Data: noviembre 8, 2018 | 20:56
INFORME ESPECIAL | Fuentes de Inteligencia indican que el Comando Capital contrató mercenarios iraníes y de las FARC para liberar a Marcos Herbas Camacho utilizando drones, helicópteros y armas pesadas de guerra. El ataque en ciernes, que obligó al cierre de un aeropuerto cercano a la cárcel, fue planificado por Gilberto Aparecido dos Santos, alias Fuminho, narcotraficante que en 2008 inició actividades en Bolivia según coinciden autoridades de La Paz y Brasilia…

Guerra militar contra el PCC está por comenzar en São Paulo

Los policías comando de la ROTA practican con armas de guerra en el cuartel del Batallón 37º de Infantería Liviana de Lins. La gravedad de la amenaza del PCC para liberar a Marcola obligó al Ejército Federal brindar asistencia logística a la Policía Militar del Estado de São Paulo. | Fotomontaje Sol de Pando

Conversaciones telefónicas interceptadas por la Policía Federal evidencian que el Primeiro Comando Capital dispone de 30 millones de dólares para la ejecución del plan consistente en el desplazamiento de un camión grúa blindado con placas de acero para repeler las balas de la Policía y al mismo tiempo servir como ariete para derribar los muros de la cárcel, con un ataque aéreo simultáneo desde los drones. Una vez liberados Marcola y su grupo, dos helicópteros pintados con logotipos de la Policía Militar los sacarían del lugar…

© Redacción Sol de Pando en Brasilia

El hijo de migrantes bolivianos, Marcos Willians Herbas Camacho, alias Marcola, está preso desde hace dos décadas cumpliendo una sentencia de 332 años. En la década de los noventa se constituyó en uno de los principales líderes e ideólogos de la organización surgida en las cárceles paulistas. | Foto Archivo Sol de Pando

Desde la semana pasada, ante un posible ataque armado que estaría planificando el Primeiro Comando Capital (PCC) contra un recinto penitenciario, equipos de élite de la Policía Militar (PM) del Estado de São Paulo vienen siendo entrenados por expertos del Ejército Federal del Brasil en el uso de armamento de guerra, informó a la prensa local el Secretario estadual de Seguridad Pública, Mágino Alves Barbosa Filho.

La emergencia que obligó a las autoridades cerrar preventivamente el aeropuerto de la ciudad donde se halla la cárcel objetivo del ataque, se produjo ante una alarma de la Inteligencia policial advirtiendo que el PCC habría contratado mercenarios iraníes y sicarios colombianos de las FARC, para irrumpir en la cárcel estadual situado en el municipio paulistano Presidente Venceslau y proceder al rescate de varios líderes del temible Comando Capital recluidos allí, entre ellos su principal caudillo, Marcola.

Además de contar con armamento de guerra de última generación como ametralladoras Browning calibre 50 BMG, el PCC también posee drones artillados y helicópteros para un eficaz ataque y rescate aéreo según el plan detectado pero aún no plenamente abortado.

La noche del pasado lunes, los guardias de la penitenciaría de Presidente Venceslau registraron el sobrevuelo de dos drones alrededor de la cárcel. La sospecha inmediata fue que se trataba de naves pertenecientes al PCC y que el sobrevuelo podría ser una avanzada para el inicio del ataque en la próximas horas. “En el intento de derribarlos, los drones fueron perseguidos por vehículos patrulleros del grupo ROTA hasta la ciudad vecina de Caiuá; pero no lograron mantener contacto con los aparatos”, informó el diario Estadão de São Paulo.

El objetivo de aquella sofisticada ofensiva del PCC sería tomar la cárcel estadual para liberar principalmente a Marcos Willians Herbas Camacho, alias Marcola, preso desde hacen dos décadas cumpliendo una sentencia de 332 años. Nacido en São Paulo en 1968, Marcola es hijo de migrantes bolivianos. En la década de los noventa se constituyó en uno de los principales líderes e ideólogos de la organización surgida en las cárceles paulistas como respuesta a los abusos policiales que en esa época se cometían en los centros penitenciarios del Brasil.

Según el análisis de la Policía Federal, “la cúpula del PCC cree que el futuro gobierno de Jair Bolsonaro va a endurecer mucho más la situación carcelaria de esta organización criminal”.

El plan de Fuminho, un guión de película

El pasado mes de abril el Ministro de Gobierno de Bolivia, Carlos Romero, confirmó que Fuminho ingresó a Bolivia en 2008 con identidad falsa; aunque negó que tuviese cocales en el Chapare. En las pasadas horas, Fuminho ha sido identificado como el encargado de liberar a Marcola en São Paulo. | Foto ABI

El reporte de Inteligencia estableció que el plan de rescate de Marcola habría sido tramado por su socio Gilberto Aparecido dos Santos, alias Fuminho, uno de los mayores narcotraficantes de Sudamérica con nexos en Bolivia y Paraguay, además de contactos con mercenarios iraníes y miembros de las FARC. Conversaciones telefónicas interceptadas por la Policía Federal evidencian que el grupo de Fuminho dispone para invertir hasta cien millones de reales (casi $us 30’000.000) en la ejecución del plan.

El operativo planificado por Fuminho consistiría en el desplazamiento de un enorme camión grúa blindado con placas de acero para repeler las balas de la Policía y al mismo tiempo servir como ariete para derribar los muros de la cárcel, con un ataque aéreo simultáneo desde los drones. Se usarían explosivos para derribar las torres de control y se quemarían vehículos policiales para inmovilizar a los guardias. Una vez liberados Marcola y su grupo, dos helicópteros pintados con logotipos de la Policía Militar los sacarían del lugar. Es un método que fue aplicado en anteriores operativos de esta misma organización en las cárceles de Araracuara y Bauru.

El pasado mes de abril, la red O Globo informó que Fuminho poseía cultivos de coca en la región tropical del Chapare, Cochabamba, Bolivia, donde mantenía su residencia. El Gobierno boliviano a través del ministro del área Carlos Romero, desmintió la información de O Globo; aunque admitió el que el cabecilla del PCC ingresó a Bolivia en 2008 con identidad falsa, “pero que actualmente no se encuentra dentro del territorio nacional”.

Según el ministro boliviano, “Fuminho se ha estado movilizando en diferentes lugares en el último tiempo, se tiene alguna referencia de que ha estado en Bolivia, luego de que ha estado en Paraguay, pasó a Argentina y después volvió a Brasil”.

Entre la cárcel estadual y las cárceles federales

El batallón motorizado de la Policía Militar estadual de São Paulo conocida como “Rondas Ostensivas Tobias de Aguiar (ROTA)”, está siendo equipada y entrenada para enfrentar una guerra convencional con armas pesadas, | Foto ROTA

La tentativa del rescate armado fue detectada hace un mes y ante el peligro anunciado el Gobernador del Estado de São Paulo, Márcio França, había pedido el traslado de 15 presos del PCC recluidos en la cárcel estadual del municipio Presidente Venceslau hacia penitenciarías federales. Sin embargo el proceso de transferencia enfrentó dificultades administrativas y discrepancias entre las propias autoridades civiles y policiales, por el alto riesgo y costo del traslado.

El Secretario de Seguridad Pública del Estado, Mágino Alves Barbosa Filho, se negó a firmar la autorización del traslado pese a que representantes del Ministerio Público y de la Policía Militar estaban dispuestos a realizar el operativo.

Mágino Alvez y quienes se oponen al traslado, afirman que enviar a los peligrosos reclusos a presidios federales “demostraría una debilidad del Estado de São Paulo ante la dificultad de resolver problemas originados en nuestros propios presidios paulistas”, declaró el Secretario de Seguridad Pública. También temen el riesgo de que el traslado pudiese desencadenar una nueva “mega-rebelión” como la acontecida en 2006 con ataque letales contra las fuerzas de seguridad.

Las autoridades estaduales optaron por dejar sin efecto el traslado, tema que deberá ser resuelto por el gobernador electo de São Paulo, João Doria, quien confirmó que el general de Ejército en retiro, João Camilo Pires de Campos, se hará cargo de la Secretaría de Seguridad tras la posesión del nuevo Gobierno en enero.

Entretanto, la Policía Militar del Estado de São Paulo ha movilizado todas sus tropas de élite concentrándolas en la cárcel de Presidente Venceslau, con apoyo logístico del Ejército Federal; aunque los militares federales no se involucrarán en acciones de combate. “Esta es la primera vez desde 2006 que la policía paulista pide apoyo para garantizar la seguridad de las penitenciarías”, destacó el diario Estadão.

El entrenamiento militar que recibe un batallón motorizado de la fuerza de élite policial conocida como “Rondas Ostensivas Tobias de Aguiar (ROTA)”, consiste en la utilización de ametralladoras calibre 50, similares a las que posee el PCC, y también ametralladoras MAG 7.62 que disparan ráfagas altamente destructivas en guerras convencionales. Este armamento está siendo proveído en forma extraordinaria por el Ejército Federal a la Policía Militar Estadual. No son armas de dotación policial.

Los policías de la Rota comenzaron a practicar con las armas de guerra en el cuartel del Batallón 37º de Infantería Liviana en la ciudad vecina de Lins.

datos-y-analisis

cronicas-destierro

Soria Galvarro



Komadina



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center