LA EMPRESA CHINA HACE ESTRAGOS EN EL CHAPARE | El 2012 intentó adjudicarse Cachuela Esperanza; Sol de Pando advirtió que traía juicios pendientes...

Gobierno contrató a Sinohydro sabiendo que estafó y causó desastres en Ecuador

Obreros de la hidroeléctrica de San José ejercen la acción directa tomando las instalaciones de Sinohydro en el municipio de Colomi. También los trabajadores del proyecto caminero Ichilo-Ivirgarzama que ejecuta la misma empresa china, realizan un paro movilizado. | Foto Los Tiempos

Obreros de la hidroeléctrica de San José ejercen acción directa tomando instalaciones de Sinohydro en el municipio de Colomi. También los trabajadores del proyecto caminero Ichilo-Ivirgarzama que ejecuta la misma empresa china, realizan un paro movilizado. | Foto Los Tiempos

En diciembre del 2012 este medio comunicó a autoridades del Gobierno sobre diez juicios laborales y civiles que Sinohydro enfrentaba en Ecuador al ejecutar un proyecto hidroeléctrico que colapsó dos años después con un saldo de 13 muertos. No obstante Sinohydro se adjudicó un proyecto hidroeléctrico y otro caminero que ejecuta simultáneamente en el trópico de Cochabamba, violando leyes laborales del país y apropiándose indebidamente de tierras campesinas sin pagar las correspondientes indemnizaciones…

© Wilson García Mérida | Redacción Sol de Pando
Autoridades de Ende y ejecutivos de Sinohydro firman el contrato para construir la Hidroeléctrica de San José, el 12 de junio del 2014, con asistencia del presidente Evo Morales | Foto ABI

Autoridades de Ende y un ejecutivo de Sinohydro firman el contrato para construir la Hidroeléctrica de San José, el 25 de junio del 2014, con asistencia del presidente Evo Morales | Foto ABI

El 16 de diciembre del año 2012, pocos días después de que la empresa china Sinhydro Corporation firmara un pre-acuerdo con la Empresa Nacional de Electricidad (Ende) para concluir estudios técnicos del proyecto hidroeléctrico de Cachuela Esperanza en el norte amazónico del país, Sol de Pando advirtió que dicha empresa enfrentaba en ese preciso momento diez denuncias judiciales en el Ecuador, país donde Sinohydro venía construyendo con graves irregularidades la central hidroeléctrica Coca-Codo Sinclair que está ubicada en la región amazónica de la provincia Pichincha. Dos años después de tal denuncia, en diciembre del 2014, un túnel del proyecto Coca-Codo Sinclair colapsó por mal diseño e incorrecta ejecución; el derrumbe mató a varios obreros ecuatorianos y técnicos chinos.

El 12 de diciembre del 2012, en La Paz, el Ministerio de Hidrocarburos y la Empresa Nacional de Electricidad (Ende) suscribieron un Memorándum de Entendimiento con la empresa china. En dicho acto, el representante de Sinohydro, Yang Tiejun, informó a la contraparte boliviana que esta empresa controlaba una inversión de 2.000 millones de dólares en la hidroeléctrica ecuatoriana Coca-Codo Sinclair, y que la experiencia alcanzada en esa obra por Sinohydro pretendían sus ejecutivos “trasladarla al proyecto de Cachuela Esperanza”.

Sin embargo los empresarios chinos no habían comunicado al Estado boliviano sobre al menos diez juicios laborales y civiles que esta empresa enfrentaba en varios juzgados ecuatorianos. Sinohydro tenía seis procesos en juzgados de trabajo por incumplimientos en haberes e indemnizaciones laborales, y otros cuatro juicios civiles por estafa e incumplimiento de contratos.

La fuente de Sol de Pando en Quito precisó que Sinohydro es acusada, entre otros cargos, por presuntos delitos de peculado y uso fraudulento de los recursos que recibe del Gobierno ecuatoriano. Una empresa privada local, subcontratista de Sinohydro, había denunciado que la constructora china cobraba un sustancial sobreprecio al Estado ecuatoriano (representado por la empresa pública Coca-Sinclair) por cada metro de construcción de los campamentos en la hidroeléctrica que está a cargo de la subcontratista Sakoto. El empresario subcontratista denunció que Sinohydro pagaba a Sakoto 179 dólares para cada metro construido, mientras la misma contratista china cobraba a la estatal Coca-Sinclair 800 dólares, hecho tipificado como delito de peculado y estafa.

La Dirección de Sol de Pando transmitió esa información al entonces Gerente interino de Ende, ingeniero Arturo Iporre, quien confirmó que el Gobierno tenía conocimiento —por la información que proporcionó la misma Sinohydro— sobre la ejecución de un proyecto hidroeléctrico en el Ecuador a cargo de esta empresa; sin embargo Iporre afirmó que no conocía sobre los referidos problemas judiciales en territorio ecuatoriano. El ejecutivo anticipó que efectuaría las averiguaciones oficiales correspondientes y que además transmitirá dicha información al Gerente titular de Ende que se encontraba de viaje. “Yo me encuentro en la Gerencia de Ende en un reemplazo muy provisional”, dijo Iporre.

Con respecto al Memorándum de Entendimiento suscrito entre Ende y Sinohydro el 12 de diciembre para impulsar la hidroeléctrica de Cachuela Esperanza, Iporre aclaró que dicho documento “no compromete en absoluto la ejecución del proyecto de Cachuela Esperanza”, remarcando que la empresa china se limitaría a revisar la documentación técnica, de diseño y factibilidad del proyecto, “y sobre esa base Sinohydro presentará en 90 días al Gobierno de Bolivia una propuesta que nosotros veremos en su momento si es pertinente o no, tomando en cuenta todos los factores a favor y en contra”. El Gerente interino de Ende precisó que el estudio sería realizado con recursos propios de dicha empresa china.

Se desconoce a la fecha el resultado de dicho estudio efectuado por Sinohydro en Cachuela Esperanza.

Sinohydro logra instalarse en el Chapare

El 4 de abril del 2014 el presidente Evo Morales celebra la firma del contrato entre Sinohydro y la ABC para construir la doble vía Iivirgarzama-Ichilo. | Foto ABI

El 4 de abril del 2014 el presidente Evo Morales celebra la firma del contrato entre Sinohydro y la ABC para construir la doble vía asfaltada Iivirgarzama-Ichilo. | Foto ABI

No obstante que la Empresa Nacional de Electricidad (Ende) tenía conocimiento pleno de los antecedentes judiciales de Sinohydro en Ecuador, una vez que tal información fue transmitida en diciembre del 2012 al entonces gerente interino de Ende cuando Sol de Pando le consultó al respecto, el 25 de junio del año 2014 la misma Ende, a través de su subsidiaria estatal Guaracachi, suscribió un contrato con la cuestionada empresa china para la construcción de una hidroeléctrica en el trópico de Cochabamba, municipio de Colomi, por un monto de 235 millones de dólares. Se trataba del proyecto San José diseñado para generar un total de 124 megavatios mediante dos centrales.

Y dos meses antes, el 4 de abril del 2014, el la misma Sinohydro se adjudicó otro millonario contrato en el Chapare, suscrito con la Agencia Boliviana de Carreteras (ABC) para la construcción del camino asfaltado de doble vía entre Ichilo e Ivirgarzama, sobre la ruta Santa Cruz – Cochabamba, en un tramo de 63 kilómetros que debía ejecutarse en 24 meses con una inversión de $us 144 millones; todo ello a pesar de que la empresa china no tiene experiencia confiable en construcción de carreteras, siendo su especialidad el montaje de usinas hidroeléctricas.

La firma de ambos contratos adjudicados por Sinohydro —con la ABC el 4 de abril del 2014 y con ENDE el 25 de junio del mismo año— se realizó con asistencia del presidente Evo Morales.

Mientras Sinohydro consumaba la firma de ambos contratos en Bolivia, en abril del 2014 su “obra estrella” en la amazonia ecuatoriana, la hidroeléctrica Coca-Codo Sinclair, colapsó por defectos en su diseño y construcción provocando la muerte de diez obreros ecuatorianos y tres técnicos chinos, con decenas de heridos. Las autoridades ecuatorianas informaron sobre el derrumbe de un túnel de la sala de máquinas de la central. La investigación respectiva concluyó responsabilizando del desastre a la empresa china.

Conflictos laborales chinos en Bolivia

El pasado 22 de enero, más de 400 obreros de la empresa Sinohydro que construye la doble vía Ivirgarzama- Ichilo se declararon en huelga de hambre en protesta por el incumplimiento a normas laborales y la atención de un pliego de seis puntos. Los trabajadores ya venían cumpliendo un paro indefinido desde el 14 de enero.
El matutino cochabambino Los Tiempos remarcó que se trata de la quinta vez en 14 meses que las obras de la doble vía Ivirgarzama- Ichilo se paralizaban a causa del conflicto laboral no resuelto entre la empresa china y los obreros bolivianos.
Según Los Tiempos,  el dirigente de los obreros de Sinohydro Osvaldo Delgadillo dijo que la obra caminera está paralizada mientras la empresa no atienda el pliego petitorio entre cuyas demandas figuran la exigencia de estabilidad laboral y la dotación de ropa de trabajo. Manifestó que estos derechos fueron reclamados hace un año sin ninguna respuesta hasta la fecha. Denunció que los ejecutivos de la empresa china se negaban a la negociación colectiva en el campamento de Ivirgarzama, forzando a los obreros demandantes comparecer ante la Dirección del Trabajo en la ciudad de Cochabamba. La medida se agrava con la huelga de hambre en curso y movilizaciones callejeras que los obreros afectados emprenden desde este miércoles en las calles de Cochabamba.
El asesor legal de Sinohydro en el área laboral, Mauricio Rodríguez, lamentó el perjuicio por la paralización de los trabajos.  “Desde el 13 de enero hemos pedido al Ministerio de Trabajo mediar”, dijo a Los Tiempos. Explicó que luego de tres intentos de reunión, el 14 de enero los obreros declararon paro indefinido.
La medida se agrava con la huelga de hambre en curso y movilizaciones callejeras que los obreros afectados emprenden desde este miércoles en las calles de Cochabamba.
Simultáneamente, el 12 de enero, los trabajadores que construyen la planta hidroeléctrica San José tomaron el campamento de la empresa china en una nueva protesta exigiendo se cumpla la Ley del Trabajo. Alrededor de 600 obreros bolivianos contratados para ejecutar ala obra se hallan en vigilia en las instalaciones intervenidas.
Periodistas de Los Tiempos visitaron la planta hidroeléctrica en el municipio de Colomi y constataron la denuncia obrera de que el trato por parte de los empresarios chinos “es inhumano”. El campamento no cuenta con comedor abastecido ni dormitorios adecuados. Contaron que la cocinera tuvo que sacar restos de la basura para preparar los alimentos y deben dormir con ratas.
El ejecutivo del Sindicato de Trabajadores de la Hidroeléctrica San José, Ronald Sánchez, indicó que en más de un año y medio de trabajo las peticiones de los trabajadores no fueron atendidas. “Nunca se ha dado el cumplimiento adecuado a la Ley General del Trabajo. Actas más actas, acuerdos, más acuerdos pero nada tiene ejecución ni cumplimiento (…) Primero que nada está la alimentación, los implementos de seguridad, los malos tratos y la discriminación de parte de la gente extranjera que tenemos como jefes”, indicó.

Sinohydro también viola derecho propietario de comunarios

Pero además de los severos conflictos laborales que enfrenta Sinohidro con sus trabajadores en los dos proyectos (hidroeléctrico y carretero), la empresa china estaría asimismo vulnerando derechos propietarios de los comunarios que cedieron sus terrenos para la construcción de las obras.

Según informó ayer la Agencia de Noticias Fides (ANF), los pobladores de los municipios de Ivirgarzama e Ichilo decidieron realizar un bloqueo a Sinohydro, que construye una doble vía en esa región, porque destruyó sus viviendas con el compromiso de indemnizarlos, pero pasados seis meses no cumplió, informó el representante de los afectados Victoriano Céspedes.

Unos 700 comunarios perdieron sus viviendas y cultivos por la construcción de la doble vía Ichilo-Ivirgarzama. En abril de 2015 Sinohydro se comprometió —dice el dirigente— a que en un plazo máximo de 90 días los indemnizaría por la afectación a sus propiedades, pero hasta la fecha se incumplió el trato.

“Hemos tomado ya una decisión, vamos a bloquear la carretera, primero a la empresa china y después vamos a ver si tomamos más medidas”, advirtió Céspedes según la nota de ANF.

LINKS RELACIONADOS

datos-y-analisis

columna-carlos-mesa
Knigth Center
Reporteros Sin Fronteras
CPJ