Data: septiembre 20, 2012 | 19:36
La generación que nació durante el "caracazo" de 1989 da larga vida al proyecto chavista. No sucede lo mismo en Bolivia, donde la juventud se decepciona de Evo Morales

Hugo Chávez venció al cáncer y el voto juvenil es su principal fuerza

Hugo Chávez compartió con más de 16.000 jóvenes socialistas en el Poliedro de Caracas.

A diferencia de Evo Morales en Bolivia que formó su proyecto aislado en el sindicalismo cocalero y en un pragmatismo partidocrático permeable a la corrupción y al doble discurso, sin un real carisma para atraer a los jóvenes de la clase media urbana, el Presidente venezolano tiene un profundo arraigo entre una juventud que nació durante la rebelión anti-neoliberal encabezada por Hugo Chávez en febrero de 1989. Esta fortaleza, que parece ser la clave oculta de una virtual nueva victoria electoral del chavismo, se visibilizó durante un multitudinario encuentro del líder bolivariano y los jóvenes venezolanos en el Poliedro de Caracas…

© Redacción Sol de Pando

La juventud socialista venezolana asume el liderazgo de Chávez como auténtico y espontáneo.

Mientras Hugo Chávez era aclamado por miles de jóvenes de todas las edades, incluso niños, en el Poliedro de Caracas, ayer miércoles, las fuerzas de seguridad del gobierno venezolano culminaban un exitoso operativo, en combinación con agencias de inteligencia de Colombia y de los mismísimos Estados Unidos, con la captura del principal capo del narcotráfico colombiano, Daniel «el Loco» Barrera en la localidad fronteriza de San Cristóbal.

Aquella señal de ética y soberanía refuerza la confianza que las nuevas generaciones de venezolanos depositan en el proyecto encabezado por Chávez, quien apareció ayer ante la multitud de jóvenes con el rostro lozano y una energía contagiante, alegre, y con un muy buen humor que es el rasgo de su carisma cada vez más alejado de la solemnidad acartonada propia de muchos líderes latinoamericanos.

Una derrota ética al cáncer

Chávez confía en el voto de la generación bolivariana.

«Hasta hace poco sólo se hablaba en Venezuela del cáncer que padecía el presidente y de las incertidumbres políticas originadas por su enfermedad, pero cuando restan menos de tres semanas para las elecciones, la imagen que busca dar Hugo Chávez al país es la de un hombre sano y lleno de energía listo a derrotar en las urnas a su joven y vigoroso rival, Henrique Capriles«, reconoció hoy  nada menos que el medio norteamericano La Voz de América.

«La avalancha de informaciones sobre la deteriorada salud del presidente y sus prolongados tratamientos de quimio y radioterapia en La Habana ha sido reemplazada por otra que apunta en sentido contrario» —asegura La Voz de América—; «y Chávez lo mismo aparece ahora cantando en público música rap que es presentado por la propaganda electoral oficialista como un imbatible campeón».  

Chávez, líder juvenil

Estos jóvenes pondrán su voto a prueba de fuego en las elecciones del próximo 7 de octubre.

Fue así que ayer Chávez, como candidato a la reelección, sostuvo un encuentro con la juventud revolucionaria, en el Poliedro de Caracas, donde dijo: «cuando vemos a un joven hablando nos queda la más profunda certeza de que venceremos». Esta reunión coincidió con el cuarto aniversario de la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela (JPsuv), que se instaló en el lugar cantando la consigna «Chávez, el pueblo está contigo».

En una de las partes más emotivas de su discurso, Chavez calificó a los jóvenes socialistas que le siguen como «la mejor de todas las generaciones nacidas en Venezuela», destacando que estos jóvenes, «hijos de la revolución», nacieron cuando él, un joven militar rebelde en 1989, encabezó un intento de derrocar al régimen corrupto de Carlos Andrés Pérez, y que al haber fracasado por evitar un innecesario baño de sangre, fue encarcelado durante dos años. De tal experiencia surgió el liderazgo bolivariano que trasciende el continente a través de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba).

Diferencia cualitativa con Evo Morales

Los entornos palaciegos y reaccionarios de Evo Morales lo alejan de la sociedad civil y de la revolución en Bolivia.

En contraposición con las firmes y claras actitudes revolucionarias y lationoamericanistas de Chávez, en Bolivia, cuyo gobierno presidido por el ex dirigente sindical Evo Morales es integrante del Alba, las juventudes socialistas y revolucionarias que todavía apoyan críticamente el llamado «proceso de cambio» experimentan un creciente y desolador desencanto ante las actitudes reaccionarias y demagógicas del régimen cocalero.El gobierno de Morales devino en un populismo preñado de intolerancia, sectarismo y doble moral que ha permitido a la derecha apropiarse de muchas banderas democráticas para rearticularse incluso desde el propio Gobierno, ya que los entornos más íntimos de Morales están constituidos por operadores del viejo régimen, ex militantes de partidos como el MNR, el MIR, UCS y la ADN.

La impune represión a los pueblos indígenas que tuvo su extremo con el intento de masacre en Chaparina, la desaparición de etnias amazónicas como los Pacahuara y los Machineri consumada en este gobierno, estrategias torpes para acallar a la prensa libertaria (como el caso de la incautación y otros atentados contra Sol de Pando promovidos por el jefe de la Inteligencia estatal Juan Ramón Quintana), el reciente conflicto con un muerto y heridos entre trabajadores mineros en medio de la indolencia palaciega, entre otros hechos que contradicen los preceptos constitucionales de un emergente Estado Plurinacional hoy en vías de abortar; y sumado a ello las actitudes adustas, sombrías, intimidantes y rencorosas en las presentaciones públicas de un Presidente indígena que nunca expresa sus discursos en ningún idioma nativo, alejan a Evo Morales de los sectores juveniles que aún enarbolan los ideales revolucionarios y libertarios a pesar del desencanto colectivo.

Esperanza en el Alba

De ser reelegido el presidente Chávez, es de esperar que el Alba inste a una urgente autocrítica en el régimen de Evo Morales para reconducir el proceso boliviano depurando las infiltraciones fascistas y reaccionarias que hoy le rodean, aislándole cada vez más de la sociedad civil, en especial de la juventud libertaria. Hay ejemplos del proceso venezolano que valen la pena emular por su auténtico carácter revolucionario.
 LINK RELACIONADO
LINKS RELACIONADOS EN EL BLOG DE SOL DE PANDO
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center