Data: julio 5, 2015 | 16:49
POR PRIMERA VEZ EN SU HISTORIA

¡CHILE CAMPEÓN!

La victoria para la selección de Chile se definió por penales.

La victoria para la selección de Chile se definió por penales. Argentina, en la previa, se alzaba como el equipo favorito pero solo marco un gol contra cuatro del equipo anfitrión.

© Redacción Sol de Pando

En un partido opaco y triste, típico de una final, Chile terminó alzándose con la victoria frente a Argentina y, junto a ella, poniendo la primera estrella a su palmarés en la Copa América. El resultado del encuentro, terminados los ciento veinte minutos jugados –el reglamentario más un alargue de 15 minutos por lado, que nadie sabe bien porqué se lo hace a esas alturas de un campeonato–, fue un cero a cero justo, que calificaba de manera certera el desempeño de ambos planteles.

El cotejo se desarrolló en medio de un marcado nerviosismo, debido a la presión a la que enfrentaban ambas selecciones. La roja –ganadora a la postre– por ser la anfitriona con un público enfervorizado que no admitía más resultado que la victoria y la copa en casa; y la albiceleste de Messi, porque la maldición de más de veinte años sin poder hacerse del principal trofeo de selecciones en el continente, se prolonga ahora por varios años más. En suma, más que ganar, ninguna quería perder.

Habrá que decir, en descargo de Argentina, que contó con el infortunio de la salida de uno de sus referentes en el ataque, DiMaría, que cedió su puesto a un Lavezzi que no estuvo a la altura del reemplazado. Y que, obligada por las circunstancias, agotó sus cambios para terminar con un elenco fundido. Y habrá también que reconocer, en justicia, que Chile aprovechó correctamente esas circunstancias; al punto que llegó más íntegro –o menos cansado, tanto física como mentalmente– a la instancia final definida por reglamento.

Eso explica por qué, luego de una disputa estéril, se terminara con la tanda de penales. Esta vez, de manera categórica, los arietes chilenos mostraron clara superioridad sobre sus pares argentinos. Convirtieron todos (cuatro); en tanto que Messi, cansino y sin brillo durante todo el partido, tuvo el consuelo de anotar el único tanto argentino. Luego, el tiro alto y desviado de Higuaín fue el pre aviso de la catástrofe. Dos fallas seguidas –poco importa el nombre de los protagonistas– terminaron con las ilusiones de 22 millones que, del otro lado de la cordillera, no imaginaban este desenlace. Y es que Argentina, en la previa, se alzaba como el favorito. Y si bien en el tristemente célebre estadio Nacional de Santiago resultaban visitantes con una apabullante presencia de hinchas transandinos, por todo el continente y en Bolivia, particularmente, eran vistos como los únicos que, a esas alturas del campeonato, harían justicia a la afrenta del chileno Jara al fair play, violado a vista y paciencia de millones de espectadores.

Nada de eso ocurrió. Decepcionó Argentina y pasó a ser, con más fortuna que otros del grupo de favoritos, el último que terminó por aplazarse cuando no debía. Brasil, Uruguay y Colombia, –además de Ecuador, que venía a la cita continental con alguna ventaja– fueron tres de los que más dolieron al quedar a mitad de camino. Con justicia, en algún caso; con deshonra ajena, como los orientales, finalmente la copa dio la razón a especialistas que acertaron, desde un principio, en el nombre de las dos selecciones protagonistas de la final.

Si hubiera que escribir una síntesis de la versión 2015 de la Copa América, podría decirse, sin temor a equívoco, que salió campeón el menos malo. Chile ya vive el festejo…

La Copa América se quedó en Chile, tras un partido con sabor a poco. Los hinchas festejan.

La Copa América se quedó en Chile, tras un partido con sabor a poco. Los hinchas festejan.

LINKS RELACIONADOS
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center