Data: septiembre 18, 2018 | 23:21
DESENTRAÑANDO EL MISTERIO | Está confirmado que el extraño jet norteamericano que apareció sin dueño visible en Santa Cruz hace más de un año, era objeto de una transacción secreta que se ampara en una Ley bancaria de Estados Unidos aplicada irregularmente en territorio boliviano...

Sol de Pando muestra en video a dueño del Golfstream “abandonado”

© Redacción Sol de Pando | Servicio Informativo Datos & análisis

El empresario y piloto norteamericano Ramón C. Manríquez protagonizó una filmación en octubre del año 2011, piloteando un vuelo de beneficiencia entre California y Canadá para una organización protectora de animales, a bordo del jet Golfstream III con matrícula N557JK, el mismo que apareció “abandonado” en un aeropuerto de Bolivia seis años después.

Este dato fue incluido en la investigación publicada por Sol de Pando el pasado 9 de julio, revelando por primera vez el nombre del propietario en fideicomiso con el Bank of Utah.

En dicho registro audiovisual, Manríquez se presenta piloteando la nave como voluntario de la organización proteccionista canadiense “The Orange Dog”, junto a otras personalidades como el actor Kevin Costner. El empresario puso a disposición de la campaña aquel avión que integra la flota charter de Global Exec Aviation, aereolínea de la cual el piloto de origen mexicano es gerente y propietario.

Tales imágenes dan confirmación plena de que Ramón C. Manríquez es o fue el propietario real de aquella nave por lo menos hasta enero de este año, contradiciendo y desmintiendo la versión de los ministros bolivianos de la Presidenca y de Obras Públicas —Alfredo Rada y Milton Claros—, en sentido de que no existe certeza sobre la estrutura propietaria de la nave ahora confiscada por la Aduana de Bolivia como una mercancía incautada al contrabando.

Según la investigación de Sol de Pando publicada el 9 de julio, la modalidad del fideicomiso entre Manríquez y el Bank of Utah se basa en  una Ley de Estados Unidos que protege el secreto bancario y la identidad de compradores extranjeros (no norteamericanos) interesados en adquirir aviones con matrícula estadounidense, por medio de compañías fantasmas “offshore” montadas por el mismo Bank of Utah en paraísos fiscales.

Estamos ante una transacción aereonáutica dolosa que aplica una Ley norteamericana en territorio boliviano para ocultar la identidad de los tratantes, encubiertos bajo una cláusula de confidencialidad que facilita tales operaciones mediante cuentas escondidas en offshor’s…”, concluye la investigación de Sol de Pando.

No hay otra explicación para entender por qué un lujoso jet de Estados Unidos entró a Bolivia mediante un vuelo charter regular y termina sus días en un oscuro enredo aduanero donde la figura propietaria se invisibilizó escandalosamente…

 MISTERIOSO GULFSTREAM EN BOLIVIA | Dónde está el piloto? | VIDEO

 LINKS RELACIONADOS
Soria Galvarro



Komadina



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center