Data: marzo 14, 2021 | 19:18
ARCE RECONOCIÓ CONSTITUCIONALIDAD DEL RÉGIMEN TRANSITORIO | Más allá de la ola de terror desatada por el quintanismo, el proceso por “Golpe de Estado” es insostenible. Dejará impunes la masacre de Senkata y la ilegal candidatura presidencial con que Añez y su entorno rompieron la transición…

VIDEOS GARANTIZAN LIBERACIÓN DE JEANINE AÑEZ

Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |

© Wilson García Mérida | Redacción Sol de Pando

Abundan pruebas para demostrar que la caída de Evo Morales no fue un Golpe de Estado sino una consecuencia del fraude electoral con que el jefe neo-estalinista intentó prorrogarse manipulando los mecanismos electorales, causando una revuelta popular que fue capitalizada por la ultraderecha boliviana, ante el ostensible vacío de una alternativa de izquierda. El responsable directo de ese fraude —originado en la negativa de acatar los resultados del referéndum del 21 de Febrero de 2016—, fue el entonces Ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana.

Entre las pruebas que la ex presidente Jeanine Añez dispone  a su favor para demostrar la constitucionalidad de su régimen transitorio, está el testimonio de la ex presidente del Senado Eva Copa que avaló la transitoriedad de Añez en representación del MAS, y una serie de documentos legislativos firmados por los propios parlamentarios del MAS, entre ellas la diputada Lidia Patty, prolongando la legislatura transitoria hasta la realización de nuevas elecciones. También consta el pedido de la COB para que Morales renuncie para aplacar la indignación nacional por su fraude prorroguista.

Evo huyó a México junto con Noemí Meneses

Y una serie de pruebas audiovisuales podrían ser determinantes para la liberación de Jeanine Añez, ahora encarcelada tras el reciente Golpe de Estado propinado desde el Ministerio de Gobierno por Quintana y los hermanos García Linera, que acaban de tomar control sobre el régimen de Luis Arce Catacora y David Choquehuanca (logrando modificar la agenda mediática que hasta el pasado viernes era dominada por la catastrófica derrota electoral de Evo Morales en las recientes elecciones subnacionales).

En un video, Evo Morales argumenta su renuncia voluntaria —sin denunciar en ningún momento Golpe de Estado alguno como causa de su dimisión—, afirmando acatar “el pedido” de organizaciones pro-evistas como la Conalcam y la COB e instituciones como la Iglesia Católica. En otro video se lo ve despidiéndose de sus bases en el aeropuerto de Chimoré acompañado por su concubina infantil Noemí Meneses; el jefe neo-estalinista seguía utilizando su condición política y bienes públicos para satisfacer su promiscuidad pedófila, incluso a la hora del autoexilio. El plan era retornar mediante una insurrección armada (el “vietnam moderno” de Quintana) para lo cual instruyó desde México “cercar las ciudades”. Ese plan fue frustrado por parlamentarios del propio MAS a la cabeza de Eva Copa.

La Agencia de Noticias Fides (ANF) difundió hoy otro video contundente: el ahora presidente del Estado, Luis Arce Catacora, cuando era candidato durante la campaña electoral, reconoció en una entrevista en el programa de No Mentiras de PAT, que Jeanine Añez era “presidenta transitoria constitucional”.

La masacre de Senkata no fue un “Golpe de Estado”

Con aquellas abundantes pruebas, judicialmente, el mal llamado “caso Golpe de Estado” se caerá por su propio peso. Es insostenible. Y tendrá efectos contraproducentes para el desarrollo democrático: dejará en la impunidad una serie de delitos que Jeanine Añez y su entorno cometieron durante la gestión transitoria, el principal de ellos: su proclamación ilegal como candidata presidencial, violando la norma constitucional que viabilizó su sucesión transitoria y causando daño económico al Estado por el uso indebido de bienes públicos durante su arbitrario y fallido proselitismo. Ese fue un auténtico Golpe de Estado contra la transición, propiciado sañudamente por su ministro Arturo Murillo y su principal asesor Erick Foronda.

Otro efecto contraproducente de la ola estalinista desatada por Quintana y García Linera, será la impunidad que la teoría del Golpe de Estado producirá a favor de los artífices de la masacre de Senkata, entre ellos la misma Añez. Es un grave error del Gobierno de Luis Arce mezclar el supuesto Golpe de Estado con esa matanza ejecutada por satinadores de Sanandita. Entre los imputados están inocentes militares que no tuvieron ninguna participación en ese hecho luctuoso, incluso un ex ministro de Energías, Rodrigo Guzmán, totalmente ajeno a la masacre.

La ola persecutoria desatada por Quintana no incluye ni por casualidad a los principales autores intelectuales de la masacre de Senkata: los ex ministros Fernando López Julio, Arturo Murillo y Roxana Lizárraga, y el agente de la CIA Erick Foronda. Entre los autores materiales figuran oficiales del Ejército curiosamente vinculados al mismo Quintana.

Hace dos semanas Sol de Pando envió requerimientos informativos a los ministros de Justicia, Iván Lima, y de Defensa Edmundo Novillo, pidiendo corroborar y actualizar las investigaciones que nuestro medio realizó sobre delitos y crímenes cometidos durante el proceso transitorio que presidió Añez. Lima y Novillo, con absoluta displiscencia y mala fe, se niegan a atender nuestros requerimientos de acceso periodístico a dicha información.

Senkata y la confesión del Ministro Genocida | VIDEO

El agente de la CIA que dio los poderes del Imperio a Murillo | VIDEO

Evo Morales coordina el «vietnam moderno» con un narcotraficante | VIDEO

LINKS RELACIONADOS

 

datos-y-analisis

 

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center