Data: agosto 29, 2012 | 23:02
En el grupo indultado hay más de cien mujeres y en su mayoría fueron condenados por micro-tráfico de cocaína

Chile devuelve a Bolivia 428 presos comunes para aliviar hacinamiento carcelario

Tras salir de las cárceles chilenas, los reos fueron conducidos sin esposas en 14 buses hasta la localidad de Colchane, en la frontera de Bolivia. | Foto EFE

Un grupo de más de 400 presos bolivianos que purgaban condenas en cárceles chilenas, principalmente por tráfico de drogas, regresaron indultados el miércoles al país en el operativo de traslado de prisioneros más numeroso realizado en Chile, en coordinación con las respectivas autoridades bolivianas…

© Redacción Sol de Pando | Agencias Un total de 428 bolivianos que estaban presos en cárceles de Chile que accedieron al indulto presidencial retornaron hoy a Bolivia para recuperar su libertad, informó el viceministro de Régimen Interior y Policía, Jorge Pérez.

En 14 buses fueron traídos desde Iquique a la frontera de Chile y Bolivia. El grupo de 428 personas fue recibido en Colchane, lado chileno de la frontera. Después del trámite respectivo en Migración pasaron al sector boliviano para ser llevados desde Pisiga hasta Oruro.

Los ciudadanos bolivianos que estaban presos en cárceles de Arica, Iquique, Calama y Santiago optaron por acceder al beneficio del indulto del presidente de Chile, Sebastián Piñera. Tras salir de las cárceles los reos fueron conducidos sin esposas en 14 buses hasta la localidad de Colchane, en la frontera de Bolivia, donde fueron recibidos por autoridades de ese país, bajo estrictas medidas de seguridad que incluyeron una numerosa escolta policial y un avión Vígia, informó un comunicado de la Policía chilena.

La mayoría de los presos bolivianos en Chile era por llevar cocaína a cambio de al menos mil dólares.

Ramiro Llanos, director de Régimen Penitenciario, coordinó en la ciudad chilena de Iquique con autoridades judiciales de ese país el traslado de 428 bolivianos hasta el control fronterizo de Colchane (Chile) y Pisiga (Bolivia).

La autoridad boliviana visitó en su estadía en Iquique el Centro de Cumplimiento Penitenciario, cárcel femenina y el reclusorio de Alto Hospicio donde estaban presos los ciudadanos bolivianos, la mayoría por tráfico de drogas.

La caravana de 428 indultados fue custodiada por miembros de Gendarmería de Chile y de la PDI (Policía de Investigaciones de Chile) hasta su entrega a autoridades bolivianas en el control fronterizo Colchane-Pisiga.

Los indultados recuperarán su libertad en Oruro. Sin embargo, varios de ellos son oriundos de Pisiga y Toledo, poblaciones que están cerca a la frontera con Chile.

No volverán más a Chile

«Este es el operativo más grande que se ha implementado en el país, de trasladado de internos al extranjero. Están saliendo en estos momentos 411 internos bolivianos, de los cuales 109 son mujeres», dijo el ministro de Justicia, Teodoro Ribera a periodistas.

Ribera encabezó el operativo de traslado desde dos cárceles de la ciudad de Iquique, ubicada a 1.900 km al norte de Santiago, en las que se encontraban los internos extranjeros.

«Este operativo concilia conceptos de seguridad penitenciaria en cuanto a sus procedimientos con dignificación en el trato de las personas. Dispone de ambulancias, asistencia médica, equipamiento de oxígeno, vehículos y logística institucional», dijo, por su parte, Luis Masferrer, director nacional de Gendarmería, la guardia de cárceles de Chile.

Las 109 mujeres bolivianas encarceladas fueron las primeras en dejar Chile y mostraron su agradecimiento por el indulto que recibieron, que les permite reencontrarse con sus familias en su país.

Tras retornar a su país, los presos asumen la prohibición de retornar a Chile en 10 años. Unos 1.111 presos extranjeros, de un total de 1.700 que se encontraban en Chile, postularon al indulto.

En días pasados, 260 presos peruanos, fueron los primeros en ser trasladados a su país entre el 7 y el 9 de agosto, tras acogerse al indulto.

La ley busca disminuir los niveles de hacinamiento de los penales chilenos, que albergan a unos 53.000 reclusos, con una sobrepoblación que bordea el 70%, según informes oficiales.

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center