Data: marzo 2, 2012 | 22:33
Es una nave Boeing 707-320 rearmada por Israel con radares satelitales

Chile espía a Bolivia con su “avión-radar” Cóndor

El avión radar “Cóndor”, un boeing reacondicionado para cumplir tareas de espionaje y control en la frontra de Chile con Bolivia y Perú.

Chile activó sus sistemas de Alerta Temprana desde que el presidente Evo Morales anunció en marzo que Bolivia, amén de dialogar, buscará resolver el diferendo marítimo en tribunales y foros internacionales. La dilatoria estrategia chilena de “sólo diálogo” tocó fondo; y cuando algo así sucede Chile pone el dedo en el gatillo…

© Wilson García Mérida
Informe publicado el 6 de junio, 2011, en el blog de Sol de Pando

El punto más caliente  en esta coyuntura tensa entre Bolivia y Chile es Silala, un manantial boliviano (“río de curso internacional” según Chile) cuyo caudal de agua dulce se trasvasa hacia los eriales salitrosos del norte chileno como efecto del controvertido tratado posbélico de 1904. El Comité Cívico de Potosí —con la fuerza social de los movimientos obrero e indígena de esta región fronteriza— podría bloquear el flujo de agua que va del Silala al vecino país causándole sequía y desabastecimiento de aquel recurso por el cual Chile no pagó un centavo durante más de un siglo.
Chile activó sus sistemas de Alerta Temprana desde que el presidente Evo Morales anunció en marzo que Bolivia, amén de dialogar, buscará resolver el diferendo marítimo en tribunales y foros internacionales. La dilatoria estrategia chilena de “sólo diálogo” tocó fondo; y cuando algo así sucede Chile pone el dedo en el gatillo.
Y en efecto, el 30 mayo, por segunda vez en cuatro días (la primera fue el 26 de mayo), el ministro chileno de Defensa, Andrés Allamand, declaró que su país “tiene fuerzas armadas prestigiadas, profesionales y preparadas que están en condiciones de hacer respetar los tratados internacionales…”.
Amenaza o gambeta disuasiva, no fue un lapsus lo dicho por Allamand. Al activar sus sistemas de Alerta Temprana, Chile inició operaciones sicológicas (Opsic) espiando todos los movimientos bolivianos con los sobrevuelos que viene realizando en nuestra frontera su avión “Cóndor”, una nave readecuada con tecnología satelital israelita que ahora está visualizando movimientos, monitorea e intercepta comunicaciones en el lado boliviano, sin necesidad de invadir nuestro espacio aéreo.

Los fabricantes israelíes de radares lo bautizaron como “Phalcon”. La Fuerza Aérea de Chile lo “chilenizó” llamándolo “Cóndor”.

Un raro especímen

Expertos afirman que el avión “Condor” de la Fuerza Aérea de Chile (Fach) es el aparato más caro de Latinoamérica y hasta la puesta en servicio de aviones AEW no tripulados de Brasil, fue el único avión con importante efecto multiplicador que se encuentra a disposición de una fuerza aérea en este lado del mundo. Actualmente, además de las fuerzas israelíes y Chile, solo la India dispone de estos radares, después de que la solicitud de China para comprarlos fuera denegada por presiones de Estados Unidos.
En lugar de utilizar un radar rotador sobre el fuselaje como los antiguos aviones espías, el sistema de radares Phalcon-Cóndor se instala generalmente en el morro de la aeronave, y es eso precisamente lo que le da su aspecto característico, con extrañas deformidades en su nariz y sus laterales.  Esta modalidad de avión espía convertido en una gigantesca computadora-radar volante plagada de antenas, es un antecesor de los “trones” o aviones espías no tripulados que Estados Unidos, con Obama, utilizó para hallar y liquidar a Osama bin Laden (ver artículo en este mismo sitio).
El “Condor” es una modificación del conocido Boeing 707-320 realizada por las empresas israelitas “Israeli Aircraft Industries” (IAI) y “Elta Electronics Industries of Israel” para desempeñar labores de Alerta Aérea Temprana (AEW, sigla en inglés), que básicamente consisten en espiar preventivamente al adversario o potencial enemigo.

El Boeing “Cóndor” es apenas una de las decenas de adquisiciones bélicas de Chile en el campo de la aeronáutica militar. Recordemos que en el 2002 la Fuerza Aérea de este país hizo una adquisición de 10 aviones bombarderos F-16, artillados con misiles Amraam (los mismos que Estados Unidos utilizó para invadir Irak y Afganistán), pagando más de 660 millones de dólares.

El “Cóndor” cuesta 150 millones de dólares y el Gobierno de Chile no lo pagó para entretenerse. El temible binomio Condor|F-16 le asegura a Chile una incuestionable superioridad en los cielos sudamericanos. El “Condor”, como mecanismo de Alerta Temprana (espionaje satelital y obtención de información altamente clasificada), le permite a la Fuerza Aérea chilena detectar oportunamente “movimientos sospechosos” y orientar con quirúrgica eficiencia los bombardeos a cargo de los lanzamisiles de los F-16.
Esta singular nave tiene su base en el Aeropuerto Internacional Comodoro Arturo Merino Benítez, desde donde opera el Grupo de Aviación 10 de la Fach como unidad de transporte aéreo pesado compuesta, entre otros, por los gigantes Hércules. No se debe negar que a pesar de sus fines bélicos, el Cóndor fue muy útil durante el terremoto-tsumani del 2010.
Sin embargo en 1996, el gobierno de Chile, a instancias del Pentágono, brindó al “Cóndor” en la tarea de monitorear las pruebas nucleares francesas realizadas en el Pacífico, lo cual demuestra que el casi impune armamentismo chileno forma parte de la estrategia hemisférica de los Estados Unidos que tiene el mundo en sus manos controlando el perverso y bien pertrechado eje global Israel-Chile.
___________________________

El sistema de radares

Posee tres radares satelitales tipo Elta: dos a cada lado del fuselaje delantero y otro en una bulbosa nariz.
Sus computadores pueden rastrear hasta 100 aviones simultáneamente.
Cada radar consiste en cientos de micro-antenas orientadas electrónicamente.Su alcance de detección es del orden de 400 kilómetros para objetos del tamaño de un avión caza.
Sus sistemas electrónicos proporcionan cobertura de 260° en modos y posee un sistema centralizado para la administración de los combates aéreos.
Estos radares añaden considerable roce aerodinámico, disminuyendo la velocidad del avión, pero la duración de vuelo no es demasiado afectada.
También está equipado con un sistema satelital de transmisión televisiva en tiempo real para operar en frecuencias HF, VHF y UHF. Y también transmite fotografías en todas las escalas.
Todos los datos obtenidos por estos cuatro sensores son procesados e integrados en un sistema de computación central que consiste en múltiples computadores conectados por tres bases de datos.
El avión está dotado de 13 consolas: dos para pruebas, dos para administración del sistema, dos para ESM/elint, tres para el Radar, una para CSM/comint, dos para comunicaciones y una para el comandante de la misión. La mayoría de las consolas consiste en dos monitores a color de alta resolución y son intercambiables.
 links relacionados en el blog de Sol de Pando