Data: agosto 25, 2012 | 1:03

JOSÉ GRAMUNT DE MORAGAS | Matar al mensajero

José Gramunt de Moragas (Tarragona, 5 de agosto de 1922) es sacerdote jesuita y periodista español. Es licenciado en Derecho por la Universidad Central de Madrid y en Filosofía y Teología por la Universidad de San Francisco de Borja (Barcelona). Se especializó en Periodismo y en Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Siracusa (EE.UU.) y en la Universidad Menéndez Pelayo (España). Radica en Bolivia desde 1952. El Gobierno boliviano le otorgó la nacionalidad boliviana en 1991. Fue director de Radio Fides de La Paz, perteneciente a la Compañía de Jesús, entre 1960 y 1986, y cofundador y dos veces presidente de las Escuelas Radiofónicas de Bolivia (Erbol). En 1964 fundó la Agencia de Noticias Fides (ANF), la mayor y más antigua de Bolivia, que la dirige desde entonces. Fue el primer corresponsal de la agencia española EFE y de la alemana DPA en Bolivia, en la década de los 60. Durante 1971 dirigió en Roma el Programa Hispanoamericano de la Radio Vaticano. Es autor de la columna de opinión más antigua de la prensa boliviana, “¿Es o no es verdad?”, que se publica desde 1960 en los principales diarios del país.

El gobierno está dando muestras de una gran irritabilidad. En los últimos días la emprendió contra la Agencia de Noticias Fides (ANF) por haber difundido párrafos de un discurso pronunciado por el Sr. Presidente Evo Morales en Tiahuanaco. En esos párrafos, el Presidente se enzarzaba en una madeja de conceptos sobre si los cruceños eran o no los causantes de su propia escasez. Lo cierto es que la imprecisión de las palabras del mandatario se prestan a cualquier versión  Y no por la mala voluntad del intérprete sino por la confusión del orador.

Lo que el gobierno se propone ahora llevar a cabo, tal como en varios episodios de la mitología griega, es matar al mensajero. En este caso, el mensaje confuso lo dio el Sr. Presidente. ANF no hizo otra cosa que transmitir el mensaje. ¿Y por esto hay que degollarla? “Hay que sentar precedente con una sanción drástica”, según palabras textuales del ministro Romero. Lo que me cuesta imaginar es la causa de la tal “sanción drástica”. No encuentro en el Código Penal una figura de delito que puede aplicarse al oficio de simple mensajero. Además,  la pena de muerte fue abolida hace muchísimo tiempo en los países civilizados. ¿Alguien habrá tan desorejado que pretenda  reimplantarla con el fin de aplicar la “drástica sanción” a la ANF? Estoy seguro de que no.

ANF es un medio de comunicación independiente. Lo hemos demostrado en el curso de  los casi 50 años de trabajo. No mentimos, no difamamos, no calumniamos,  no estamos condicionados más que con la verdad, la honradez, el servicio al país. No hacemos campaña y menos para desprestigiar al Sr. Presidente. Hacemos periodismo, procurando la mejor calidad. Los hombres de prensa que trabajan en ANF nunca se han sentido presionados. Ellos y ellas trabajan a conciencia, con profesionalismo y lealtad, dando lo mejor de sí mismos. Es una lástima que el gobierno quiera repetir los mismos errores que los regímenes dictatoriales.

Tenemos la satisfacción de haber recibido el apoyo de los medios de comunicación independientes, de las entidades periodísticas asociadas, destacados periodistas y de ilustres personalidades de diversos sectores de la sociedad. A todos ellos, les damos las gracias.

 LINKS RELACIONADOS
desastre total



sopa de mani



elecciones2019



Komadina



Soria Galvarro



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center