Data: abril 8, 2013 | 18:35
Expertos de Estados Unidos, España y Argentina se encuentran en Chile para examinar sus restos óseos y dictaminar la causa exacta de su muerte

La exhumación de Pablo Neruda podría re-escribir la historia

Expertos forenses en Chile exhumaron los restos del escritor chileno Pablo Neruda para intentar determinar con certeza la causa de su muerte, ocurrida poco después del golpe militar de 1973. | Foto AFP

Expertos forenses en Chile exhumaron los restos del escritor chileno Pablo Neruda para intentar determinar con certeza la causa de su muerte, ocurrida poco después del golpe militar de 1973. | Foto AFP

Expertos forenses en Chile exhumaron los restos del escritor chileno Pablo Neruda para intentar determinar con certeza la causa de su muerte, ocurrida poco después del golpe militar de 1973. En su momento, su muerte fue explicada como una consecuencia del cáncer de próstata que padecía, pero un allegado al Nobel de Literatura sostiene que, por órdenes del general Augusto Pinochet, se le inyectó una sustancia letal. Los restos que se encontraban sepultados en Isla Negra han sido trasladados a la capital, Santiago de Chile, para ser sometidos a diferentes pruebas. No se descarta que sean analizados en el exterior…

© Silvia Antelo Aguilar | Redacción Sol de Pando

Durante la jornada de este lunes 8 de abril en Isla Negra, donde está sepultado junto a su última mujer Matilde Urrutia, se realizó la primera fase de la exhumación de los restos del poeta Pablo Neruda, el mismo que se cumplió con un homenaje de poetas y músicos en la tumba del notable chileno que recibió el Premio Nobel de Literatura en 1971.

El acto de exhumación, autorizado por el juez Mario Carroza 40 años después del fallecimiento de Neruda, se produjo en presencia de allegados familiares y políticos del poeta, quien era militante activo del Partido Comunista de Chile y, como Senador elegido por el pueblo, estrecho colaborador del presidente socialista Salvador Allende, quien fue derrocado pocas semanas antes del fallecimiento de Neruda.  

En los próximos tres meses, según un reporte de BBC Mundo, un equipo internacional de 12 peritos intentará confirmar si murió de cáncer como se ha creído durante 40 años o fue víctima de un envenenamiento como afirma su exchofer Manuel Araya.

Ante las acusaciones de Araya, las autoridades chilenas exhumaron los restos del escritor y expertos de Estados Unidos, España y Argentina llegaron a Chile para examinar sus huesos y dictaminar la causa exacta de su muerte.

Los científicos se encuentran desde el domingo en la que fue casa del poeta en Isla Negra, a unos 100 kilómetros de la capital Santiago, donde fue sepultado.

Neruda falleció el 23 de septiembre de 1973, doce días después del golpe de Estado contra Allende.

Los expertos forenses tendrán que concentrarse en dos cosas:
Primero, buscarán evidencias del cáncer en los huesos del poeta. En caso de encontrarla, probarían que la enfermedad estaba en una etapa avanzada, lo que apoyaría, aunque no probaría, la teoría de que murió a causa de ese mal.

«Se supone que Neruda tenía cáncer de próstata. Esta enfermedad muchas veces hace metástasis en los huesos, así que es posible que descubramos qué tan avanzada estaba la enfermedad», le explicó Gloria Garrido Varas, antropóloga chilena que hace parte del equipo de exhumación, a la BBC.

«La facilidad para encontrarlo también va a depender de qué tan bien estén conservados los huesos después de tantos años», añade.

En segundo lugar intentarán identificar signos de toxinas, cuyo descubrimiento daría peso a la teoría de que fue asesinado por envenenamiento.

«Lo difícil de determinar si hay rastros de veneno es que no sabemos qué tipo de veneno estamos buscando. Dependiendo de eso, la cantidad utilizada y el número de dosis implicadas, será más o menos difícil identificarlo en el análisis», señaló Garrido.

AUDIOS | Sus poemas, en voz del poeta

Tras las huellas del cáncer y/o el veneno

Garrido asegura que pese a las dificultades y que han transcurrido 40 años desde su muerte, todavía es posible encontrar evidencias en los restos a través del análisis toxicológico.

«Confío totalmente en que tenemos las habilidades científicas para llevar a cabo el proceso correctamente, no solo porque contamos con una unidad médica de alto nivel, también porque hay muchos expertos externos colaborando en el proceso, toxicólogos estadounidenses y españoles», dijo.

Aun así, los profesionales implicados en la exhumación han aclarado en varias oportunidades que el resultado de la autopsia servirá como complemento, como aporte, y no será necesariamente decisorio para determinar específicamente cómo murió.

A la exhumación asistirán, entre otros, el juez que lleva el caso, Mario Carroza, además de cinco expertos del estatal Servicio Médico Legal, cuatro peritos de la Universidad de Chile y cuatro expertos internacionales.

El tiempo que demorará aún está por determinarse y depende del resultado de los procesos previos.

«En ese nicho hay dos urnas, por lo que primero se procederá a sacar la correspondiente a Matilde Urrutia (su esposa) para luego retirar la de Neruda. Una vez que constatemos que corresponde a la del poeta, se procederá a su extracción y sellado con la cadena de custodia, verificándose que lo que se sacó es lo que ingresa al Laboratorio de Antropología del Servicio en Santiago, que es lo que se examina e informa al magistrado», detalló el doctor Patricio Bustos, director del Servicio Médico Legal (SML) chileno, institución a cargo de la exhumación.

Frente a dudas de por qué es tan importante el proceso de exhumación, teniendo en cuenta que gran parte de la familia del fallecido está convencida de que murió de cáncer, la doctora Garrido opina que «la historia médica de Neruda sigue siendo un misterio porque nunca han logrado encontrar los historiales médicos. Mientras prevalezca la duda, la exhumación se justifica».

VIDEO | Sus poemas, en voz del poeta

Las sospechas de su asesinato

Sin embargo, quien fuera asistente personal del poeta durante su último año de vida asegura que el premio Nobel fue asesinado pocos días después del golpe de Estado del general Augusto Pinochet.

Bernardo Reyes, sobrino y biógrafo del poeta, dijo en una entrevista con CNN Chile que duda que agentes de la dictadura pudieran haber desarrollado, 12 días después del golpe de Estado, los mecanismos para asesinar al poeta mediante una inyección letal.

«La dictadura no tuvo que ver en ese proceso», aseguró.

Por su parte, Rodolfo Reyes, también sobrino de Neruda, dijo que la familia quiere saber la verdad más allá de si murió de causa natural o fue asesinado.

«Tenemos sentimientos encontrados, pero lo que esperamos es que se cumpla como deber ser», dijo a los medios locales. «Queremos que se sepa y se busque la verdad para saber de qué murió Pablo, si realmente falleció de cáncer, como es la versión oficial, o hubo una tercera mano», señaló.

LINKS RELACIONADOS

 

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center