Data: abril 19, 2014 | 5:33
GABO INMORTAL | Colombia y México comparten sus cenizas. El mundo vuelve a leer Cien Años de Soledad...

García Márquez construyó, escribiendo, un mundo de fantasía paralelo a la realidad

Personalidades del mundo de la cultura y también políticos desde India a América, pasando por África, han lamentado el fallecimiento de Gabriel García Márquez, el más internacional de los escritores colombianos que falleció el pasado jueves en su residencia mexicana a los 87 años. La trascendencia de su obra es comparable a la de Cervantes. El Gobierno de Colombia decretó un duelo nacional de tres días. México, país donde vivió desde hace más de tres décadas, le rendirá un homenaje nacional a realizarse el lunes en el Palacio de Bellas Artes del Distrito Federal.  Sus restos fueron incinerados; su familia piensa compartir las cenizas entre México y Colombia…

© Redacción Sol de Pando | Agencias | Ilustración: ©Hans Hoffmann Barrientos

Su obra cumbre, Cien años de soledad, que le hizo merecedor del Premio Nobel de Literatura en 1982 (año en que Bolivia recuperaba la democracia de las garras de una narco-dictadura propia de los tiempos de los Arce Gómez y los Pablo Escobar), es la novela más importante de la lengua española, después del Quijote de Cervantes.  De Cervantes a García Márquez, entre La Mancha y Macondo,  hay toda una historia universal.

Como re-encarnándose en su misma obra, a la muerte de Gabo se anuncian nuevas re-ediciones de su novela suprema, las ediciones piratas pescan en río revuelto y el mundo entero vuelve a leer Cien años de soledad, la más traducida de la literatura hispanoamericana.

Además de Cien años de soledad, García Márquez dejó otros clásicos de la literatura latinoamericana, como El coronel no tiene quien le escribaEl otoño del patriarcaLa hojarascaCrónica de una muerte anunciadaNoticia de un secuestro y Memoria de mis putas tristes. Dejó escrita una novela inédita que, según se anuncia, será publicada como una edición póstuma.

Para escribir Cien años de soledad, García Márquez tuvo que empeñar en 1965 su auto y pedir dinero prestado a los amigos. Cuando terminó, 18 meses después, ni siquiera tenía dinero para enviar el manuscrito a su editor en Buenos Aires.

Ahora, después de que Gabo –como se lo conocía al Nobel– ha vendido más de 30 millones de ejemplares de Cien años de soledad, queda releer esta joya de las letras y su producción.

Un universo paralelo

Borrando con su pluma la frontera entre lo mágico y lo real, el genio colombiano revolucionó las letras con narraciones de vida, de muerte y del más allá, que lo convirtieron en el escritor más famoso y querido de Latinoamérica.

Su muerte cierra uno de los capítulos más ricos de la literatura latinoamericana.

Inspirado en las historias que de niño escuchó contar a sus abuelos maternos, García Márquez creó el universo paralelo de Macondo y lo pobló con personajes alucinantes, como mujeres que levitaban, hombres que regresan de la muerte y parejas que engendran bebés con colas de cerdo.

Su abuela era una matriarca con dotes de adivinadora y el abuelo, un veterano de la Guerra de los Mil Días, igual que el protagonista de El coronel no tiene quien le escriba.

El escritor de sonrisa fácil, espeso bigote y pelo rizado fue la cara del boom de la literatura latinoamericana de la década del 60. La estatura universal de su estilo, el realismo mágico, fue reconocida en 1982 con el Nobel de Literatura.

“Yo soy simplemente un observador de la realidad nuestra”, dijo a la televisión española TVE tras recibir el premio.

“Tengo una sensibilidad especial para este mundo en que nací y es con esa sensibilidad con la que yo trabajo”, explicó. “Me niego a salir de ella. No tengo por qué salir de ella. Me ha ido muy bien con ella”.

Metódico y obsesivo, García Márquez contó al periodista estadounidense Jon Lee Anderson que se levantaba todos los días a las cinco de la mañana. Leía un libro durante un par de horas, hojeaba los periódicos, respondía e-mails y –lloviera o brillara el sol– dedicaba cuatro horas diarias a escribir.

Breve esbozo biográfico

1927
García Márquez nace el 6 de marzo, en Aracataca. Es el hijo mayor de una familia numerosa.
1947
Estudia Derecho en la Universidad Nacional en la capital Bogotá y publica dos historias cortas en el diario El Espectador, en el que luego trabajó.
1955-1957
Se publica La Hojarasca y se va a vivir a París.
1958
En Barranquilla se casa con Mercedes Raquel Barcha Pardo. Tiene con ella dos hijos: Rodrigo y Gonzalo.
1961
Se publica El coronel no tiene quien le escriba.
1967
Cien años de soledad se publica en junio. La familia se mudó a España, en donde estuvo hasta 1975.
1975-1976
El otoño del patriarca se publica. García Márquez recibió en la cara un puñetazo de Mario Vargas Llosa, escritor peruano, en una disputa personal.
1982
Gana el Premio Nobel de Literatura.
1985
Se publica El amor en los tiempos del cólera.
1989
El general en su laberinto se publica.
1994
Establece la Fundación del Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), para promover la democracia y el periodismo en América Latina.
1996
Se publica Noticia de un secuestro.
1999
Lucha contra un cáncer linfático, que cede después de recibir quimioterapia.
2002-2004
Publica sus memorias Vivir para contarla y luego Memoria de mis putas tristes.
2007
La Real Academia Española publicó una edición conmemorativa de Cien años de soledad.
2014
Fallece en su casa en la Ciudad de México.

Crónica final de su muerte poco anunciada

El Nobel de Literatura falleció el jueves de una afección renal y respiratoria.

«Gabriel García Márquez falleció a las 12:08 (18:08 GMT) del medio día del Jueves Santo. Presentó una insuficiencia renal y luego una respiratoria que lo hizo colapsar», dijo a Radio Caracol una persona de su entorno.

Según el reporte, el escritor y periodista, fallecido a los 87 años, habría sido incinerado el mismo jueves y sus cenizas reposan en la funeraria J. García López del barrio Pedregal, en el sur la capital de México. Esta institución dijo a la AFP que «el servicio ya se completó», declinando dar más detalles.

En Colombia, una de las hermanas de García Márquez, Aída, dijo a la prensa que espera que las cenizas del escritor sean trasladadas a su país natal: aunque reconoció que la decisión final la deberán tomar especialmente su viuda, Mercedes Barcha, y sus hijos, Gonzalo y Rodrigo, que viven en México.

En Arataca, su pueblo natal, en el momento en que se conoció la noticia de la muerte de Gabo “se escuchó por todo el pueblo el tañido de las campanas en la iglesia principal”, relató Viviana Oñate, una joven de 22 años oriunda de este municipio del Caribe colombiano que además fue inspiración para el legendario y mítico Macondo de Cien Años de Soledad.

LINKS RELACIONADOS
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center