Data: agosto 29, 2012 | 18:03
"Garimpeiros" ilegales del Brasil invaden la selva venezolana de Momoi; se abre investigación

Denuncian en Venezuela asesinato de 80 indígenas Yanomami por mineros brasileños

Indígenas Yanomani sufren la invasión de su territorio por mineros ilegales brasileños.

Indígenas yanomami de Venezuela denunciaron el ataque de mineros ilegales brasileños que habría dejado un saldo aproximado de 80 víctimas, según la denuncia que presentaron ante las autoridades del estado Amazonas, en el sur del país. El conflicto se originó cuando los mineros se llevaron una mujer yanomami y los indígenas la rescataron.

© Agencias El secretario ejecutivo  de la organización indígena Horonami, Luis Ahiwei, denunció la matanza en julio de unos 80 miembros de esta etnia a manos de mineros ilegales brasileños en una zona selvática del estado Amazonas en Venezuela.

«El 5 de julio, los garimpeiros (mineros ilegales) quemaron el shabono (choza circular) donde habitaban aproximadamente 80 personas», dijo Ahiwei, vocero de Horonami Organización Yanomami (HOY) a una radio local, denunciando que los cuerpos quedaron «quemados» y «no se identificaron».

Según el activista, con un helicóptero los mineros «de repente se posicionaron encima del shabono y sonaron disparos y salieron explosiones» por toda la comunidad Irotatheri, ubicada en el alejado y selvático sector Momoi del estado Amazonas, fronterizo con Brasil.

La comunidad «fue masacrada», apuntó y solo sobrevivieron tres indígenas que encontraron los cuerpos tras regresar de una excursión de cacería, apuntó.

El conflicto se originó días antes, cuando los mineros «se llevaron una mujer (yanomami) y los indígenas la rescataron. Por eso los mineros se armaron», señaló Ahiwei.

HOY, que agrupa desde 2011 a un centenar de comunidades yanomami, presentó la denuncia ante la Fiscalía, la Defensoría del Pueblo en Puerto Ayacucho, capital de Amazonas y también ante la Brigada de Infantería de la Selva, que tomó declaraciones de testigos de este hecho. HOY solicitó a los gobiernos de Brasil y Venezuela crear una comisión binacional para investigar los hechos y expulsar a los mineros.

El estado Amazonas se encuentra al sur de Venezuela, siendo sus límites el estado Bolívar por el norte; la República del Brasil; el estado Bolívar y Brasil por el este y la República de Colombia por el oeste.

Investigadores que conocen la región afirmaron que es muy difícil verificar este tipo de denuncias, debido al complicado acceso a la zona conocida como Alto Orinoco.

Confirmaron que en los últimos años han aumentado los roces entre los indígenas locales y los mineros brasileños ilegales.

Explicaron también que en casos de peligro, los yanomami pueden esconderse en la selva, por lo que la desaparición de la comunidad no implicaría necesariamente que sus miembros hayan muerto.

Las organizaciones indígenas del estado Amazonas (Coiam) lamentaron la situación y señalaron que desde 2009 han denunciado agresiones de garimpeiros contra las comunidades yanomami, que habrían sido víctimas de violencia física, amenazas, secuestro de mujeres y contaminación de agua con mercurio, según un comunicado.

Bandas de garimpeiros proliferan en las minas artesanales de oro y diamantes ubicadas en los recónditos y poco custodiados parajes del sur de Venezuela.

En 1993, 16 mujeres, niños y ancianos yanomami fueron asesinados en el Estado Amazonas en lo que se conoció como la masacre de Haximú, recordó Coiam.

Caracas investiga la denuncia

Con la misión de investigar y comprobar la veracidad de ese hecho, el Ministerio público designó ayer una comisión encabezada por Zair Mundaray, subdirector de Investigaciones de la dirección de Delitos Comunes de ese organismo del Estado venezolano, según informó Prensa Latina desde Caracas.
La presunta matanza también fue denunciada ante representantes en el estado Amazonas de la Defensoría del Pueblo, quienes -según se dijo- iniciaron las averiguaciones para confirmarla y determinar responsabilidades.

Por otra parte, Survival International, una organización no gubernamental con sede en Londres, dedicada a promover los derechos de los pueblos indígenas y aislados en todo el mundo, también se hizo eco de esa denuncia.

Según esa organización, las informaciones iniciales sugieren que hasta un total de 80 personas de la comunidad Irotatheri podrían haber sido asesinadas, entre las que se encontraron únicamente tres supervivientes que en el momento de la masacre estaban cazando en la selva, reportó la agencia Europa Press.

Integrantes de la comunidad Hokimawe que dijeron haber sido testigos del hecho, señalaron que debido a lo remoto del lugar tardaron varios días en caminar hasta el asentamiento más cercano para poder informar sobre la tragedia ocurrida, según la misma fuente.

Debido a las condiciones geográficas, el sitio donde estaba asentada la comunidad Irotatheri se encuentra a cinco horas en helicóptero y a 15 días a pie de Puerto Ayacucho, capital del estado Amazonas.

Los yanomamis, caracterizados por su solidaridad y respeto hacia la naturaleza, son uno de los 51 pueblos originarios que habitan en Venezuela y constituyen el uno por ciento de los 725 mil 128 personas que forman la población indígena del país, de acuerdo con datos del XIV Censo Nacional de Población y Viviendas.

LINKS RELACIONADOS
desastre total



sopa de mani



elecciones2019



Komadina



Soria Galvarro



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center