Data: mayo 4, 2019 | 21:26
UNA TRANSACCIÓN COMÚN | El abogado Paulino Verástegui sostiene que la venta de un departamento de los padres de Mesa en favor de la esposa de Gonzalo Medina no presenta ningún indicio de lavado de dinero y fue en la estricta esfera privada bajo regulaciones de ley...

Familia Mesa aclara que cobró $us 55.000 a los Medina

El abogado Paulino Verástegui fue apoderado de José de Mesa y Teresa Gisbert, padres de Carlos Mesa y dueños del inmueble vendido a la familia del policía Medina. Contradice la confusa acusación de la diputada oficialista Susana Rivero. | Fotomontaje Sol de Pando
© Redacción Sol de Pando

La familia del ex presidente y candidato presidencial Carlos Mesa Gisbert, aclaró mediante su abogado Paulino Verástegui Palao que la transacción inmobiliaria con la familia del coronel Gonzalo Medina Sánchez, en el año 2009, implicó un monto total de $us 55.000 (cincuenta y cinco mil dólares) por la venta de un departamento en favor de la esposa de Medina, una funcionaria pública de nombre Blanca Hinojosa Imanareco.

El departamento comercializado se halla en el 7º piso Nº 701 del edificio Brasilia, avenida 6 de Agosto esquina Juan José Pérez de la ciudad de La Paz. | Foto blog Carlos Mesa

Según explica el abogado que estuvo a cargo de canalizar aquella transacción, el pago de los compradores Medina Sánchez a los vendedores Mesa Gisbert se efectuó en dos cuotas, la primera de las cuales, $us 30.000, fue depositada en la cuenta de Carlos Mesa a solicitud de sus padres y dueños del inmueble, los prestigiosios académicos José de Mesa y Teresa Gisbert, ya fallecidos.

Verástegui también informó que la venta del departamento de los esposos Mesa Gisbert se inició con la publicación de un Aviso Clasificado en la prensa, al cual, entre otros postores, respondió el hermano abogado de Gonzalo Medina.

Aquella transferencia ha sido denunciada por la diputada prorroguista Susana Rivero como un negocio ilícito donde se habría procedido al lavado de dinero procedente de una banda de narcotráfico ligada al policía Medina, recientemente dado de baja tras ejercer el Comando de la Felcc de Santa Cruz sin relevo desde el año 2016.

Siguiendo la explicación jurídica del abogado Verástegui, se trataría de una transacción comercial común y rutinaria como miles de familias bolivianas efectúan cotidianamente en el mercado libre inmobiliario y dentro la estricta esfera privada bajo las regulaciones de ley. No fue un turbio trato cerrado, ni personal ni secreto, entre el ex presidente Mesa, hoy candidato presidencial, y el policía Medina hoy procesado por actividades de narcotráfico en concomitancia con autoridades jerárquicas del Gobierno que preside Morales.  

De acuerdo al documento del abogado, intervinieron en la transacción varios miembros de ambas familias. Los esposos José y Teresa Mesa como propietarios y vendedores, su hijo Carlos como facilitador de la cuenta bancaria; y por la otra parte el abogado Rubén Fernando Medina Sánchez como gestor de la compra en representación de su hermano: el policía Gonzalo Felipe Medina Sánchez, quien compró la vivenda y pagó con su dinero en favor de su cónyuge gestante Blanca Grimanesa Hinojosa Imanareco.

“Quiero dejar claramente establecido que el señor Carlos Mesa no participó en el proceso de negociación, definición de costo, valor comercial, protocolización u otros, ni antes ni después del acuerdo”, enfatiza Paulino Verástegui.

Transcribimos a continuación el informe completo del doctor Verástegui Palao emitido en la víspera:

1) El año 2009 los señores José de Mesa y Teresa Gisbert me pidieron que me hiciera cargo, como abogado, de una operación de compra venta de un departamento de su propiedad. Dicho inmueble está ubicado en el 7º piso Nº 701 del edificio Brasilia, Av. 6 de agosto esq. Juan José Pérez de la ciudad de La Paz.
2) A través de un aviso de venta de inmueble, se contactó conmigo el doctor Rubén Fernando Medina Sánchez (CI. 2728622-Oruro) con quien se suscribió un documento privado de compra venta de fecha 16 de junio de 2009 (con doc. de reconocimiento de firmas Nº 14 de 16 de junio de 2009, formulario 7296824, serie L-PJ-FR-2009 ante notario 045, E. Ossio A.), por la suma de $us 55.000 (cincuenta y cinco mil dólares americanos), de los cuáles se pagarían $us 30.000 a la firma del documento privado y el resto cuando se formalizara la transacción. A solicitud de los vendedores los 30.000 dólares iniciales fueron depositados en la cuenta de Carlos Mesa.
3) El doctor Medina me pidió que la venta del departamento se hiciera a nombre de la señora Blanca Grimanesa Hinojosa Imanareco (CI. 1927860-Beni), quien en ese momento tenía una relación sentimental con su hermano Gonzalo Felipe Medina Sánchez, situación manifestada por la propia señora Hinojosa.
4) La formalización de la venta por escritura pública se retrasó porque había discrepancia en la superficie total del departamento, lo que obligó a realizar un proceso de aclaratoria de ubicación y superficie del bien inmueble (Testimonio 34/2010 ante Notario 045 E. Ossio A.  de escritura de aclaratoria de ubicación y superficie de bien inmueble).
5) Cuando ese proceso de aclaratoria se hallaba ya en su fase final, se firmó la escritura pública Nº 20/2010 de 4 de mayo de 2010 otorgada ante Notario Nº 045, Dr. Ernesto Ossio Aramayo. En este documento figura como precio de la compra venta la suma de Bs. 133.000 (ciento treinta tres mil bolivianos), que era el valor catastral del inmueble.
6) Quiero dejar claramente establecido que el señor Carlos Mesa no participó en el proceso de negociación, definición de costo, valor comercial, protocolización u otros, ni antes ni después del acuerdo.

Cabe precisar que en 2009 el policía Gonzalo Medina no enfrentaba ninguna sospecha pública y menos acusación oficial por narcotráfico. Su vinculación con el Cartel de Calabria al que pertenece su socio Pedro Montenegro Paz (hoy prófugo) comenzó a gestarse y materializarse algunos años después, al amparo de sus privilegiadas relaciones personales con los ministros de la Presidencia Juan Ramón Quintana y de Gobierno Carlos Romero.

LINKS RELACIONADOS
Komadina



sopa de mani



Soria Galvarro



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center