A Cobija, Pando, es más fácil llegar desde el Cuzco, Perú, que desde La Paz, Bolivia

Así queda el parque automotor de Pando como consecuencia del precario sistema vial que vincula las zonas de producción forestal y castañera con los aislados centros urbanos de comercio.

Pese a que La Paz y Pando tienen un límite estrecho que los une en el norte amazónico para llegar de manera directa y expedita a Cobija sin necesidad de dar un rodeo por la zona de Moxos, no existe el camino que pueda vincular este territorio mediante las provincias Franz Tamayo y Abel Iturralde del norte paceño. Existen antiguos proyectos para vincular los municipios de Ixiamas y Apolo con Cobija; pero a ningún gobierno, incluyendo el actual, le interesó impulsarlos con la decisión política y financiera que el caso exige…

© Redacción Sol de Pando Bajo una nueva orientación que emergió de la intervención realizada por la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) de Cobija el pasado 30 de junio, el Comité Cívico de Pando anunció que el próximo viernes iniciará una caravana hacia la sede de Gobierno exigiendo la inmediata ejecución de obras camineras que siguen postergadas, manteniéndose este Departamento en su secular desvinculación del resto del país.

“Hasta ahora sólo hemos recibido por parte del gobierno ofertas que no se cumplen y discursos que suenan bonito, pero más allá de las palabras queremos algo real”, sostuvo el dirigente vecinal Abraham Duri que lidera este movimiento junto con los nuevos dirigentes cívicos de la región.

Pando y la ruptura andino-amazónica de Bolivia

La ruta marcada con azul, que parte de la zona de Villa Fátima en La Paz y concluye en Guayaramerín, Beni, es el único camino posible para llegar a Pando por vía terrestre. La ruta marcada con celeste es la precaria conexión caminera que conduce desde El Chorro, Beni, hasta Cobija, Pando. La ruta marcada con rojo es la carretera bioceánica que parte de la región de Cuzo hasta Iñaparí, Perú, en la triple frontera del Acre con Bolivia (Bolpebra, Pando) y Brasil (Brasiléia, Río Branco).

Para llegar a Pando desde la ciudad de La Paz en bus o camión se requieren, según las condiciones climáticas, entre tres y cinco días de viaje por la única carretera troncal disponible, atravesando más de mil kilómetros la zona de Los Yungas con escala en varias poblaciones del departamento del Beni como Yucumo, Rurrenabaque, Reyes y Santa Rosa, hasta llegar a El Chorro, cerca a Riberalta, desde donde se toma una ruta secundaria que atraviesa otros cientos de  kilómetros adicionales desde el sur del Departamento (Puerto Gonzalo Moreno) para llegar a Cobija. De este modo los Andes de Bolivia están totalmente desvinculados de la Amazonia que es también parte del territorio boliviano, sobre el extenso límite con el Brasil.

En cambio, es más fácil llegar desde el Cuzco, en el Perú, haciendo un cómodo  y fluido recorrido, incluso en motocicleta —en mucho menos tiempo del que se tarda desde La Paz— por la ruta asfaltada de la carretera bioceánica que vincula a las poblaciones peruanas y brasileñas ribereñas del río Acre; la ruta peruana para llegar a Cobija pasa por la población de Tambopata, en el límite andino-amazónico del Perú, hasta llegar a Iñaparí en la triple frontera donde se encuentra la población pandina de Bolpebra, dentro la influencia de los municipios brasileños de Brasiléia y Rio Branco. Pero para entrar de Iñaparí a Bolpebra, 200 kilómetros antes de Cobija, hay que cruzar el río Acre en balsa, pues la carretera bioceánica no toca la orilla boliviana. Resulta entonces más conveniente y hasta placentero pasar de Iñaparí a Brasiléia siguiendo la misma carretera asfaltada, y de Brasiléia se ingresa a Cobija incluso a pie, en menos de 10 minutos, paseando por el Puente de la Amistad que une a ambos municipios acreanos.

Pese a que La Paz y Pando tienen un límite estrecho que los une en el norte amazónico del país para llegar de manera directa y expedita a Cobija sin necesidad de dar un rodeo por la zona de Moxos (de hecho un vuelo en avión desde el aeropuerto de El Alto al aeropuerto Aníbal Arab tarda apenas 50 minutos, pero cuesta un ojo de la cara), no existe el camino que pueda vincular este territorio atravesando las provincias Franz Tamayo y Abel Iturralde del norte paceño. Existen antiguos proyectos para vincular los municipios de Ixiamas y Apolo con Cobija; pero a ningún gobierno, incluido el actual, le interesó impulsarlos.

Caminos intransitables

Así quedan los caminos vecinales de Pando durante las épocas de lluvia.

La ruta entre Nativiti y Puerto Gonzalo Moreno.

Para colmo, los caminos vecinales dentro el territorio de Pando para conectarse con la ruta que sale por el Beni a La Paz, se hallan prematuramente deteriorados en unos casos o inconclusos en otros.

Un informe publicado pasado el 21 de diciembre en el blog de Sol de Pando, afirma que en este Departamento existen aproximadamente 1.985 kilómetros de carreteras que ocupan el 1% de la superficie departamental. Pando abarca 63.827 kilómetros cuadrados. La mayoría de estos caminos se hallan en mal estado y durante las temporadas de lluvia son deplorablemente intransitables.

Los representantes cívicos que exigen una solución definitiva a este problema estructural determinante para la integración de Pando con el conjunto del territorio nacional, criticaron los discursos “desarrollistas” del gobernador Luis Flores, quien, más allá de anuncios sobre espectaculares obras y recepciones de cheques por parte del gobierno central, no ha mostrado resultados concretos en una gestión limitada a mantener lealtades políticas en su entorno personal en base a prebendas y uso de recursos públicos sólo con fines de proselitismo partidario.

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center