Data: agosto 17, 2016 | 14:10
RIO 2016 | El sábado buscará su primera medalla dorada en fútbol enfrentando a los alemanes que castigaron a los brasileños con 7-1 en el Maracaná. La revancha comienza a las 17:30, hora en Rio de Janeiro, 15:30 en Rio Branco y 16:30 en Bolivia...

Brasil hundió a Honduras, llegó la revancha contra Alemania después del Mundial 2014

Luan, Neymar y Gabriel Jesús celebran la goleada que les abre la puerta grande para la revancha con Alemania, este sábado. | Foto Reuters

Luan, Neymar y Gabriel Jesús celebran la goleada que les abre la puerta grande para la revancha con Alemania, este sábado. | Foto Reuters

Neymar, Felipe Anderson y Luan festejan en la goleada brasileña ante Honduras. | Foto Reuter

Neymar, Felipe Anderson y Luan festejan en la goleada brasileña ante Honduras. | Foto Reuters

© Mariano Verrina | Clarín

Desfiló Brasil. Bailó Brasil. Se divirtió Brasil. Armó una fiesta, desde el primer minuto de juego hasta el último. Se ganó con su mejor fútbol el boleto hacia el oro, reconstruyó su relación con el público, goleó 6-0 a Honduras y espera rival para la final del sábado. Será Nigeria o Alemania, que juegan esta tarde desde las 16 en San Pablo. La revancha ante los europeos ya empieza a latir en el ambiente. El Maracaná repleto y bajo un sol pleno quiere volver a enfrentarlos luego del 7-1 que dejó la huella hace dos años. Esta vez con la yapa de buscar el oro que hasta ahora nunca pudieron conseguir.

Catorce segundos tardó Neymar en espantar todos los fantasmas. En transformar las dudas de algunos en la ovación de todos. Fue a buscar el error de los flojos defensores hondureños, la peleó, cortó mala salida de Palacios, se la punteó al arquero Luis Lopez, y en el rebote, de atropellada, metió el 1-0. El mejor escenario posible y ni siquiera se habían acomodado todos en un Maracaná repleto que esperó con suspenso la recuperación del crack del Barcelona tras el choque con el arquero. Cuando Ney volvió a la cancha, allí sí se coronó el gol.

Renato Augusto, Neymar y Gabriel Jesús en la fiesta de goles | Foto Reuter

Renato Augusto, Neymar y Gabriel Jesús en la fiesta de goles rumbo a la medalla de oro. | Foto Reuters

Brasil salió con todo y se aprovechó de un equipo que deja jugar. Ya lo había demostrado el día que terminó eliminando a la Argentina en la fase de grupos. Se le llega muy fácil a Honduras. La diferencia está en que los brasileños le sacaron jugo. Y rápido.

Con Neymar flotando en ataque. Con Luan y Gabriel Jesús arrastrando las marcas y sacando a los centrales hacia los costados para que el número 10 explote el centro del ataque. Con el gol tempranero, el local se soltó. Jugó como en la playa.

Y en ese escenario es el que más sabe. Era una fiesta, con cánticos contra Maradona incluidos, como siempre. Con el recuerdo de los mil goles de Pelé bajo un sol radiante en el Maracaná, donde este sábado se definirá el oro, eso que tanto desea Brasil. Eso que es lo único que no tiene en sus vitrinas.

A los 26 minutos, Gabriel Jesus picó ante la en línea de la defensa hondureña (estaba un paso adelantado) y tocó de punta ante la salida del arquero. El 2-0 era lógico por el monólogo de Brasil y empezaba a liquidar la historia.

Ahora a la revancha contra Alemania la tarde de este sábado 20 de agosto. | Foto Reuters

Ahora a la revancha contra Alemania la tarde de este sábado 20 de agosto. | Foto Reuters

Toque y toque, de un lado para el otro. Hasta que metía el pase punzante, el directo, el que filtraba a una defensa que ya no era tal. Otra vez Gabriel Jesus, nuevamente entrando por izquierda, quedó cara a cara con el gol y la clavó arriba: 3-0. Baile. Samba. Y la pasarela lista para ir a pelear por lo más alto del podio.

El segundo tiempo fue una extensión del primero. Para colmo, el gol Marquinhos, a los cinco minutos y tras un córner desde la izquierda, estiró diferencias. Sólo faltaba saber cuántos goles haría Brasil y si Honduras lograba quebrar la valla invicta del seleccionado local en los Juegos Olímpicos. Fueron seis, con el toque de Luan para coronar una jugada colectiva perfecta que comandó Neymar. Y el penal que el número 10 metió en el final.

“O Alemania pode esperar, a tua hora vai chegar”, bajó desde las tribunas. Lo esperan a Alemania. Confían en que llegó la hora de la revancha. La quieren, la desean más que el oro que pueden colgarse por primera vez.

Por lo pronto Brasil hizo los deberes mejor que nunca. Jugó bonito como hacía rato no lo veían sus hinchas. En el mejor lugar. En el momento deseado. El Maracaná espera. El sábado Brasil peleará por el primer lugar del podio ante una multitud que vibra. Y que tiene sed de revancha. El partido comienza a las 17:30, hora en Rio de Janeiro y Brasilia, 15:30 en Rio Branco y 16:30 en Bolivia.

LINKS RELACIONADOS
columna-carlos-mesa
Knigth Center
Reporteros Sin Fronteras
CPJ