Data: agosto 28, 2020 | 5:38
LE ESCRIBE EL DIRECTOR DE SOL DE PANDO | Siguiendo la línea desaforada del español, la estamos tratando a esa niña como cómplice y no como víctima monstruosa del pedófilo Evo Morales, violando todas las leyes bolivianas que protegen a víctimas como ella…

CARTA AL PERIODISTA CARLOS VALVERDE

Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |

INFORME SOBRE EL PEDÓFILO

Hola Carlos, 

Antes de entrar en materia, aprovecho esta comunicación para felicitarle por uno de los alegatos suyos que más me ha conmovido y encantado a la vez: cuando rebatió usted la propuesta de Mesa que enfatizó en mandar a nuestros hijos mayores de 18 años para exponerlos al contagio como jurados electorales. Como padre de familia, me sentí plenamente representado por usted. Ese video está en mi cofre de tesoros.

Voy a lo que me obliga enviarle este mensaje, y lo hago cumpliendo con mi conciencia:

El activista del partido ultraderechista español VOX que recibe información de nuestra Policía Nacional a través del arbitrario Arturo Murillo para lanzarla desde España, bajo la falsedad de un supuesto «periodismo de investigación», está anunciando como si fuera un gran show que usted le entrevistará en las próximas horas para tratar el tema de la pedofilia de Morales, de lo cual no hay mucho más que decir sino sólo esperar la captura de Iván Canelas y las respectivas notificaciones al pedófilo auto-exiliado en Buenos Aires.

Por favor no haga esa entrevista al español, será nefasto. Se lo pido como periodista boliviano indignado por la forma en que la investigación del caso Meneses —manoseada por Murillo y su entorno neo-fascista— viene siendo utilizada como un botín para la crisis política en España, a costa de contaminar y dañar en nuestro país la estricta judicialización de aquella investigación aún inconclusa y que debería concluir sin ningún obstáculo con la extradición del cholo pedófilo.

No cometa el error en que incurrieron Tuffi Aré y John Arandia, y otros colegas incautos o subordinados de Murillo, al dar palestra sobredimensionada a un extranjero ávido de figuración. Es absurdo y por demás irracional convertirlo en el oráculo que ilumina a la prensa boliviana desde España, con información que está a la vuelta de la esquina, en el despacho de Murillo o de Issa.

Es indigno para el periodismo boliviano consagrar como nuestro referente a un pasquín ultraderechista español que tiene mucho menos peso periodístico en su país que Extra o La Voz en el nuestro. 

Y peor aún si en ese afán magalómano del susodicho se está dando una cruel muerte civil a la reciente víctima sexual del pedófilo serial. Siguiendo la línea desaforada de ese español, la estamos tratando a aquella niña como cómplice y no como la víctima monstruosa de Morales, violando todas las leyes bolivianas que protegen a víctimas como ella. (Me aterra saber que es menor que mi propia hija, con un año de diferencia).

Me preocupa que este caso, en manos de ese impostor español, termine igual que el caso Zapata, cuando el cabrón de Quintana zafó impunemente de su criminal responsabilidad en ese asunto de lavado de dinero y enriquecimiento ilícito, y el binomio madre-niño fue su chivo expiatorio, con un bebé (inexistente o no) escarnecido públicamente y su madre encarcelada, en una parodia de justicia. Aquella vez yo discrepé con usted radicalmente; aún sostengo mis argumentos y me complacería discutirlo con su persona alrededor de un cafetín apenas nos lo permita la pandemia.

Sin más qué decir, le ruego por favor abrir el siguiente link donde hallará usted todos los elementos informativos en los que me baso para pedirle fraternalmente se abstenga de darle palestra a ese impostor español. No tiene nada más que aportar el tipo al caso, más allá de interferir en la justicia boliviana con su enfermiza avidez de fama.

Todo ya está claro, dejemos que nuestra justicia enderece y prosiga el proceso investigativo, y desde nuestro trabajo, COMO PERIODISTAS BOLIVIANOS, encaminemos ese proceso hasta que veamos en la cárcel al hijo de puta de Evo Morales y sus cómplices como Iván Canelas y Quintana, sin tener que agradecerle a ningún llocalla español por ese supremo acto de justicia.

Seguramente tendrá usted dificultades para ingresar a mi portal. Por si acaso le adjunto una versión de mi informe en PDF. (A raíz de un reciente hackeo de entre los varios con que nos ataca la gente de Quintana, hemos maximizando el escudo anti-hacker del CloudFlare. Los colegas de Reporteros sin Fronteras me ofrecieron gestionar unos fondos para adquirir un nuevo escudo sin los obstáculos del actual; entretanto el lector tiene que demostrar que no es un robot asediando el portal).

Sin otro particular, le saludo cordialmente.

Wilson García Mérida.

Director Sol de Pando

Fotografía hallada en el celular de la concubina de Evo Morales, el pasado 12 de julio. | Foto archivo Sol de Pando

 
LINK RELACIONADO

datos-y-analisis

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center