Data: julio 8, 2015 | 12:43
REFERENDO EN GRECIA

Cuando un país le dice NO a los dueños del mundo

Grecia dice "No" a sus acreedores en un histórico referendum. |Foto: AFP

Grecia dice «No» a sus acreedores en un histórico referendum. |Foto: AFP

Redacción Sol de Pando

Este domingo 5 de julio marca un hito histórico en la historia no sólo de Grecia, sino del continente europeo todo. Por primera vez, un pueblo fue convocado a decidir –voto mediante– si aceptaba las condiciones que le quería imponer la denominada Troika (la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional). La pregunta a la que respondió la ciudadanía helena fue la siguiente:

¿Debería aceptarse el acuerdo que fue entregado por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional en el Eurogrupo del 25.06.2015 y que se compone de dos partes y que constituye su propuesta unificada?

Tal como reseña la agencia de noticias Telesur, “El pueblo griego rechazó la propuesta hecha por los acreedores europeos, que implican más recortes al gasto social y la profundización de la crisis humanitaria en el país europeo, al decir un aplastante “No” en el referendo de este domingo. Con 100 por ciento de los votos escrutados se registró un 61,31 por ciento de apoyo a la opción del NO, muy superior al 38,69 por ciento del “Sí”. Con esta victoria, el Gobierno de Syriza tiene carta verde para renegociar la deuda con el Banco Central Europeo, la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) en condiciones más ventajosas para el pueblo. Según datos del Ministerio del Interior, en la consulta participó un 50 por ciento del electorado heleno, superior al 40 por ciento necesario para que el proceso fuera considerado legal”. (www.teleSURtv.net)

En el otro frente, la derecha de Nueva Democracia, la socialdemocracia del PASOK y los liberales de To Potami, las tres grandes ideologías que han colocado a Europa en el lugar que se encuentra, iban unidos pidiendo el voto contrario por el Sí. Casi horas antes de la votación, las inefables empresas encuestadoras, aunque reconocían las posibilidades ciertas de victoria del No, daban chances al Si, mostrando un virtual empate. Ambas opciones, paradójicamente para esos “especialistas”, rondaban y/o superaban el 50%. De esa manera, la guerra mediática, tan recurrente en estos tiempos modernos, sirvió también para poner a prueba la voluntad del pueblo griego que, democráticamente, eligió precisamente a sus actuales mandatarios con el claro mensaje de que no aceptaban más los recortes y el apretarse los cinturones.

“La deuda es impagable y Grecia no quiere más dinero para pagar intereses de una montaña que la austeridad no disminuye sino acrecienta. Dentro de la disciplina de poner las deudas del casino por delante de la frágil existencia de sus clases medias y bajas, Grecia ya ha hecho un esfuerzo enorme. Está en excedente primario; es decir, sin tener en cuenta lo que dedica a reembolsar deuda, sus cuentas están en superávit”, afirma el analista Rafael Poch.

Este estudioso del tema pone el dedo en la llaga; pues la deuda ha ido creciendo como una bola de nieve. El truco de los capitales financieros transnacionales funciona siempre: te presto, a condición de que hagas tal cosa. Al cabo de un tiempo, como el remedio resulta peor que la enfermedad, se duplica la dosis: vuelvo a prestarte, pero haces más ajustes y más austeridad. Grecia no aguantó y dijo No. España, su vecino Mar Mediterráneo de por medio, prueba desde hace años la misma medicina y las condiciones de vida y de trabajo se deterioran cada vez más: hoy, el éxodo de españoles a América Latina es tan grande, que resultaba impensable y propio de la política ficción, aventurarlo años atrás.

Las reacciones a lo que se ha denominado la bofetada del pueblo griego a los dueños del mundo, han sido varias; una suerte de explosión de júbilo, particularmente en América Latina. Cristina Kitchner, la Presidenta de Argentina, ha señalado en las redes sociales: “El pueblo griego le ha dicho NO a las imposibles y humillantes condiciones que se le pretenden imponer para la reestructuración de su deuda externa. Los argentinos sabemos de qué se trata. Esperamos que Europa y sus líderes comprendan el mensaje de las urnas. No se le puede exigir a nadie que firme su propia acta de defunción”.  En esa misma línea, el Presidente Evo Morales ha exteriorizado también su solidaridad con el gobierno y pueblo griegos.

Un análisis de ALAI sintetiza, finalmente, el significado real de este No rotundo. “A partir de aquí, el gobierno griego tiene un mandato firme. Teniendo muy claro que el triunfo del No no implica una decisión de ruptura con Europa, sino en contra de las medidas de austeridad, la apuesta va a seguir siendo de negociar con las instituciones europeas desde una posición de un poco más de fuerza, pero sabiendo que van a seguir siendo necesarias algunas reformas si quieren conseguir una reestructuración de la deuda y una quita parcial de la misma”.

Sin duda, la convocatoria al referendo, la participación ciudadana y el resultado alcanzado, son lección de democracia, en la cuna de la democracia occidental.

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center