Data: diciembre 15, 2018 | 23:59
EL PUEBLO GUAJAJARA PROTEGE SU AISLAMIENTO VOLUNTARIO | Las patrullas denominadas “Guardianes de la Selva” se enfrentan a muerte con los invasores madereros que están destruyendo el hábitat natural de los cazadores y pescadores guajajaras, en el Estado de Maranhão...

Indígenas organizan auto-defensa del bosque amazónico

Miembros voluntarios de la tribu Guajajara trabajan como Guardianes de la Selva. Esta fuerza auto-organizada se dedica a defender el Territorio Indígena Arariboia de las incesantes invasiones de madereros furtivos, y a proteger a varias familias Awá aisladas que todavía se mueven por la reserva. | Foto Charlie Hamilton James
© Texto: Scott Wallace & Chris Fagan | National Geographic
© Traducción del português: Wilson García Mérida | Sol de Pando
Los patrulleros indígenas tienen en su haber la quema de varios camiones “tronqueros”, han requisado armas y motosierras de manos de los depredadores y han logrado repeler a los invasores haciéndoles retroceder. | Foto Guardianes Guajajara

Las huellas de los neumáticos dejadas sobre la tierra rojiza son profundas y recientes. Tainaky Tenetehar desmonta de su moto para examinarlas. “Fueron dejadas esta mañana”, afirma con la convicción de un veterano sabueso de la selva habituado a detectar cualquier señal de movimento humano en estas tierras fronterizas sin ley.

Con su binóculo observa las colinas ondulantes de la llanura quemada por el fuego, que se extienden hasta la cima coronada de árboles. Aquí, en una de las fronteras más controvertidas del Brasil, las huellas de los neumáticos tienen un único y siniestro significado. “Son madereros”, dice Tainaki. Son el enemigo.

Otro grupo de guardianes guajajaras en el Territorio Indígena de Araribóia, entre ellos Genésio Guajajara, asesinado en 2016 por sicarios de los invasores madereros. | Foto Luis Carlos Guajajara

Tainaky, que también es conocido por su nombre en portugués, Laércio Souza Silva Guajajara, vuelca la mirada hacia sus compañeros, cuatro hombres de la nación Guajajara que desmontan de sus respectivas motos envejecidas por el ajetreo en las rutas boscosas. Esta patrulla indígena es un grupo singular: los hombres usan jeans remendados, gafas de aviador, ropas de camuflaje y bandanas  para proteger sus rostros del polvo propio de la estación seca.   

“¿Vamos tras ellos?”, les pregunta Tainaky.

Una de tantas movilizaciones de los Guajajara en protesta contra los invasores madereros y por los asesinatos de sus líderes y guardianes. | Foto Jornal Vias de Fato

La persecusión a madereros ilegales que destruyen el bosque amazónico se ha convertido en la razón de ser de estas arriesgadas patrullas indígenas. Tienen en su haber la quema de varios camiones “tronqueros”, han requisado armas y motosierras de manos de los depredadores y han logrado repeler a los invasores furtivos haciéndoles retroceder.

Los jefes de patrulla, como Tainaky, de 33 años, ya han recibido varias amenazas de muerte. Algunos de estos patrulleros indígenas usan nombres falsos para ocultar su identidad y protegerse del enemigo. En 2016, tres de ellos fueron asesinados en el lapso de apenas un mes.

La nación Guajajara resiste el avasallamiento de su territorio con la fortaleza de su ancestral identidad cultural, común entre todos los pueblos amazónicos en aislamiento voluntario. | Foto Frederico Guajajara

La patrulla de Tainaky pertenece a una fuerza compuesta por cien miembros, indígenas voluntarios —sin formación militar más allá de su experiencia como cazadores innatos— que se han autodenominado “Guardianes de la Selva”.

Este grupo y otros afines surgieron en los últimos años para frenar la ola creciente de talas ilegales de árboles maderables que está diezmando los bosques protegidos en la región oriental del Estado amazónico de Maranhão, incluyendo el Territorio Indígena de Arariboia, de los Awá, que abarca 4.150 kilómetros cuadrados.

Junto con los bosques, está a punto de desaparecer también la fauna salvaje que, desde generaciones ancestrales, sustenta la cultura de los cazadores guajajaras. Los lagos que dan origen a los ríos y cachuelas se están secando debido a la deforestación. Los peces y las aves están muriendo…

pueblos-indigenas
sopa de mani



Soria Galvarro



Komadina



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center