Data: octubre 21, 2012 | 22:52
El hacinamiento se agrava por las duras condiciones climáticas propias de la región amazónica, con severas lluvias y un sofocante calor

En carceleta para 30 reos en Riberalta habitan 180; harán huelga si no amplían celdas

Así se viven, hacinados, los reos de la carceleta de Riberalta.

No obstante que la cooperación danesa donó un fondo de Bs 200.000 para ampliar la edificación carcelaria, las obras no arrancan y el hacinamiento agravado por las lluvias y el calor llevan a los ciudadanos privados de libertad a tomar medidas de hecho que podrían conflictuar este municipio durante la semana que comienza…

© David Bernal | Radio Riberalta

Los privados de libertad de Riberalta reclamaron nuevamente por la extremas condiciones de hacinamiento en que se encuentran y reclamaron de las autoridades e instituciones mayor celeridad en los diferentes proyectos encaminados a la ampliación de la actual carceleta o la construcción de un nuevo centro penitenciario.

Los internos se declararon en estado de emergencia y advirtieron que  comenzarán movilizaciones y medidas de presión como el ayuno voluntario, hasta que se resuelva favorablemente esta situación. Han aceptado un cuarto intermedio hasta el próximo lunes 29 de octubre, cuando, según un compromiso guernamental, deberán iniciase obras amplatorias de las celdas carcelarias; caso contrario iniciarían medidas de hecho como una huelga de hambre.

Dijeron, a través de sus representantes, que recientemente la embajada de Dinamarca donó la suma de 200 mil bolivianos para la construcción de nuevos ambientes en la carceleta, pero hasta el momento no se concreta este proyecto, menos la edificación de una nueva penitenciaría, porque las autoridades municipales no legalizan a favor del Ministerio de Gobierno los terrenos donde se levantará esta infraestructura.

Enfatizaron que en los actuales, pequeños y vetustos ambientes donde funciona la carceleta, apeñas tres pequeñas celdas, se encuentran con detención preventiva 180 internos, siendo que la capacidad es para unas 30 a 45 personas. Dijeron que una fuerte lluvia que cayó en horas de la madrugada en la anterior semana puso ribetes dramáticos a la situación de los internos, quienes tuvieron que permanecer de pié durante muchas horas porque los ambiente se inundaron totalmente.

El calor de la temporada es otros de los graves problemas que atraviesan durante las 24 horas del día. Clamaron ayuda inmediata por cuestiones de humanidad.

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center