Data: mayo 31, 2016 | 17:32
IN MEMORIAM | El timbre grave y aterciopelado de su voz fue inconfundible, junto a su estilo extravagante y excéntrico, con su peinado alocado...

Cauby Peixoto, la voz suprema del Brasil

Las letras de sus canciones, como las de Leonard Cohen, era poesía química mente pura. | Foto archivo Sol de Pando

Las letras de sus canciones, como las de Leonard Cohen, era poesía química mente pura. | Foto archivo Sol de Pando

© Wilson García Mérida | Redacción Sol de Pando | Tomado de Los Tiempos

CaubyLucía la gracia afeminada de Liberace pero al mismo tiempo las mujeres del Brasil lo idolatraban como las argentinas a Sandro, y el público al que seducía lo aclamaba como a Tom Jones y no faltaron quienes, como la revista Times, lo definieron como “el Elvis Presley brasileño”. Era todo eso y mucho más. Su canto era único, su poesía singular y su estilo musical incomparable. Cauby Peixoto, su voz se apagó para siempre el pasado 15 de mayo, a sus 85 años.  Había nacido en el barrio de Santa Rosa, en Niterói, Rio de Janeiro, el 10 de febrero de 1931.

La prensa brasileña sigue dedicándole sendos homenajes. La iconografía póstuma que resume su astronómica trayectoria en el universo de la música popular nos muestra unas transformaciones radicales en la evolución de su arte. Desde el compadrito tanguero de los años 40, bien empilchado y engominado, hasta el trovador melenudo y desenfadado en las últimas décadas de su vida. Contemporáneo de los Rolling Stones, era el SuperStar de la Bossa.

Lanzado al mundo musical cantando durante su adolescencia en centros nocturunos de Río, y tras incursionar en ritmos cariocas como la Samba, la Marcha y el Baião, entre otros, saltó al estrellato en 1956 con la canción “Conceião”.

El timbre grave y aterciopelado de su voz fue inconfundible, junto a su estilo extravagante y excéntrico, con su peinado alocado. El ritmo y la melodía estaban en sus genes. Su padre, conocido como “El Cadete” era un virtuoso guitarrista y su madre maestra de la bandolina; sus hermanos formaron una banda instrumental y sus hermanas cantoras. Su tío Nono popularizó el piano en la ejecución de la Samba y su primo Ciro Monteiro fue un famoso trovador y compositor de la Bossa Nova. Y murió cantando. Una letal neumonía lo atacõ en Sao Paulo a los pocos días de haber realizado un concierto junto a la diva Angela María en el Teatro Municipal de Rio de Janeiro, conmemorando los 60 años de carrera de ambos cantantes. Se aguardaba su presencia en el mayor espectáculo al aire libre de Sao Paulo, la “Virada Cultural”, que se realizará a fines de este mes, ya sin él.

En marzo del pasado año había lanzado un disco de homenaje a Nat King Cole, cantando Cauby las canciones del gran jazzista vocal norteamericano.

Las letras de sus canciones, como las de Leonard Cohen, era poesía química mente pura, escritas por el mismo cantante.

En su canción emblemática “Conceião”, se puede leer y oír estos maravillosos versos que enorgullecen la lengua portuguesa:

“Conceição | Eu me lembro muito bem | Vivia no morro a sonhar | Com coisas que o morro não tem. | Foi então | Que lá em cima apareceu | Alguém que lhe disse a sorrir | Que, descendo à cidade, ela iria subir. | Se subiu | Ninguém sabe, ninguém viu | Pois hoje o seu nome mudou | E estranhos caminhos pisou. | Só eu sei | Que tentando a subida desceu | E agora daria um milhão | Para ser outra vez Conceição”.

Sus restos reposan en el cementerio de Congonhas, en el sur de Sao Paulo.

Cauby canta “Conceição” con Roberto Carlos, 1984 | VIDEO

LINKS RELACIONADOS
columna-carlos-mesa
Knigth Center
Reporteros Sin Fronteras
CPJ