Data: junio 18, 2018 | 14:49
UN PARTIDO PARADÓGICO | La supuesta superioridad belga quedó empañada por la precipitación propia y por el derroche físico de su rival sudamericano…

Goleada sin brillo de Bélgica contra el novel Panamá

Sin dar una gran actuación, Bélgica logró superar fácilmente a Panamá en su debut en la Copa del Mundo de Rusia 2018. | Foto AFP

Bélgica se estrenó con una victoria en el Mundial de fútbol 2018 al batir al novel Panamá  por 3-0, en un partido con poco brillo en el balance final.

A la selección dirigida por el catalán Roberto Martínez le costó abrir el marcador ante un rival que se defendió con uñas y dientes hasta el minuto 46, cuando Mertens abrió el marcador mediante una estupenda volea.

El inicio fulgurante de los “diablos rojos” fue un espejismo. La supuesta superioridad quedó empañada por la precipitación propia y por el derroche físico de su rival. La presion de Panamá consiguió desactivar el peligroso ataque belga, que solo inquietaba a Penedo en jugadas aisladas. Carrasco, Mertens, Hazard, Lukaku… todos tuvieron su oportunidad, pero ninguno acertó con la portería panameña. A pesar la gris puesta en escena, era cuestión de tiempo que la calidad belga diera en la diana. Lo consiguió Mertens, nada más volver de los vestuarios con una volea espectacular que disipó los nervios e hizo asomar una versión belga más ajustada a la realidad.

Aún con un ritmo mortecino, alejado del habitual, Bélgica fue poco a poco creciendo. Lo hizo al mismo tiempo que se agotaba la resistencia de su rival, voluntarioso, pero lejos del nivel que exige una Copa del Mundo. Puede estar tranquilo el seleccionador panameño, que amenazaba con beberse dos botellas de vodka si pasaban a octavos.

La magia de Hazard

Fue Lukaku el que más beneficio sacó del despertar de sus compañeros. Sobre todo de un Hazard muy resolutivo, amo y señor del partido. El jugador del Chelsea marcó la diferencia en el ataque belga y de sus botas nacieron las mejores ocasiones. Una combinación suya con De Bruyne acabó con un centro perfecto del centrocampista del City que Lukaku cabeceó a la red. Gol de toque veloz y remate contundente. Habían tardado en aparecer, pero las señas de identidad belgas habían llegado a Rusia 2018.

Acunados por el gol, los de Roberto Martínez jugaron sus mejores minutos. Fruto de ello llegó el tercer tanto, que llevó de nuevo la firma de Lukaku tras un rápido contragolpe. Gol que alimenta la ilusión, aunque para aspirar de verdad al título Bélgica debe aún dar un paso más al frente.

Resumen del partido | VIDEO

LINKS RELACIONADOS
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center