GRAVE PROBLEMA PARA EL GOBIERNO DE EVO MORALES | La alevosa gestión de Quintana en la Amazonia boliviana deriva en ruptura con los municipios brasileños del Acre | La Policía Federal detuvo a un agente de inteligencia boliviano que sacaba fotos en la audiencia legislativa de Brasiléia, mientras se exige la liberación de un mototaxista brasileño preso en la cárcel de Cobija

Diputados del Brasil piden cerrar frontera debido a la extrema corrupción en Pando

Escuchar en este video fragmentos del audio con la voz de Mauro Vásquez ”negociando” su apoyo al Gobierno de Evo Morales, al comienzo y al final del reportaje televisivo junto con los fotogramas de Quintana y “Mauro” |

Si el Gobierno de Bolivia —en los próximos 15 días en que se mantendrían bloqueados los puentes que conectan la Zona Franca de Cobija con los municipios brasileños del Acre— no revierte este proceso constitutivo de un Estado delincuencial en nuestro lado de la frontera, aquella convivencia pacífica y armoniosa que se mantuvo durante tantas décadas entre dos pueblos tradicionalmente fraternos y laboriosos, se habrá roto irremediablemente. Esta es la señal más inequívoca que muestra el fracaso de la política estatal en la Amazonia boliviana a cargo del ministro Quintana, sobre cuya gestión, sobre todo en Pando, se observa más corrupción que transparencia, la injusticia campea, la presencia estatal en las zonas fronterizas está más débil que nunca y con los malos tratos a los vecinos del Brasil estamos más cerca de una confrontación internacional que de una mejor integración entre dos pueblos hermanos…

© Wilson García Mérida

Durante la jornada de ayer miércoles 22 de noviembre, una comisión especial de la Cámara de Diputados del Congreso del Brasil sesionó en una Audiencia Pública realizada en el municipio de Brasiléia, Estado de Acre, frontera con Bolivia, para tratar un único tema en la agenda: Abusos que sufren ciudadanos brasileños por parte de autoridades del Departamento boliviano de Pando, en la otra orilla del río Acre. Por la reincidencia y gravedad de los hechos, la plenaria de los legisladores brasileños determinó pedir el cierre de los puentes Internacional (Epitaciolandia) y de La Amistad (Brasiléia) durante otros 15 días adicionales, ya que dicha medida se mantiene inalterable desde hace más de una semana a raíz del encarcelamiento de un mototaxista brasileño en la cárcel de Cobija.

La sesión legislativa de la Cámara de Diputados del Brasil en el municipio acreano fue celebrada a solicitud del diputado Major Rocha, quien, en representación de la sociedad civil de Brasiléia, Epitaciolandia, Assis Brasil, Xapurí, Capixaba, Río Branco y otros municipios del Acre (territorios de Bolivia hasta antes de la Batalla de Bahía)  demandó a la Cámara de Diputados definir una acción de Estado para frenar los excesos y abusos que cometen las actuales autoridades bolivianas especialmente en el departamento vecino de Pando. “El arbitrario encarcelamiento del trabajador brasileño Eronildo da Silvia en Cobija es la gota que rebalsó el vaso”, protestó Major Rocha.

Un expediente de la Fiscalía de Pando que determinó el encarcelamiento del mototaxista brasileño, involucra a la organización criminal de Mauro Vásquez Guerra en un intento de extorsión y amenazas de muerte contra un profesional bancario de Cobija al parecer envuelto sentimentalmente con la mujer de un mafioso que sería importante socio de “Mauro”.

El mototaxista brasileño fue encarcelado en el penal de Villa Busch, Cobija, bajo el cargo de ser parte de la banda de “Mauro”, lo cual generó protestas en Brasiléia y Epitaciolandia por parte del gremio brasileño de mototaxistas y familiares del reo que mantienen bloqueados los dos puentes fronterizos desde el pasado 13 de noviembre.  Bajo esa presión, el Gobierno boliviano se vio obligado a detener a “Mauro”, a quien la Policía Federal del Brasil identifica como uno de los principales proveedores de droga peruana que ingresa al Acre brasileño atravesando Cobija; además Mauro Vásquez, sindicado de dirigir una banda de despiadados sicarios peruanos y brasileños, estaría promoviendo en los últimos meses una ola de violentas extorsiones que se cometen contra ejecutivos y funcionarios bancarios en la misma Cobija, atentando contra el emergente florecimiento de la banca privada en esa ciudad tan alejada de Bolivia.

La reclusión en la cárcel de Villa Bush, Cobija, de Eronildo da Silva López puso en el debate público, a ambos lados del puente, las condiciones infrahumanas en que se hallan hacinados más de un centenar de reclusos, entre ellos varias inocentes mujeres víctimas de la injusticia política, como una contadora que denunció los negociados familiares del gobernador Luis Flores Roberts, y una jueza que falló a favor de una empresa castañera privada, Tahuamanu, la principal industria de Cobija  que el Ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, pretende “nacionalizar”  para encubrir la quiebra de la Empresa estatal Boliviana de la Almendra (EBA) en Riberalta.  Según el diputado Walter Prado, Presidente de la Comisión de Derechos Humanos, los brasileños recluidos en la cárcel boliviana “son tratados como animales”. Prado compara el penal de Cobija con la prisión norteamericana de Guantánamo, un campo de concentración, abandonado a su suerte como  casi toda la infraestructura estatal de seguridad pública en Pando.

Por si fuera poco, durante la Audiencia Pública de los diputados en la Cámara Municipal de Brasiléia, la Policía Federal apresó a un presunto agente de inteligencia boliviano que se habría infiltrado en la sesión legislativa para tomar fotografías de un modo que resultó sospechoso para las autoridades federales. Aunque no está confirmado si el supuesto agente es policía o militar, el ciudadano boliviano guarda detención en una carceleta de Brasiléia mientras se investiga cuál era el propósito de su presencia en la Audiencia Pública de los diputados brasileños y cuál el destino de aquellas imágenes tomadas dentro y fuera de la Cámara Municipal.

Este inusual tensionamiento en la frontera acreana de Bolivia y Brasil es una señal de que las políticas de desarrollo diseñadas y ejecutadas por el Gobierno de Evo Morales para la Amazonia boliviana están fracasando rotundamente, pues en lugar de transparencia en la gestión pública de la frontera predominan la corrupción y la injusticia, y en vez de una política con resultados eficaces en las estrategias de integración productiva y cultural con los países vecinos se impone una política confrontacional, irrespetuosa y desintegradora.

Las responsabilidades de Quintana

En este lado del río Acre la administración populista está en constante proselitismo y en permanente afán de control y dominio, mientras en la otra orilla sociedad civil y sociedad política logran ejercer un eficaz diálogo institucional, democráticamente moderno.

Aquel joven ex oficial del ejército boliviano, rodeado de un áurea intelectual por sus trabajos de sociólogo consultor en distintos gobiernos del régimen pasado y que en el 2006 había recibido la confianza del presidente Evo Morales para llevar paz, progreso y revolución productiva y cultural a la Amazonia boliviana aprovechando sus dotes de “estratega”, es considerado hoy el más temible represor y extorsionador político en estas tierras donde las esperanzas del cambio se han trocado en desilusión y en un miedo colectivo que congeló la conciencia libre y crítica en el pueblo amazónico, conciencia tal que era  necesaria para avanzar hacia la efectiva transformación estructural en este eslabón débil del país.

Aquel idealista a quien se le atribuía el perfil perfecto de un líder revolucionario para transformar la Amazonia e integrarla al país con la fortaleza cultural de la mirada indígena, con armonía entre sus diversos habitantes bajo el consenso de una novísima hegemonía democrática en la sociedad civil, y con transparencia en los actos de Gobierno (requisitos éticos ineludibles para romper un pasado de prebendas y mediocridades con que el país se quedó postrado en el atraso y la dependencia), es hoy el artífice de un nuevo prebendalismo y de la más espantosa ineficiencia de gestión.

A Juan Ramón Quintana le enfermó el exceso de poder. Su compulsiva adicción a decidir por encima de sí mismo (y en muchos casos por encima del propio Evo Morales) le causó un daño mental y moral que le tornó en un sujeto altamente peligroso para el proceso de cambio y para la democracia misma. Tenebrosa combinación estadólatra de Stalin y Hitler, es la encarnación misma de la reacción totalitaria que germina en el seno del proceso revolucionario boliviano, típico en la historia de los pueblos que se fían de “iluminados” en la cresta de la ola.

El goce del poder y el deleite de estar por encima de los demás usufructuando los beneficios de la prebenda, pervirtieron el sentido de la transformación estructural en Pando.

Principios esenciales de la Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia, como la defensa prioritaria de los derechos territoriales indígenas, se hicieron trizas en este laboratorio propicio de la revolución boliviana llamado Pando. Los Pacahuara, etnia emblemática de la identidad amazónica pandina, desterrados por Banzer hace más de 30 años, hoy han dejado de existir en este Departamento irremediablemente, por obra y gracia de Quintana y sus obsecuentes “saneadores” de tierras, entre ellos el mismísimo Alejandro Almaraz. La empresa maderera beneficiada con más de 220.000 hectáreas del territorio Pacahuara en la provincia Federico Román, también fue víctima de la acción extorsiva del poderoso hombre que le arrancó a Mabet “recortes” para meter poblaciones militantes (leales a él) dentro la concesión, pero igual los Pacahuara se jodieron por no militar en el partido, y ya no existen en Pando con territorio propio, ni siquiera con una parcela en los recortes a la concesión Mabet. Esperemos que los resultados del Censo no mientan sobre esta inaceptable realidad de una nación extinguida por el Estado “plurinacional” de Quintana.

La Constitución ordena que las concesiones auríferas en territorios indígenas amazónicos deben ser sometidas a consulta previa. Sólo él sabe quiénes detentan esas concesiones entre gallos y media noche. Él las concede, sin consultar a nadie, siempre extorsionando.

El fortalecimiento fronterizo, la efectiva presencia del Estado y de la sociedad civil en las desguarnecidas fronteras amazónicas de Bolivia era el argumento fundamental para un despliegue colosal de recursos financieros y logísticos durante los siete años de un gobierno en el que Quintana detenta las llaves de nuestra Amazonia firmando cheques e imponiendo prebendas y miedos desde su teléfono celular; el resultado de este estilo de gestión es una dilapidación incontrolada apenas traducida en un deplorable saldo de votos a fuerza de chantajes y de lealtades políticas desvalorizadas por la obsecuencia sin principios. Las fronteras siguen tan o más vulnerables que hace veinte años; Bolpebra fue apenas un pretexto para justificar “proyectos” tan millonarios como fantasmas, y los tráficos ilícitos siguen reinando en la oscuridad de este persistente y vergonzoso símbolo del reincidente abandono boliviano.

La lógica de la acumulación compulsiva del poder, personal o partidocrática, es una lógica necesariamente extorsiva.  Si Sol de Pando no sigue la línea del “proceso” que según Quintana es la línea de la obsecuencia, del engaño y la ininterrumpida operación sicológica (opsic), entonces dejará de existir, quítenles a los pandinos su derecho revolucionario a informarse con sostenido profesionalismo periodístico, que las aerolíneas estatales no hagan intercambios con este enemigo, que no viaje más a Cobija, que se quede exiliado en Cochabamba, confísquenle sus 2.000 ejemplares si logra embalar su carga, destruyan su red de canillitas para que nunca más circule en las calles con voceadores bien uniformados en cada esquina de la capital pandina; aterroricen, golpeen, a los periodistas que colaboran con ellos en Cobija, y si persisten en informar lo que no deben informar, ¡mátenlos si fuera preciso!, tapen el sol con un dedo. Vivirán y serán felices sólo si se cuadran en la línea de la infiltración, de la desinformación, de la venalidad y la sumisión. Vulgar extorsión, la manera ésta que tiene de hacer gestión política y administrativa el camarada Quintana. Si la Alcaldesa se niega a que se use su hotel como el cuartel general de nuestros negocios con el ”Mauro” y sus brasileños y peruanos, entre otros negocios, anda Galo, denúnciala ante la Fiscalía con eso de la escuelita fantasma y que la encarcelen. La mejor política para acumular y conservar todo el poder para nosotros, es la política de la extorsión; sólo daremos pegas y convertiremos en candidatos a los que se cuadran como deben, sin chistar ni importar su moral ni sus convicciones. Serán nuestros, sólo nuestros, sin nosotros serán muertos civiles.

Es comprensible la lógica de la acumulación compulsiva del poder; pero es imperdonable cuando esta sicopatía extorsiva rebasa los límites de la ética y la moral; cuando la extorsión se convierte luego en traición y crimen de lesa revolución, de lesa democracia, de lesa patria y de lesa humanidad. Las prácticas extorsivas e intimidantes impuestas por el Ministro de la Presidencia en la región amazónica del país, especialmente en el Departamento de Pando (Dios le salve al Beni), están muy lejos de configurar un verdadero Estado Plurinacional. Aquí se está gestando un horrendo Estado Delincuencial con todos los rasgos constitutivos que caracterizaron al régimen oprobioso de García Meza y Arze Gómez, incluyendo le necesidad de comenzar a andar con el testamento bajo el brazo, de día y de noche, incluso a la hora del almuerzo.

Cacarear a los cuatro vientos que se hará justicia por las víctimas de Porvenir encarcelando a Leopoldo Fernández, quien no apretó el gatillo evidentemente a pesar de ser un gestor de la violencia y la corrupción en Pando heredados por su buen aprendiz Quintana, y premiarles con prebendas, pegas en la Gobernación y con todos los privilegios habidos y por haber a aquellos que sí apretaron el gatillo matando indefensos campesinos del MAS en Porvenir, como Esteban “Chito” López y los otros boys infiltrados de “Mauro” en aquel nefasto día de septiembre, ¡habrase visto!

Saludar al “jefe” con el saludo del MAS, con un puño el alto y con el otro golpeándose el pecho; y a la vez ofrecerles nada menos que a los enemigos naturales del Presidente indígena, y del MAS, que se les pondrá a buen recaudo en Venezuela una vez que hagan el “trabajo convenido”, como se convino con Mauro Vásquez, pretendiendo manchar el nombre de la revolución bolivariana con la presencia en territorio venezolano de un narcotraficante  y asesino serial pandino, ¡qué locura es ésta santo Dios!

Estigmatizar como “derechistas” a quienes sólo vociferan la verdad no por vociferar sino porque la verdad es una voz en sí; disfrazar esa impostura usando la memoria de las víctimas de Porvenir, y al mismo tiempo gestionarle a “Mauro”, jefe de los sicarios que produjeron esas víctimas en Porvenir,  una autorización para portar armas tras su excarcelación y convertirlo en un hombre de Estado que se infiltra, que trafica y extorsiona nuevamente en la frontera con el Brasil, ¡qué diablos está pasando!

Y si el remate de todo esto es que el Brasil nos cierra su frontera, y por razones de elemental seguridad propia nos bloquea la Zona Franca, que es lo único que tiene Cobija para vivir con cierta dignidad, ¡entonces presidente Evo Morales, destituya sin vacilar a este abusivo Ministro suyo que está conspirando contra usted y contra su Gobierno desde el Gobierno mismo, desgastando su imagen democrática hasta los suelos con cada cagada que se manda en Pando! A no ser que usted, Presidente,  sea su cómplice y su encubridor. U otra víctima estratégica más de las patéticas tácticas extorsivas de su querido “experto” en Seguridad e Inteligencia.

Resultaría muy saludable que el presidente Evo Morales se responda a sí mismo, y por tanto al país, estas cuestiones básicas sobre el tema que hoy nos ocupa:

  1. ¿Le informó Juan Ramón Quintana sobre las tratativas y acuerdos a los que arribó con Mauro Vásquez Guerra para obtener información y pruebas conducentes a la reclusión y condena judicial de Leopoldo Fernández?
  2. ¿Qué datos le dio Quintana, si lo hizo, sobre los antecedentes policiales y judiciales de “Mauro”, en el momento de justificar los contactos que mantuvieron ambos mediante el abogado de Mauro Vásquez y los emisarios del Ministro de la Presidencia en Cobija?
  3. ¿De cuántas reuniones sostenidas con “Mauro” y sus contactos en el Hotel Asaí le informó el ministro Quintana?

Si usted dio su visto bueno a esa componenda política e inmoral del Ministro de la Presidencia con el mafioso, a esa perversa alianza entre dos maestros de la extorsión organizada como forma de ejercer el poder,  lo más probable, presidente Evo, es que fue usted engañado en su buena fe.

Juan Ramón Quintana Taborga es, pues, la contradicción principal que el proceso de la revolución boliviana debe superar hoy para no seguir retrocediendo; aún a riesgo de que resulte un reto letal para quienes sostenemos esta verdad con la firmeza de nuestras convicciones y con la fuerza del rigor informativo que es nuestra única razón de ser; porque como decía el entrañable comandante Guevara: La verdad es revolucionaria, la mentira es reaccionaria. © WGM

15 días para transparentar la frontera

La interrupción del libre tránsito de la Zona Franca de Cobija a los municipios del Acre brasileño por un lapso de quince días como determinaron los diputados del país vecino, afectará especialmente a los comerciantes, en su mayoría provenientes del altiplano boliviano, que dinamizan la economía  la capital pandina proveyendo a  los consumidores brasileños electrodomésticos y otros productos de importación que llegan a esta frontera desde la Zona Franca de Iquique.
Este bloqueo sin precedentes a la economía de Cobija no ha sucitado ninguna reacción entre las autoridades bolivianas; por el contrario, durante esta jornada el Gobernador de Pando, Luís Adolfo Flores, se desentendió del asunto fronterizo y se enfrascó en promocionar mediáticamente un proyecto de obras viales entre Beni y Pando promovido por el Ministerio de la Presidencia.
Varios diputados presentes en la Audiencia Pública de Brasiléia,  Manoel Moraes entre ellos, plantearon apresurar el establecimiento de zonas francas (“Free Shops”) en Brasiléia y Epitaciolandia para romper la estrecha dependencia del comercio importador de Cobija entre los solventes consumidores brasileños.
La protesta brasileña tiene que ver con una serie de convenios bilaterales incumplidos por Bolivia especialmente en materia de Derechos Humanos de ciudadanos del Brasil radicados en nuestro país.  Bolivia tiene el compromiso de acoger a casi 10.000 estudiantes brasileños de Medicina matriculados en distintas universidades públicas y privadas del territorio nacional. Para los jóvenes del país vecino la matrícula universitaria en Bolivia es más conveniente que en el Brasil, debido al tipo de cambio. En el Brasil el costo de los estudios universitarios demanda más de 5.000 reales al mes; mientras que en Bolivia ese costo no pasa de los 2.000 reales mensuales, según explica el periodista Alexandre Lima. Pero sucede que estos universitarios brasileños sufren un régimen de extorsión permanente en las ciudades bolivianas, especialmente en Pando, donde las autoridades migratorias les imponen multas ilegales o son obligados a pagar elevados alquileres para habitar precarias viviendas. En julio del pasado año, estudiantes del Estado de Acre matriculados en Pando se vieron obligados a bloquear el Puente de la Amistad para impedir se imponga la obligatoriedad de residir necesariamente en la ciudad pandina, siendo que la mayoría de ellos tienen sus viviendas familiares en Brasiléa y Epitaciolandia, ciudades brasileñas que distan nada más que 80 metros  de un punto a otro en los puentes fronterizos con Cobija.
Otro conflicto latente tiene que ver con centenares de campesinos Sin Tierra del Brasil que cruzaron al lado boliviano, especialmente en la zona del Abuná, amparados en un convenio binacional que les permite usar tierras agroforestales para sobrevivir dentro nuestra franja fronteriza de los 50 kilómetros, hasta el año 2.013. Existe un cronograma mediante el cual estos campesinos Sin Tierra serán gradualmente evacuados a su país o reubicados en el nuestro más adentro de la franja de 50 kilómetros. No obstante ese acuerdo, en abril pasado miembros del ejército boliviano agredieron a los campesinos brasileños expulsándolos de la ribera boliviana del Abuná, con apoyo de civiles provenientes del occidente boliviano, que según los campesinos brasileños son traficantes de droga, oro y madera.  Brasil denunció que los militares bolivianos llegaron al extremo de invadir el municipio brasileño de Capixaba, donde mataron aves de corral e incendiaron las chozas de los campesinos acreanos. La Cancillería brasileña formalizó su protesta ante el Gobierno de Bolivia con pruebas fotográficas del abuso militar en Capixaba; pero La Paz no movió un dedo para esclarecer el hecho y menos para sancionar a los responsables.
La situación se agravó en los últimos meses con el recrudecimiento de actividades de extorsión y tráfico de drogas en la frontera, afectando la seguridad de los moradores en esta habitualmente pacífica mancomunidad trinacional del Acre. Los distintos organismos policiales del Brasil capturan diariamente cargamentos de cocaína que ingresan al territorio brasileño desde Cobija. Paralelamente al narcotráfico, recrudecen delitos de extorsión cometidos por los mismos narcotraficantes que, como Mauro, operan en Cobija contando con protección oficial pactada, lo cual aumenta preocupación y zozobra  entre los vecinos del Brasil.
Si el Gobierno de Bolivia —en los próximos 15 días en que se mantendrán bloqueados los puentes que conectan la zona franca de Cobija con los municipios brasileños del Acre— no revierte este proceso constitutivo de un Estado delincuencial en nuestro lado de la frontera, aquella convivencia pacífica y armoniosa entre dos pueblos tradicionalmente fraternos y laboriosos, se habrá roto irremediablemente…
 LINKS RELACIONADOS
LINKS RELACIONADOS SOBRE LA PROSCRIPCIÓN SISTEMÁTICA A SOL DE PANDO
LINKS RELACIONADOS EN EL BLOG DE SOL DE PANDO