Data: Septiembre 12, 2012 | 20:15
En días previos también la Umss le confirió el mismo doctorado honorífico

Con su sabia humildad Gregorio Iriarte recibió de la UCB título de Doctor Honoris Causa

El sacerdote Gregorio Iriarte recibió el reconocimiento a nombre de la Iglesia Católica y de la sociedad por su trayectoria en Bolivia desde su llegada al país en 1964. | Foto Benjamín James, Opinión

El Padre Gregorio Iriarte OMI fue distinguido con el título de Doctor Honoris Causa, el martes 11 de septiembre a las 19:30 por la Universidad Católica Boliviana “San Pablo” regional Cochabamba, con un breve Acto Académico de reconocimiento que duró 35 minutos, en el auditorio general de la misma Universidad por su labor como escritor y ciudadano ejemplar…

© Ese O Ele

Tras ingresar en silla de ruedas y acompañado por el personal médico que lo atiende debido a una enfermedad respiratoria que padece, el homenajeado fue recibido con un caluroso aplauso por parte de las autoridades, algunos miembros de la prensa y el público presente.

El solemne acto celebrado en el salón de honor de la UCB-San Panblo de Cochabamba. | Foto Ese O Ele.

Como parte del acto de apertura de este evento, el Secretario general (UCB) Dr. Mario Hoyos dio lectura a la resolución 63 del 31 de agosto del presente año que otorga dicho título, en la cual figura, con el siguiente tenor:

Vistos y considerando, el amparo del inciso X del artículo 42 del estatúto de la Universidad Católica Boliviana “San Pablo” la junta directiva, mediante resolución número 19/12 ha solicitado al gran canciller de esta institución conceda el título de Doctor Honirs Causa a favor del Padre Gregorio Iriarte OMI, por su brillante trayectoria académica y educativa en el país y su plena identificación con las aspiraciones de justicia social para el pueblo boliviano.

 Que el padre Gregorio Iriarte es merecedor de esta distinción por cuanto ha dedicado su vida al servicio de la sociedad Boliviana desde hace 48 años y en este lapso se identificó con sus aspiraciones de justicia social, respeto a los derechos humanos y con la restauración de un régimen democrático  en el país además de haber impulsado diversas obras de promoción popular  y publicado numerosas obras de interés nacional y religioso.  

Que el inciso E del artículo 35 del meritual estatuto de la Universidad Católica Boliviana, faculta a su Gran Canciller conceder y suscribir los diplomas, que confieren los grados honoríficos de doctor Honoris Causa de la universidad.  

El Gran Canciller de la universidad Católica Boliviana “San Pablo” en uso de las atribuciones que le confiere el estatuto resuelve: Conceder al Reverendo Padre Gregorio Iriarte OMI el grado honorífico de Doctor Honoris Causa de La Universidad Católica Boliviana “San Pablo” por su vida dedicada al servicio de la sociedad boliviana, debiendo entregarle la medalla y el diploma que reconocen tal distinción en una ceremonia de investidura que será organizada por la unidad académica de Cochabamba. Regístrese, hágase saber y archívese.

Monseñor Edmundo Abasto Flores Gran Canciller. Presidente de la junta directiva Dr.  Hanz van den Berg Rector Nacional de la (UCB)

Ausencia municipal

A pesar de la ausencia de autoridades (del municipio de Cochabamba),  la  contó con la presencia  de varias autoridades académicas como eclesiásticas, entre ellas el  Gran Canciller de la Universidad Católica Boliviana San Pablo, monseñor Edmundo Abasto Flores, el Arzobispo de la Arquidiócesis de Cochabamba monseñor Tito Solari, el Rector Nacional de la (UCB)  Dr. Hanz van den Berg, el Vice Rector Académico Nacional (UCB) Dr. Edwin Claros Arispe, el Secretario general (UCB) Dr. Mario Hoyos y el Rector Regional Cochabamba (UCB) Mgr. Alfonso Viarreque, quienes a lo largo del acto manifestaron palabras de admiración y profundo respeto hacia el Padre y también Doctor Honoris Causa.

Un hombre de sabias palabras

De izquierda a derecha, Alfonso Vía Reque, Hans van den Berg, Edmundo Abastoflor, Edwin Claros y Gregorio Iriarte durante el acto el martes. | Foto Hernán Andia, Los Tiempos

Tras la entrega de la plaqueta de reconocimiento que fue entregada por el Canciller de la universidad, ingresó el Padre Guillermo Siles para dar lectura al documento escrito por el Padre Iriarte manifestando su agradecimiento.

Todos los presentes se llevaron una agradable sorpresa al finalizar el evento, ya que el Padre Iriarte que se mostraba muy delicado durante todo el acto, pidió el micrófono desde el lugar que se encontraba para dirigirse al público:

“Ustedes tienen una ventaja, no va haber discurso” dijo.  Después de las  prolongadas risas del público ante esta declaración, continuó:

“Tengo una enfermedad crónica del pulmón, ¿no? Pero no es tan grave la cosa, seguiremos trabajando” afirmó Iriarte con dificultad por los aparatos insertados en su nariz, el momento fue muy emotivo. El evento se finalizó oficialmente con un brindis de honor a las 20:10.

Un humilde cochabambino de honor

El Padre Iriarte siempre firma con OMI al final de su nombre, iniciales que con el tiempo se han convertido en un apellido cuyo significado es Oblato de María Inmaculada, aunque algunas veces él afirma que OMI significa “Oh Miserable Individuo”; tal la manera humilde con que se define a sí mismo, como todo cristiano revolucionario y comprometido con el pueblo.
Entre los vários reconocimientos que ha recibido fue nombrado como cochabambino de honor por el  Honorable Consejo Municipal en 1992.  El pasado año fue galardonado como intelectual defensor de los derechos humanos dentro el Premio Nacional de Periodismo. Algunas semanas antes al homemnaje en la UCVB, la Universidad Mayor de San Simón (Umss) también lo distinguió con el mismo título de Doctor Honoris Causa.

El pasado 8 de septiembre el padre Iriarte recibió similar distinciòn como Doctor Honoris Causa por parte de la Universidad de San Simón, de manos del rector de la Umss, Lucio Gonzáles. | Foto Opinión.

Defensor de los Derechos Humanos

Gregorio Iriarte es reconocido no sólo por la vocación que ha demostrado para la enseñanza tanto a través de sus numerosos libros, mediante la docencia universitaria y las charlas donde predominaba su discurso en la formación de valores humanos inspirados en Cristo, el amor y la ayuda al prójimo; la salvación de los enfermos y la luchar contra los hipócritas y opresores, según una reseña alusiva del periódico Los Tiempos.
También es valorado por su ferviente lucha por el establecimiento de los derechos humanos en Bolivia, durante plena dictadura de 1976, junto a Luis Espinal y Julio Tumiri.
Iriarte también es reconocido por haber defendido y protegido a intelectuales como Federico Escóbar, fundador del partido comunista pero católico comprometido y Marcelo Quiroga Santa Cruz, a quien cobijó en su habitación en La Paz y que incluso aconsejó no asistir al ampliado de la COB donde fue desaparecido y luego asesinado, recordó Los Tiempos.
columna-carlos-mesa
Knigth Center
Reporteros Sin Fronteras
CPJ