Data: marzo 7, 2013 | 7:51
Eugenio Coter será ungido como nuevo Obispo de Bolivia el 24 de abril en Riberalta

Con su andar firme y paciente llegó de Cochabamba el nuevo Vicario de Pando

Durante su primera visita a Cobija el pasado 28 de febrero, Eugenio Coter se encontró con la comunidad educativa Fe y Alegría.

Durante su primera visita a Cobija el pasado 28 de febrero, Eugenio Coter se encontró con la comunidad educativa Fe y Alegría.

El nuevo Obispo y Vicario que emprenderá su misión pastoral en la Amazonia boliviana con alta responsabilidad jerárquica, conversó con Sol de Pando a propósito de sus expectativas. Eugenio Coter recibirá su Ordenación Episcopal la noche del próximo 24 de abril, en la catedral de Riberalta, con lo cual se confirmará el nombramiento que recibió por parte del Papa Benedicto XVI el pasado 26 de enero…..

© Redacción Sol de Pando

Sus primeros pasos son prudentes pero con la proyección de una templanza y sabiduría con que este novel Obispo, acaso el más joven en la clerecía boliviana con sus 56 años que parecen menos, caminó durante más de dos décadas apoyando a las comunidades del valle y del trópico de Cochabamba, donde, dijo, obtuvo “una experiencia de Iglesia y de comunidad; un camino de programación pastoral”.
Tras ejercer sus primeros cargos sacerdotales en Bérgamo, Italia, su país natal, llegó a Bolivia en 1991 como misionero para la Arquidiócesis de Cochabamba, colaborando permanentemente con monseñor Tito Solari en diversas tareas pastorales que le fueron encomendadas con cada vez mayores responsabilidades.

En el primer lustro de los noventa fue adjutor parroquial en Sacaba y Villa Tunari, poblaciones de la provincia Chapare, y luego se empapó de la vida suburbana como párroco de Condebamba hasta el año 2.000.
Durante la última década intensificó su compromiso comunitario como miembro de Caritas y presidente de la Asociación de Donantes de Sangre, entre otras entidades de servicio social ligadas a la Iglesia; para finalizar su experiencia cochabambina como Director del Seminario San Luis en el último año pasado.

El camino amazónico

El venerable retiro de monseñor Luis Morgan Casey dio paso a un recambio generacional que hizo posible el traslado de Eugenio Coter, por orden papal, de Cochabamba a Pando.
El nuevo Obispo viene con “la conciencia que cada realidad es distinta; y hay que tener la paciencia de caminar con cada comunidad sumándose al camino que está haciendo”.
“Personalmente no tengo experiencia de la realidad del norte amazónico”, admite; aunque es indudable que su trabajo en el Chapare le facilitará resolver algunos enigmas amazónicos. Pero es su espíritu de equipo el que le allanará muchas piedras en el camino.

“Siendo que al Vicariato llego como Obispo, tengo la dicha de contar con un lindo equipo de sacerdotes que sí tienen experiencia del trabajo pastoral en el Vicariato y en el norte amazónico”, aclara.
“Con ellos voy a trabajar” —dice con entusiasmo—. “Ellos sabrán indicar el camino también al Obispo que llega; y por otro lado seguiré acompañado por la presencia de monseñor Luis Morgan Casey; ninguno duda de su experiencia pastoral, religiosa y social”.
Y así, Coter comienza a caminar por estos lares del Señor.

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center