Data: abril 11, 2015 | 18:26
OTRO MUNDO ES POSIBLE | Cuba y Estados Unidos van camino al hermanamiento...

Se consumó el histórico encuentro entre Raúl Castro y Barack Obama en Panamá

Obama y Castro se dieron la mano e intercambiaron bromas en la apertura de la cumbre la noche del viernes y hablaron por teléfono el miércoles antes de que Obama saliera de la Casa Blanca. Luego vino el último apretón de manos al concluir su reunión en medio de la VII Cumbre de las Américas. | Foto Reuters

Obama y Castro se dieron la mano e intercambiaron bromas en la apertura de la cumbre la noche del viernes y hablaron por teléfono el miércoles antes de que Obama saliera de la Casa Blanca. Luego vino el último apretón de manos al concluir su reunión en medio de la VII Cumbre de las Américas. | Foto Reuters

Al fin se reunieron y lo hicieron sentados. Aunque no hubo un abrazo, los dos apretones de manos que se dieron ante las cámaras, uno al llegar a la Cumbre y el otro después de su reunión oficial, fueron suficientes para marcar la trascendencia histórica del cordial encuentro.  No fue una charla en el pasillo, sino que Barack Obama y Raúl Castro entraron en una pequeña sala del centro de Convenciones de Panamá, sede de la Cumbre de las Américas, y tomaron asiento en sillas próximas. La Casa Blanca dijo  que el formato fue el mismo que el que se hubiera producido en el Salón Oval…

© Redacción Sol de Pando | Agencias

El histórico diálogo entre el presidente Barack Obama y su par cubano Raúl Castro es uno de los grandes hitos de este principio de siglo y pronto podría dejar atrás uno de los capítulos más traumáticos de la Guerra Fría en América Latina.

El último encuentro entre los presidentes de Estados Uniodos y Cuba hasta el de este sábado fue precisamente en Panamá, cuando Dwight Eisenhower y Fulgencio Batista se reunieron allí en 1956 antes de la ruptura de relaciones diplomáticas en 1961.

Se sentaron uno junto al otro, otros funcionarios los acompañaron. Ésta ha sido la antesala de un largo proceso de normalización de relaciones.

El encuentro, cara a cara, es el último desarrollo del esfuerzo que ambos mandatarios anunciaron en diciembre de reanudar sus relaciones diplomáticas y vencer la sospecha, la hostilidad y la desconfianza que han caracterizado la relación entre la superpotencia estadounidense y la pequeña isla que tiene un gobierno comunista, situada a menos de cien millas de la costa sur de Estados Unidos.

La reunión se inició luego de la foto entre todos los presidentes que participaron en la VII Cumbre. Obama y Castro se dieron la mano e intercambiaron bromas en la apertura de la cumbre la noche del viernes y hablaron por teléfono el miércoles antes de que Obama saliera de la Casa Blanca.

Obama dijo a su homólogo cubano que «era el momento» de intentar «algo nuevo» en la relación con Cuba. “Obviamente, esto es un encuentro histórico (…) Ahora estamos en condiciones de avanzar en el camino hacia el futuro”.

Por su parte, el presidente de Cuba, Raúl Castro, dijo a Obama que está «dispuesto a hablar de todo, pero necesitamos ser pacientes, muy pacientes» en el proceso hacia la normalización bilateral. «Todo se puede discutir», pero EEUU y Cuba pueden diferir de vez en cuando. “Es posible que hoy discrepemos en algo en lo que mañana podamos estar de acuerdo”.

«Con el tiempo es posible que podamos pasar página y desarrollar una nueva relación entre nuestros dos países», subrayó Obama. «Puede ser que nos convenzan de unas cosas y de otras no, no hay que hacerse ilusiones», sostuvo por su parte Castro.

Al afirmar que los dos países tienen que dialogar «con mucho respeto», el mandatario cubano reconoció que existen «muchas diferencias» entre uno y otro Gobierno.

Al terminar sus palabras, se pusieron de pie de nuevo y se volvieron a estrechar las manos. y entonces el mundo comenzó a girar en otro ritmo…

La agenda de un largo camino por delante

La Casa Blanca dijo  que el formato de la reunión en Panamá fue el mismo que el que se hubiera producido en la Salón Oval. | Foto AP

La Casa Blanca dijo que el formato de la reunión de los dos presidentes celebrada en Panamá fue el mismo que el que se hubiera producido en el Salón Oval. | Foto AP

El largo camino a recorrer que aludió Obama tiene que ver con la agenda bilateral que pasará por la instalación de embajadas en ambos países, pero en el transcurso hay asuntos históricos muy complejos que se deben abordar cuidadosamente, según admitió también Castro.

Cuba exige la derogación definitiva del embargo comercial que le impuso Estados Unidos en 1962 y desde ese entonces ahoga su economía.

Pero sólo el Congreso estadounidense podrá derogar el decreto, reforzado por la ley Helms-Burton de 1996.

Cuba tampoco ha dado aún todos los cambios que pide Washington en materia de derechos humanos, que en lo fundamental se refiere a una apertura política para democratizar el sistema unipartidario que prevalece en la isla.

Desde diciembre, el contacto entre Washington y La Habana ha sido constante. Hubo tres sesiones de negociación —dos en La Habana y una en Washington— y varios señales de avances.

Se temía que el aumento de tensiones entre Washington y Caracas afectara el clima de la cumbre, luego de que hace un mes Obama declaró a Venezuela —principal aliado de Cuba— una «amenaza» para la seguridad de Estados Unidos al sancionar a siete funcionarios de ese país.

Pero Raúl Castro también bajó el tono frente a Obama sobre este tema. «Venezuela no es una amenaza. Es positivo que el presidente norteamericano lo haya reconocido», dijo en su primera reacción a la aclaración que hizo esta semana el mandatario estadounidense de que su decreto fue meramente formal.

Castro y Obama hablan juntos ante el mundo | VIDEO

LINKS RELACIONADOS
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center