CARNAVAL DEL ACRE | Desde Brasiléia, el testimonio de Gislene Salvatierra, una cobijeña que promueve la integración de los pueblos acreanos de Bolivia y Brasil…

FIESTA DE UNIÓN EN LA FRONTERA

La comparsa de carnaval las «Rolinhas do Coronel» hasta hoy, todos los años, sale a la calle el domingo de Carnaval. Nació hace unos 30 años, lleva el nombre de Carlito César, a quien sus amigos llamaron cariñosamente Coronel Baleia… | Foto Gislene Salvatierra

Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |
© Gislene Salvatierra da Silva | Redacción Sol de Pando | Especial desde Brasiléia

En los tiempos más antiguos, todas las familias en Brasiléia se conocían, o tenían familiares en Cobija, frecuentaban los mismos lugares de ocio, participaban en movimientos sociales y culturales en todos los aspectos. La vida en ambas ciudades era pacífica y participativa.

Las costumbres del pueblo brasileño son muy interesantes. Muy similar a la de los otros municipios de Acre, en Brasileia se añaden las costumbres de los hermanos bolivianos debido al constante intercambio cultural ahora más intenso a través de los medios y la vida cotidiana de los estudiantes de los cursos de las universidades bolivianas instaladas en Cobija, desde 2010. Con esto, el panorama brasileño ha cambiado aún más, debido a los nuevos residentes de varios otros municipios de Acre y Estados que se encuentran en la región para estudiar en las facultades de Medicina que traen sus propias costumbres.

Un carnaval con razgos fronterizos

Es costumbre de los pueblos pequeños celebrar sus eventos en las plazas; en Brasiléia no es diferente. Nuestro gran logro, en términos de infraestructura para eventos, fue la Plaza Hugo Poli. Es en este lugar donde se celebra el Carnaval Legal y el Carnaval “fuera de temporada” en el mes de julio. Y muchos otros eventos que se destacan en Brasileia y atraen a muchos turistas a la ciudad.

El Carnaval, una fiesta genuinamente brasileña, celebrada en todo el país, y que no pierde su espíritu festivo. Aquí no es diferente, su gente alegre, versátil, cordial y hospitalaria mantiene la cultura brasileña con algunas adiciones a la cultura fronteriza a través de una relación cercana y el intercambio cultural.

GALERÍA | El Carnaval Acreano

Imagen 1 De 5

| Foto cortesía Gislene Salvatierra

Rondando entre Cobija y Brasiléia

El carnaval de antaño era celebrado en el Sport Club Brasilia y Salão Moreira, que más tarde se convirtió en Delmo Campos, pero la gente nunca dejó de jugar en la calle. En las fiestas de Cobija en el Club Social Cobija, Salón México, Discoteca Pacahuara y luego en Lennon Discoteca, todo en colaboración con Brasileia y Cobija. Cómo no recordar mi primera participación en el bloque «Los Incansables» en Cobija…

Las comparsas brasileñas salían a las calles y se mezclaban con los de los hermanos y vecinos bolivianos de Pando que, disfrazados, cruzaban el río y venían a jugar al Sport Club Brasilia. De aquí todos salían vestidos con jaguares, bailarinas, sol, luna, gitanos, turcos, árabes, payasos, arlequín, colombina y Pierrot. Bailaban al son de las “marchinhas” de la época, como Chiquita Bacana, Lua Ó Lua, Quieren robarles la paz, La luna es para San Valentín, Dadme dinero allí,  Cachaça no es agua, y muchos otros, que todavía se bailan hoy.

GALERÍA | La mirada de Gislene

Imagen 1 De 4

| Foto cortesía Gislene Salvatierra

Perfumes de mujer

En las décadas de 1950 y 1960 el carnaval se celebraba en los clubes… fueron muy alegres, todos se conocían en la ciudad y todo transcurrió sin problemas. El lanzador de perfumes todavía se usaba, a pesar de que el juez Dr. Daniel Israel vigilaba de cerca a los adolescentes y jóvenes. El carnaval callejero siempre tuvo lugar con la presencia de la gran muñeca llamada «A Baiana»; que llevaba debajo de su falda a Leonardo Barbosa, después fue reemplazado por Gabite Meireles, una persona muy alegre y vivaz. La comparsa carnavalesca de los estibadores, siempre presente, la de los Unidos da Encrenca salían de la casa de Seu Darci Campos.

La  Comparsa de mujeres de principios de 1963 sorprendió a sus esposos y novios porque salieron vestidos de negro con un guante blanco en una mano, con máscaras para no ser reconocidas, en el guante tenía un mensaje que no es para contar, solo saben quién experimentó el juego. Todos los años las mujeres innovaban, salían a las calles por la tarde y por la noche iban al club con sus maridos o novios. Lástima que en la década de 1990, los clubes cerraron, solo quedó el carnaval callejero centrado en la Praça Ugo Poli.

GALERÍA | El mundo carnal al revés

Imagen 1 De 4

| Foto cortesía Gislene Salvatierra

La comparsa “Rolinhas do Coronel”

Para recordar; los grupos famosos de la época fueron: Maracangalha, Mi vida en tus manos, Bloques juveniles, Futuros niños, Legionarios, Los Declarados y Arañas Negras, había otras, pero desaparecieron.

La comparsa de carnaval las «Rolinhas do Coronel» merece una mención especial, que hasta hoy, todos los años, sale a la calle el domingo de Carnaval a partir de las 3 pm. Nació hace unos 30 años, lleva el nombre de Carlito César, a quien sus amigos llamaron cariñosamente Coronel Baleia, quien, junto con sus hijos César, Sander, sus sobrinos Luciano, Jean, Anailton, así como familiares y amigos formaron el grupo, vestidos con ropa de mujer y confeccionada por las hijas Nazaré, Toia, amigos Socorro, Janete y otros, salían de la casa del Coronel hacia la plaza. Él, Carlito, siempre delante de la cuadra tocando las marchinhas de carnaval, de forma animada, todos se divertían y todavía se divierten porque el bloque aún existe y cada año es un éxito en el carnaval.

El nombre es una parodia a la telenovela de Rede Globo de Televisão llamado Tieta, en el que el coronel llamaba a las chicas que trabajaban en su casa «Rolinhas».  

Carlito murió en octubre de 2000, pero el bloque sigue vivo y cada año tiene más participantes, junto a las Rolinhas do Coronel están la comparsa do Boi, Os Pancadões y todo se convierte en fiesta y alegría.  Juegan y desfilan por las calles de Brasileia, seguidas de cerca por automóviles o a pie, por esposas, novias, amigos, niños y simpatizantes hasta la Praça Ugo Poli, donde se juntan a los bailadores que ya están en la plaza.

Podemos decir que el Carnaval fue y es una fiesta internacional, un vínculo entre los pueblos de Brasil, Bolivia y Perú.

LINKS RELACIONADOS
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center