Un mural libertario que narra la Historia Pacahuara de Pando

El artista cochabambino José Antonio Arnez Cabrera pintó este mural que narra la gesta del pueblo pandino. | Foto Silvia Antelo Aguilar

El artista cochabambino José Antonio Arnez Cabrera pintó este mural que narra la gesta del pueblo pandino. | Foto Silvia Antelo Aguilar

© Wilson García Mérida

Este mural instalado en el año 2008 sobre el frontis posterior de la entonces Prefectura de Pando (hoy Gobernación), en la plaza principal de Cobija, fue pintado por el artista cochabambino José Antonio Arnez Cabrera.

Es una obra maestra inspirada en la memoria histórica del pueblo pandino, es decir del pueblo Pacahuara, pues esta etnia ocupaba en mejores tiempos la totalidad del territorio del norte amazónico boliviano, compartiendo un vasto espacio multiétnico en el que los pano-hablantes eran hegemónica mayoría.


Resistieron tenazmente a la evangelización durante la colonia, eran los más irreductibles entre los irreductibles. Pero el advenimiento de la República produjo un ejército masacrador al servicio de los gamonales de la goma, y de la resistencia pasiva y festiva pasaron a la resistencia del arco y la flecha para preservar un territorio que se les achicaba a medida que el capitalismo depredaba su cultura y su bosque y sus ríos.

El sabio d’Orbigny alcanzó a verlos en su travesía sin fin,vagando nómadas con el septo nasal atravesado por tacuaras y plumas, y tembetas en los labios; los contó por millares, dispersos a lo largo y ancho de la selva lindante con los llanos de Mojos, en la confluencia de los ríos Negro, Beni y Mamoré.

En el siglo XX sostuvieron una sangrienta querella con Nicolás Suárez y su familia, que los despojó de su territorio asesinándolos y cortándoles las orejas para quedarse con la goma y las maderas preciosas. Guayaramerìn y Cachuela Esperanza fueron los primeros desmembramientos del suelo Pacahuara.

Mirando este mural vemos aquella historia de un esplendor perdido entre la codicia y la malignidad de los invasores. Y sin embargo el pintor pintó un matiz optimista: si los pueblos y las buenas conciencias se unen con lazos de auténtica solidaridad, el exterminio no pasará.

Publicado en separata de la edición impresa Nro. 22 de Sol de Pando, julio del 2011. Edición incautada.
LINKS RELACIONADOS
LINKS RELACIONADOS EN EL BLOG DE SOL DE PANDO
VERSIÓN OFICIAL DE LA EMPRESA MABET
datos y analisis



Soria Galvarro



Komadina



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center