Data: abril 13, 2013 | 21:12
TCP ANULA MANDAMIENTO DE APREHENSIÓN | Un abuso del fiscal Soza fue declarado inconstitucional y el juicio del caso Rozsa ya no volverá a Tarija...

LA ODISEA DE GARY PRADO SALMÓN

Gary Prado Salmón durante su comparecencia a la Fiscalía de Santa Cruz, al pasado 21 de enero, desafiando la orden de aprehensión gestionada en Tarija por el fiscal Soza. | Foto El Día

Gary Prado Salmón durante su comparecencia a la Fiscalía de Santa Cruz, al pasado 21 de enero, desafiando la orden de aprehensión gestionada en Tarija por el fiscal Soza. | Foto El Día

Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |
© Redacción Sol de Pando

El Tribunal Constitucional anuló la declaratoria de rebeldía que pesaba contra el general retirado Gary Prado Salmón por no haberse presentado a una audiencia Tarija donde se ventilaba el caso Rozsa en el cual Prado es co-imputado por el presunto delito de terrorismo que era investigado por el fiscal Marcelo Soza.

Soza requirió la declaratoria de rebeldía contra Gary Prado Salmón, librando un mandamiento de aprehensión contra el ex militar que radica en Santa Cruz, pese a que la defensa de Prado, quien se moviliza en silla de ruedas,  había certificado que adolece de graves impedimentos médicos para desplazarse hasta la ciudad de Tarija. El co-imputado presentó un recurso de inconstitucionalidad contra las acciones persecutorias de Soza y contra el juez que declaró la rebeldía con el consiguiente mandamiento de aprehensión.

Según un despacho del periodista Harlod Holmos publicado este sábado por la Agencia de Noticias Fides (ANF), el Ministerio Público en Santa Cruz «quedó boquiabierto cuando la defensa leyó una resolución del Tribunal Constitucional emitida este viernes anulando la declaratoria de rebeldía del general Gary Prado Salmón dispuesta el año pasado en Tarija».

La decisión, que el tribunal rehusó darle aplicación inmediata hasta no contar con una notificación oficial, de hecho inhabilitó a parte del tribunal, que ahora tendría que constituirse en Santa Cruz, la sede natural del caso reclamada persistentemente por los acusados y la defensa.

Desafiando las arbitrariedades de Soza

El 21 de enero pasado, el veterano ex militar célebre por haber participado en la captura y asesinato del Che Guevara, se presentó en silla de ruedas ante la Fiscalía de Distrito de Santa Cruz en una especie de desafío al fiscal del caso Rózsa, Marcelo Soza, quien dijo que contra éste pesaba un mandamiento de aprehensión.

«Venimos a decir que estamos a derecho», dijo su hijo y abogado defensor, Gary Prado, a tiempo de explicar que el fiscal Soza «al parecer desconoce de la disposición del juez Sixto Fernández» que apartó del proceso a su patrocinado debido a su discapacidad para trasladarse a Tarija, donde se ventila el proceso oral.

Aunque en dicha audiencia Prado no fue detenido, Soza dijo que el mandamiento de aprehensión contra Prado seguía vigente.

Tras la resolución del Tribunal Constitucional que anuló la rebeldía y la orden de aprehensión contra Prado Salmón, las audiencias en el caso se reanudarán el 22 de abril, cuando el tribunal deberá admitir oficialmente la notificación y tomar una decisión, señala ANF.

Si es llevada a cabo rigurosamente, la decisión implicaría retornar a la fase abierta en Tarija, y consiguientemente el apartamiento de las juezas ciudadanas y eventualmente del propio juez Sixto Fernández que, por pasar el caso a depender de su “jurisdicción natural”, tendría que entregarlo a un juez de Santa Cruz. Es decir, se formaría un nuevo tribunal, con elección de jueces ciudadanos del padrón electoral de Santa Cruz.

Un juicio itinerante

Las primeras audiencias del juicio se realizaron en Cochabamba, hace dos años. Ante las dificultades que presentaba la altitud de la ciudad para algunos de los acusados, se las llevó a Yacuiba y luego a Tarija. Al igual que a Cochabamba (2.520 metros de altitud), el general Prado Salmón declinó de asistir a Tarija (1.850) por prescripción de sus médicos. En Tarija, el juez aceptó una moción del ministerio público declarándolo en “rebeldía”, de modo que podía ser arrestado y llevado a prisión en cualquier momento. La rebeldía fue de hecho suspendida cuando las audiencias se instalaron en Santa Cruz y el ex general de división, recluido en silla de ruedas desde hace más de 30 años, pudo estar presente en las sesiones. Entretanto, la declaratoria de rebeldía lanzada en Tarija estaba bajo consideración del Tribunal Constitucional, que decidió sobre ella este viernes.

La decisión de TC estaba disponible en la página web de la institución, pero el juez Fernández dictaminó que el documento debía llegar físicamente a sus manos.

LINK RELACIONADO
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center