Data: noviembre 26, 2016 | 16:05
DEL GRANMA AL ACUERDO CON EE.UU. | Un raro sino llevó al líder cubano nacer politicamente y morir como leyenda un 25 de noviembre...

El destino de Fidel fue navegar por la historia

Fidel murió ayer 25 de noviembre a los 90 años. Tenía 30 cuando inició la Revolución Cubana junto al Che, precisamente partiendo de Veracruz, México, hacias las costas de su país a bordo del Granma, el 25 de noviembre de 1956. | Fotomontaje Sol de Pando

Fidel murió ayer 25 de noviembre a los 90 años. Tenía 30 cuando inició la Revolución Cubana junto al Che, precisamente partiendo de Veracruz, México, hacias las costas de su país a bordo del Granma, el 25 de noviembre de 1956. | Fotomontaje Sol de Pando

© Wilson García Mérida | Redacción Sol de Pando en Xapurí
Tras el desembarco del Granma en costas cercanas a la Sierra Maestra donde se instaló el foco guerrillero principal, comenzó la Revolución y la historia de Latinoamérica cambió para siempre. | Foto archivo Sol de Pando

Tras el desembarco del Granma crca a Sierra Maestra donde se instaló el foco guerrillero principal, comenzó la Revolución y la historia de Latinoamérica cambió para siempre. | Foto archivo Sol de Pando

El 25 de noviembre de 1956, dando fin a su exilio en México,  Fidel Castro nacía a una vida política que marcó el estilo revolucionario más impactante en la historia latino-americana del siglo XX, cuando 82 combatientes al mando de Fidel, entre ellos Ernesto Che Guevara, retornaron a Cuba a bordo del yate Granma para iniciar la revolución. Sesenta años después —ni un año más, ni un año menos— el viaje de Fidel terminó. Su muerte ayer viernes 25 de noviembre del 2016, una muerte natural, selló el destino de un hombre escogido por la historia para ser amado y odiado con toda pasión. Su nombre y su memoria pasan a la eternidad.

El Gramma era un barco de madera y motor de aceite con una sola cubierta construido en 1943. Actualmente se exhibe en el Memorial Granma adjunto al Museo de la Revolución en La Habana. | Foto archivo Sol de Pando

El Gramma era un barco de madera y motor de aceite con una sola cubierta construido en 1943. Actualmente se exhibe en el Memorial Granma adjunto al Museo de la Revolución en La Habana. | Foto archivo Sol de Pando

“Con profundo dolor comparezco para informar a nuestro pueblo, a los amigos de nuestra América y del mundo, que hoy, 25 de noviembre del 2016, a las 10:29 horas de la noche, falleció el comandante en jefe de la Revolución cubana, Fidel Castro Ruz», anunció ayer casi a la medianoche el presidente cubano y hermano del fallecido, Raúl Castro (quien en los últimos tres años fue encargado de restituir relaciones diplomáticas con los Estados Unidos de Obama, perforando el bloqueo imperial con que fue castigada la Revolución). El gobierno de La Habana no entró en detalles sobre las causas de la muerte de Fidel, pero anunció que las exequias, a partir de este sábado, durarán toda la semana próxima. Sus restos fueron cremados esta mañana “en cumplimiento a la voluntad expresa del compañero Fidel”. Sus cenizas recorrerán todo el país para su despedida.

Fidel murió a los 90 años. Tenía 30 cuando inició la Revolución Cubana junto al Che, precisamente partiendo de Veracruz, México, hacias las costas de su país a bordo del Granma, el 25 de noviembre de 1956.

Ese histórico día, que fue lluvioso según recuerdan los cronistas de la época, el Granma abandonó el puerto de Tuxpan, Veracruz, de madrugada con los exiliados cubanos que volvían a su país para expulsar al presidente Fulgencio Batista, el dictador que había convertido a la isla caribeña en un prostíbulo de Estados Unidos. Tras el desembarco en costas cercanas a la Sierra Maestra donde se instaló el foco guerrillero principal, comenzó la Revolución y la historia de Latinoamérica cambió para siempre. Aquella Revolución que empezó con la expedición del Granma, culminó triufante  tres años después con la toma de La Habana el 1 de enero de 1959.

El Granma era un barco de madera y motor de aceite con una sola cubierta construido en 1943. Actualmente se exhibe en el Memorial Granma adjunto al Museo de la Revolución en La Habana.

México, cuna de la Revolución Cubana

Fidel Castro y el Che Guevara recluidos en una cárcel mexicana, cuatro meses antes de emprender la expedición del Granma. | Foto archivo Sol de Pando

Fidel Castro y el Che Guevara recluidos en una cárcel mexicana, cuatro meses antes de emprender la expedición del Granma. | Foto archivo Sol de Pando

Fidel Castro fue exiliado por el gobierno de Batista en julio de 1955, tres años después de la Revolución Nacional en Bolivia. El joven abogado cubano, que llegó al Distrito Federal a bordo de un Bimotor DC-6, no perdió tiempo y planificó su retorno para derrocar al dictador pro-yanqui reclutando combatientes para su revolución en mente. Ahí estuvo el Che Guevara, médico argentino. Ambos formaron una organización clandestina que fue el núcleo duro de la futura guerrilla en Sierra Maestra, teniendo como instructor a un antiguo comandante republicano de la guerra civil española, Alberto Bayo Giraud.

El Gobierno mexicano jugó un rol ambivalente en ese proceso. Aceptó asilar a los rebeldes cubanos, pero a la vez los perseguía quedando bien a los ojos del dictador Batista.

El 21 de junio de 1956, la Dirección Federal de Seguridad de México allanó los domicílios de los exiliados y arrestó a más de 20 sublevados, entre ellos Fidel y el Che, que compartieron una celda.

Cuando fueron liberados, tomaron el GraNma rumbo a casa, no quedaba otra.

Sesenta años después, Cuba recuerda aquella expedición que dio inició a la Revolución Cubana, y despide con honores a Fidel.

LINKS RELACIONADOS
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center