Data: septiembre 11, 2012 | 23:00

El pensamiento libertario de Roque Dalton

Roque Dalton García (San Salvador, 14 de mayo de 1935 – 10 de mayo de 1975) fue un poeta, ensayista, narrador, dramaturgo y periodista salvadoreño. Hijo del inmigrante estadounidense Winnall Dalton, quien estaba casado con Aída Ulloa, y de la enfermera salvadoreña María Josefa García, Roque Dalton fue educado con los jesuitas en el Colegio Externado San José. Viajó a Santiago de Chile en 1953, para estudiar en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, aunque más tarde volvió a San Salvador a continuar sus estudios.
En 1957, con otros estudiantes salvadoreños, visitó la URSS para participar en el Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes por la Paz y la Amistad, durante el cual conoció a intelectuales y políticos que luego cobrarían relevancia en el contexto internacional, como el revolucionario nicaragüense Carlos Fonseca, fundador del FSLN, el poeta guatemalteco que ganaría el Premio Nobel años más tarde, Miguel Ángel Asturias, el poeta argentino Juan Gelman y el poeta turco Nazim Hikmet.
Encarcelado en 1960, fue liberado en octubre de ese año, al ser derrocado el presidente José María Lemus. Roque Dalton recorrió el mundo, viajó a países como la Unión Soviética y Corea del Norte, y vivió temporadas largas en México, Checoslovaquia y en Cuba.
SU MUERTE
Roque fue asesinado por sus propios compañeros del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), la guerrilla a la cual pertenecía en ese momento, junto con el obrero Armando Arteaga, «Pancho», bajo la acusación de ser agente de la Central de Inteligencia de EE. UU. También fue acusado de trabajar para la inteligencia cubana y de insubordinación ante la Dirección Nacional de la organización. Las acusaciones fueron desmentidas después. El ERP era liderado por Alejandro Rivas Mira. Los otros miembros del ERP que se encontraban al frente de la organización al momento del asesinato son Jorge Meléndez, Vladimir Rogel y Joaquín Villalobos. Poco más de un año después del asesinato, Villalobos pasó a dirigir el ERP y posteriormente formó parte de la comandancia general del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional de El Salvador (FMLN), siendo en tal calidad, firmante de los acuerdos de paz en 1992. No se conocen con exactitud los detalles de su asesinato, ni se sabe quién o quiénes lo ejecutaron. Tampoco se tienen datos exactos sobre el lugar donde fue asesinado. Existen dos versiones: una de ellas es que haya sido en una casa de seguridad del ERP ubicada en el Barrio Santa Anita, al sur de la capital salvadoreña. La otra es que haya sido en la zona conocida como El Playón, un lugar de lava seca del volcán de San Salvador. Ambas versiones han sido sostenidas por diferentes participantes en el proceso de guerra de El Salvador.
SU OBRA LITERARIA
«Mía junto a los pájaros», poesía, San Salvador, 1958; «La Ventana en el rostro», poesía, México, 1961 reeditada en San Salvador, 1979; «El Mar», poesía, La Habana, 1962; «El Turno del ofendido», poesía, La Habana, 1963; «Los Testimonios», poesía, La Habana, 1964; «Poemas-Antología», poesía, San Salvador, 1967; «Taberna y otros lugares», poesía, Premio Casa de las Américas, La Habana, 1969, (reeditado varias veces); «Los Pequeños infiernos», poesía, España, 1970; «Las Historias prohibidas de Pulgarcito», poema collage, México, 1979, (reeditado varias veces); «Pobrecito poeta que era Yo», novela collage, Costa Rica, 1976; «Poemas Clandestinos», poesía, Costa Rica, 1981; «Poesía elegida», poesía, Honduras, 1981; «En la humedad del secreto», Antología poética, El Salvador, 1994; Publicó algunos ensayos como: «El Salvador» (Monografía), «Un libro rojo para Lenin» (póstumo), «César Vallejo», La Habana, 1963; «El intelectual y la sociedad», 1969. «¿Revolución en la revolución?» y «La crítica de la derecha», La Habana, 1970. «Miguel Mármol y los sucesos de 1932 en El Salvador», 1972.

Los arrimados, los mendigos, los marihuaneros, los guanacos hijos de la gran puta, los que apenitas pudieron regresar, los que tuvieron un poco más de suerte, los eternos indocumentados, los hacelotodo, los vendelotodo, los comelotodo, los primeros en sacar el cuchillo, los tristes más tristes del mundo, mis compatriotas, mis hermanos.

***
No olvides nunca
que los menos fascistas
de entre los fascistas
también son fascistas.
***
Ya me voy porque estoy viejo y ya la muerte me llama. En el testamento digo: que me entierren en tu cama.
***
En esta cárcel maldita, donde reina la tristeza, no se castiga el delito. Se castiga la pobreza.
***
En el centro de la mar suspira una ballena, y en el suspiro decía: amor con hambre no llena.
***
Esas dos que están bailando tienen flacas las canillas, cuando los parió su madre no se usaban pantorrillas.
 ***
Negrita: por tu trabajo me cobraste cuatro reales. Negrita: no seas mala yo puse los materiales.
***
Amo tu desnudez porque desnuda me bebes con los poros, como hace el agua cuando entre sus paredes me sumerjo.
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center