ISA (Instituto Socioambiental), se movilizan para obtener un hospital de campaña (centro centinela). El único hospital disponible es del Ejército (Hospital de la Guarnición de São Gabriel) que enfrenta a la pandemia con apoyo del gobierno municipal, hallándose habitualmente hacinado por las altas tasas de malaria y dengue.

A mil kilómetros de Manaos

El Hospital de la Guarnición Militar de São Gabriel de Cachoeira, el único centro clínico desponible, ya colapsado por los casos de dengue y malaria. | Foto Alberto César Araújo

Los casos de Covid-19 explotaron en la ciudad, con registros en las comunidades más alejadas del área central. Los casos crecieron 583% entre 1 al 7 de mayo. El Hospital Militar informó por escrito al Ministerio Público Federal que debería improvisar cinco camas para Terapia Intensiva hasta que se produzca la «regulación y evacuación aeromédica» de los pacientes.

La UTI más próxima se halla en Manaos, a unos 1.000 kilómetros de distancia, donde las unidades de este tipo ya están completamente saturadas. Los únicos accesos a São Gabriel son por río y por aire.

Desde el comienzo de la pandemia, no hay más aerolíneas regulares; los vuelos ayudaron a contener la pandemia al principio. Son casi dos horas en avioneta a Manaos. Un vuelo alquilado se estima en alrededor de 20.000 reales (equivalentes a aproximadamente $us 3.400). Un viaje en lancha rápida toma 24 horas a la capital.

Gritos de auxilio

Distribuición de barbijos en la comunidad indígena de Boa Esperança, en Sáo Gabriel da Cachoeira, donde se registró el fallecimiento de un paciente por Covid-19. | Foto Distrito Sanitário Especial Indígena (DSEI)

El miércoles pasado, el Hospital Militar tenía solo seis respiradores en condiciones de funcionamiento. En una dramática grabación que difundió entre los profesionales de la salud para pedir ayuda el jueves, el Secretario Municipal de Salud, Fábio Sampaio, informó sobre la crisis en el hospital militar: «Nuestro hospital ya colapsó. El gobierno estatal me está pidiendo que envíe profesionales al hospital, pero los profesionales de nuestra Secretaría están sobrecargados. La Directora del hospital está desesperada, la situación es difícil. Estoy viendo si alguna institución tiene un técnico para enviar allí».

En una carta enviada al Fiscal Federal en Manaos, Fernando Soave, el hospital describió un panorama «límite». Ante la pandemia toda planificación ha fracasado, dice la carta. «Por lo tanto, cualquier apoyo será bienvenido», informó la Directora del Hospital Militar, teniente coronel Anaditália Pinheiro Viana Araújo.

«Para el tratamiento de los pacientes con respiración artificial es necesario usar bloqueadores neuromusculares, que están por debajo de los límites mínimos, como resultado del aumento de la demanda. Se necesitan antibióticos, utilizados en el tratamiento de casos sospechosos o confirmados, y estos medicamentos también están en situaciones limíte», dijo la médica militar.

750 comunidades indígenas en alto riesgo

Marivelton Baré, líder indígena de la Foirn, dijo que ya se han producido dos muertes de indígenas en sus comunidades. | Foto Foirn

Se estima que 750 comunidades de 23 pueblos indígenas diferentes viven en el inmenso municipio de São Gabriel, que cubre 109.000 kilómetros cuadrados, equivalente a Islandia o Corea del Sur, en la región conocida como «Cabeça do Cachorro». Las distancias son inmensas y el riesgo de que la enfermedad llegue a una aldea y se salga rápidamente de control es ahora el mayor temor de los pueblos indígenas.

Marivelton Baré, líder indígena de la Foirn dijo que ya se han producido dos muertes de indígenas en sus comunidades, lo que ensombrece la salud en más de 750 comunidades, a muchas horas en barco desde la ciudad.

«La ciudad está completamente colapsada, en el sistema de salud. Ha habido casos de muerte en la residencia misma. El Hospital Militar tiene apenas siete respiradores ocupados, con altas tasas de casos positivos. Aquí está faltando principalmente un hospital de campaña y toda la estructura para enfrentar este elevado índice. No hay pruebas de laboratorio para todos, no tenemos profesionales de la salud», dijo Marivelton

Movilización epidemiológica

Mujeres indígenas de Rio Alto Negro reciben orientación sobre el Covid-19 por especialistas del Instituto Socioambiental | Foto EFE

Los indígenas se movilizan en la distribución de máscaras y en la  orientación por radio, para que sus familiares permanezcan en las aldeas.

«Lo más preocupante es que ya está llegando a las comunidades indígenas alrededor de São Gabriel. Aproximadamente la mitad de los residentes viven en la parte urbana y la otra mitad en las comunidades indígenas; los más remotos. La primera recomendación es que no abandonen sus comunidades, la seguridad alimentaria debe garantizarse para que no vengan a la ciudad», dijo Juliana Radler, representante de ISA en el comité de crisis Covid-19, en São Gabriel.

El pasado domingo, el Comando Militar de la Amazonía (CMA) informó que, junto con el Noveno Distrito Naval y ALA 8, «se están realizando esfuerzos continuos para que las comunidades indígenas y la población local de Alto Río Negro se mantengan permanentemente apoyadas, de acuerdo con las recomendaciones del Ministerio de Salud y las directrices establecidas por el Ministerio de Defensa y Comando del Ejército en la lucha contra Covid-19».

Indígenas de la Amazonia en peligro ante la pandemia |  VIDEO

pueblos-indigenas

coronavirus

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center