Data: febrero 11, 2013 | 11:43
A mediados de marzo se reunirá el Colegio Cardenalicio para designar al sucesor de Joseph Ratzinger | Queda abierta la posibilidad de que el nuevo Papa provenga de Latinoamérica

El Papa Bendicto XVI lanzó su renuncia en medio de intrigas y crisis en El Vaticano

La abrupta renuncia de Benedicto XVI por motivos de salud, la primera de un Pontífice en casi 600 años, abre la puerta a un nuevo cónclave. La renuncia papal se produce en medio de una de las mayores crisis que enfrenta la Iglesia Católica atravesada por frecuentes historias de escándalos sexuales protagonizados por sacerdotes y obispos en distintas partes del mundo, pedidos de abolición del celibato y la reciente filtración de malos manejos en la administración financiera del Vaticano…

© Redacción Sol de Pando | Agencias

Benedicto XVI«Queridísimos hermanos, os doy las gracias de corazón por todo el amor y el trabajo con que habéis llevado junto a mí el peso de mi ministerio, y pido perdón por todos mis defectos...», fueron las palabras del papa Benedicto XVI al anunciar este lunes su renuncia al pontificado debido a su avanzada edad y a que, según dijo, no tiene las «fuerzas suficientes» para ejercer adecuadamente su ministerio,  de acuerdo a lo informado oficialmente por Radio Vaticano.

«Ahora, confiamos la Iglesia al cuidado de su Sumo Pastor, Nuestro Señor Jesucristo, y suplicamos a María, su Santa Madre, que asista con su materna bondad a los Padres Cardenales al elegir el nuevo Sumo Pontífice. Por lo que a mi respecta, también en el futuro, quisiera servir de todo corazón a la Santa Iglesia de Dios con una vida dedicada a la plegaria”, dijo el Papa en su sorpresivo anuncio durante el Consistorio Público Ordinario celebrado en la mañana del lunes en la Ciudad del Vaticano.

El corresponsal de la BBC en Roma, Alan Johnston, dice que la noticia «vino de la nada», que no había ningún rumor o especulación antes del anuncio del Papa.

Un vocero del Vaticano, el hermano Federico Lombardi, dijo que incluso los asistentes más cercanos del Papa no sabían qué estaba planeando y no podían creerlo. Añadió que la decisión demostraba un «gran coraje» y «determinación».

«A su edad, mi hermando quiere descansar más«, afirmó Georg Ratzinger, hermano de Benedicto XVI.

El profesor de teología alemán Max Seckler, un cercano amigo y excolega del papa Benedicto, recibió con beneplácito la noticia de la renuncia. «Ha sufrido mucho bajo ciertas cosas que fueron parte de su rol. Es difícil imaginar a qué intrigas debió enfrentarse en Roma. Lo ha agobiado porque él es un teólogo y una persona noble«, le dijo a la agencia alemana de noticias DPA.

El arzobispo de Canterbury, Justin Welby, ha asegurado que ha recibido con «plena comprensión» pero con «dolor en el corazón» la noticia de la dimisión del Papa Benedicto XVI, al tiempo que ha destacado que ha ejercido el cargo «con gran dignidad, perspicacia y coraje».

El Papa de la crisis

«Tras examinar repetidamente mi conciencia ante Dios, he llegado a la certidumbre de que mi fortaleza, debido a la avanzada edad, no es adecuada para el ejercicio del ministerio», dijo, en latín, el Papa.
Pero ya desde que era cardenal, Joseph Ratzinger estuvo a punto de jubilarse. Fue entonces que el Papa Juan Pablo II murió, en 2005 y, a pesar de que -como él mismo lo ha dicho- nunca quiso serlo, se convirtió en el Sumo Pontífice de la Iglesia Católica.
Benedicto tomó el timón de una de las tormentas más feroces a la que la Iglesia Católica se ha enfrentado en las últimas décadas, entre las que se destacan el escándalo de abusos sexuales a niños por parte de sacerdotes y la filtración de los cables del Vaticano.
Y en esa filtración, el Papa tuvo un papel, literalmente, pues los documentos que dejaron al descubierto un entramado de casos de corrupción dentro de la institución estaban en su escritorio. La revelación llevó el encarcelamiento de su mayordomo.
Por si fuera poco, Benedicto XVI se enfiló contra corriente al oponerse abiertamente a reivindicaciones liberales contemporáneas como el derecho al aborto y el matrimonio unisexual de gays y lesbianas.
La agencia Reuters afirmó que el Papa era «plenamente consciente de la gravedad de su gesto».
No obstante el rasgo crítico en el papado de Benedicto XVI, el Sumo Pontífice dejó una huella muy marcada en Latinoamérica, habiendo visitado este continente en varias oportunidades, al punto de disputarle a su antecesor Juan Pablo II el título de «Papa Viajero».
En el 2012, además de México y Brasil, el Papa Benedicto XVI visitó Cuba, en marzo, reuniéndose con Fidel Castro tras ser recibido con todos los honores por el presidente Raúl Castro.

La expectativa latinoamericana

Entre los cardenales que elegirán al nuevo Papa, hay importante presencia latinoamericana.

Entre los cardenales que elegirán al nuevo Papa, hay importante presencia latinoamericana.

En el cónclave para la elección del Papa, que se celebrará probablemente entre quince y veinte días después del 28 de febrero, fecha de la renuncia de Benedicto XVI, participarán 120 cardenales del Colegio Cardenalicio vaticano.

El cardenal de Ghana, Peter Turkson, de quien se cree que tiene grandes chances de suceder a Benedicto XVI le dijo al programa Focus on África de la BBC que este es un momento para rezar y no para especular. También señalan al italiano Angelo Scola, al austríaco Christoph Schoenborn y al ghanés Peter Turkson como favoritos.

En Latinoamérica vuelven las expectativas sobre la posibilidad de que el próximo Sumo Pontífice provenga de este continente mayoritariamente católico y con profundos problemas sociales de pobreza, marginalidad y violencia extremas.

La región representa al 42% de la población católica de todo el mundo, de unos 1,200 millones de fieles, por lo que es el mayor bloque dentro de la Iglesia, comparado con un 25% en Europa.

Luego de Juan Pablo II, que era polaco, y Benedicto XVI, nacido en Alemania, el puesto, alguna vez reservado para los italianos, ahora está abierto para todos. El origen dependerá del perfil del nuevo Papa que consideren mejor para guiar a la Iglesia los cardenales encargados de la decisión en el próximo cónclave.

Dos responsables del Vaticano recientemente dieron indicios sorprendentemente claros sobre los posibles sucesores. El resultado de sus declaraciones es que el próximo Papa bien podría ser de Latinoamérica.

“Conozco muchos obispos y cardenales de América Latina que podrían asumir la responsabilidad de la Iglesia universal”, expresó el arzobispo Gerhard Mueller, quien ahora ostenta la anterior posición del Papa como jefe de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Si el próximo cónclave realmente le diera el turno a Latinoamérica, los principales candidatos de la región parecen ser Odilo Scherer, arzobispo de la enorme diócesis de Sao Paulo, o el ítalo-argentino Leonardo Sandri, que ahora dirige el departamento vaticano de las Iglesias Orientales.

Brasil cuenta con cinco cardenales que pueden ser «papables», según el obispo auxiliar de la Archidiócesis de Aparecida, Darci Nicioli. El religioso dijo al portal G1 que, además de Scherer, están en el bolo el actual presidente de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil, Raymundo Damasceno, de 75 años; el arzobispo emérito de Sao Paulo, Claudio Hummes; el cardenal João Braz de Aviz, de 65 años y el arzobispo de Salvador, Geraldo Majella Agnelo, de 66 años.

La huellas de Ratzinger

Con el sorpresivo anuncio de su renuncia al pontificado, Benedicto XVI se asegura un espacio en las listas de curiosidades a futuro: es el primer Papa que dimite en casi 600 años. La última renuncia fue la de Gregorio XII en 1415, dos años antes de morir.

Pero ésta no es la única particularidad que distingue a este Sumo Pontífice. Joseph Ratzinger fue el primer alemán nombrado Papa desde el siglo XI, cuando al menos tres germanos encabezaron a la cristiandad.

El Papa Benedicto, excardenal Joseph Ratzinger, nació el 16 de abril de 1927 y fue elegido Papa el 19 de abril de 2005, después de la muerte de Juan Pablo II.

Durante la Segunda Guerra Mundial se unió a las juventudes hitlerianas y fue reclutado como artillero antiaéreo. Como cardenal pasó 24 años en la Congregación de la Doctrina de la Fe conocida antiguamente como la Inquisición.

Con 78 años de edad, fue también el Pontífice más viejo elegido desde el siglo XVIII. Clemente XII, quien fue elegido en 1730, era sólo tres meses mayor que Benedicto XVI.

La elección del pontífice número 265 fue una de las más rápidas en una centuria. Se le escogió en poco menos de 24 horas y tras sólo cuatro votaciones.

El Papa Pio XII, fue escogido en 1939 en un solo día, tras tres rondas de votación.

LINKS RELACIONADOS
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center