Data: abril 29, 2015 | 22:01
COLUMNISTA INVITADO | La emergencia de estos movimientos se dio no a partir de premeditadas predicciones, si no por voluntad popular...

ROLANDO PRUDENCIO BRIANÇON | Burger King contra el reino de los movimientos sociales

Burger King

Fue el rey burgués —Burger King—, Samuel Doria Medina, quien después de conocerse los resultados de las subnacionales, exultante expresó: “El reino de los movimientos sociales está llegando a su fin”.

Tal declaración podría tomarse como otras de sus tantas mentiras, como las que de un tiempo a esta parte ha ido perpetrando solapadamente. Pero es mejor demostrar que lo declarado por este millonario rey chiquito no es ni más ni menos que expresión de su propia decadencia.

Se acordarán de la sarta de mentiras que Doria Medina vino profiriendo, por ejemplo cuando dijo que el presidente Evo Morales había embarazado a la hija de la ministra Nemesia Achacollo. O que al muy alcahuete en El Alto le habían “dicho” que iban a colgar a Evo como a Villarroel. Que el gobierno dictaría un gasolinazo después de las elecciones del pasado octubre. O que el gobierno iba a dictar un corralito bancario. En fin, cada vez que puede, como el niño que gritaba “viene el lobo, viene el lobo”, Doria Medina sale con algún chisme cada vez más inverosimil.

Hoy ha salido con esa destemplada afirmación declarando “el fin” de los movimientos sociales. En todo caso este señor debería percatarse de que al paso que va, y después de haber participado en todas las elecciones que se dieron en el país, ha sido vergonzosamente vapuleado por Evo Morales.

Ya el tiempo le va a pasar la factura. Si no en vano, hasta ese mensaje en las redes sociales decía antes de las elecciones: Que ni la muerte lo elije.

Y es que no se a quién se le ocurrió “decretar” que por un resultado electoral se va a producir la muerte de los movimientos sociales. El nacimiento y naturaleza de los mismos se dio no a partir de premeditadas predicciones, si no por voluntad popular, por un proceso de resistencia contra quienes vendieron a precio de gallina muerta las empresas productivas del Estado. O sea contra los privatizadores y capitalizadores, que querían vender hasta el agua, es que se gestaron los movimientos sociales que hoy guían el horizonte revolucionario de Bolivia, cargando sus propias contradicciones dialécticas para avanzar venciéndolas.

No en vano, fue a raíz de la “guerra del agua” que los movimientos sociales se organizan y sacan a patadas a los partidos tradicionales, de los cuales Doria Medina es parte militante y sustancial. Y fue además uno de los que aprobó la descapitalización de la Patria, como fue la venta del agua en Cochabamba a una trasnacional genocida.

No sé si se habrá dado cuenta Doria Medina, pero ya el tiempo no es su mejor aliado, en cambio los movimientos sociales emergentes en Bolivia tienen una data que apenas llega a sus ¡15 abriles!; y él está en la fase de la decadencia, como decadente es toda la derecha y su burguesía parasitaria.

*El autor, Rolando Prudencio Briançon, es sociólogo y analista político de Cochabamba, militante, promotor y defensor activo del proceso de cambio

Doria Medina amenaza a esposa de Navarro por una demanda de violencia familiar | LEER
OTROS COLUMNISTAS INVITADOS
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center