Data: agosto 27, 2013 | 10:41
"Reafirmar el derecho inalienable de todo Estado de conceder asilo. Este derecho no debe ser restringido ni limitado en su extensión bajo ninguna hipótesis", dice el documento de Montevideo firmado también por Morales...

Brasil hizo cumplir decisión del Mercosur que reconoce su derecho como país de asilo

Roger Pinto en su reclusión forzada en la Embajada del Brasil, en La Paz, con su salud ya quebrantada por el ostracismo de más de un año. | Foto Silvia Antelo Aguilar

Roger Pinto en su reclusión forzada en la Embajada del Brasil, en La Paz, con su salud ya quebrantada por el ostracismo de más de un año. | Foto Silvia Antelo Aguilar

Mientras en Bolivia se espera la explicación oficial acerca del operativo realizado por personeros de la Embajada de Brasil en La Paz para trasladar al senador Roger Pinto a territorio brasileño, independientemente de aclarar si dicho operativo fue instruido desde Brasilia o fue simple iniciativa del encargado de negocios en su embajada acéfala de La Paz (es evidente que hubo una instrucción directa desde Itamaraty, por eso el repliegue diplomático del canciller Patriota a la ONU), el gobierno de Dilma Rousseff asume ese accionar en base a la decisión adoptada durante la cumbre de los países miembros del Mercosur que reconoció el derecho inalienable de cualquier país para otorgar asilo a quien lo pida cuando demuestra ser víctima de represión política. En su última edición impresa, Sol de Pando elaboró un informe respecto a la decisión del Mercosur que también fue suscrita por el presidente boliviano Evo Morales…

© Redacción Sol de Pando

Violación al asilo de Roger Pinto genera una crisis en el Mercosur

Edición Impresa

Edición Impresa

LA HORA DE LA LIBERTAD Esta es la última foto que se tomó el senador Roger Pinto antes de salir de la Embajada de Brasil en La Paz, con rumbo a Brasilia. Como puede observarse en las manecillas, su reloj marcaba las 14:25 del día viernes 23 de agosto de 2013. A solo 5 días de cumplirse 1 año y tres meses de su asilo en esa legación diplomática. El senador boliviano Roger Pinto abandonó la legación de Brasil en La Paz exactamente a las 14:30 en una de tres vagonetas oficiales del vecino país. Estuvo acompañado de funcionarios diplomáticos acreditados en la sede de gobierno, como también de soldados navales (fusileros navales) que viajaron en dos vehículos como custodios de la vagoneta central. Pasado el mediodía del sábado 24 de agosto, luego de 22 horas de viaje terrestre, Pinto cruzó  la frontera Bolivia-Brasil, ingresando a la población de  Corumbá, estado de Mato Grosso del Sur, donde fue recibido por autoridades y policías federales brasileños, quienes lo acogieron de acuerdo a su investidura, como senador del Estado boliviano, brindándole la custodia y protección como refugiado y perseguido político. Posteriormente, Pinto se reunió con el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Brasil, Ricardo Ferraco, quien en reiteradas oportunidades denunció la persecución sufrida por el senador boliviano por parte del gobierno de su país, por haber puesto en evidencia las redes de corrupción y narcotráfico que estaban operando con la protección de altas autoridades. El senador Ferraco confirmó luego que el ingreso de Pinto como refugiado político a Brasil se organizó en forma conjunta con las autoridades brasileñas, y por ello recibió el acompañamiento y protección tanto de oficiales diplomáticas, soldados navales como de policías federales brasileños. Luego de un descanso en Corumba, ya por la noche del mismo sábado 24, Pinto abordó un avión oficial asignado al Senado de Brasil, llegando a la capital Brasilia pasada la medianoche, es decir en las primeras horas de este domingo 25 de agosto de 2013, donde se reencontró con su esposa Blanca Bardales, sus hijas Priscila, Daniela y  Denise Pinto Bardales; además de sus cuatro nietos.

LA HORA DE LA LIBERTAD
Esta es la última foto que se tomó el senador Roger Pinto antes de salir de la Embajada de Brasil en La Paz, con rumbo a Brasilia. Como puede observarse en las manecillas, su reloj marcaba las 14:25 del día viernes 23 de agosto de 2013. A solo 5 días de cumplirse 1 año y tres meses de su asilo en esa legación diplomática.
El senador boliviano Roger Pinto abandonó la legación de Brasil en La Paz exactamente a las 14:30 en una de tres vagonetas oficiales del vecino país. Estuvo acompañado de funcionarios diplomáticos acreditados en la sede de gobierno, como también de soldados navales (fusileros navales) que viajaron en dos vehículos como custodios de la vagoneta central.
Pasado el mediodía del sábado 24 de agosto, luego de 22 horas de viaje terrestre, Pinto cruzó la frontera Bolivia-Brasil, ingresando a la población de Corumbá, estado de Mato Grosso del Sur, donde fue recibido por autoridades y policías federales brasileños, quienes lo acogieron de acuerdo a su investidura, como senador del Estado boliviano, brindándole la custodia y protección como refugiado y perseguido político.
Posteriormente, Pinto se reunió con el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Brasil, Ricardo Ferraco, quien en reiteradas oportunidades denunció la persecución sufrida por el senador boliviano por parte del gobierno de su país, por haber puesto en evidencia las redes de corrupción y narcotráfico que estaban operando con la protección de altas autoridades.
El senador Ferraco confirmó luego que el ingreso de Pinto como refugiado político a Brasil se organizó en forma conjunta con las autoridades brasileñas, y por ello recibió el acompañamiento y protección tanto de oficiales diplomáticas, soldados navales como de policías federales brasileños.
Luego de un descanso en Corumbá, ya por la noche del mismo sábado 24, Pinto abordó un avión oficial asignado al Senado de Brasil, llegando a la capital Brasilia pasada la medianoche, es decir en las primeras horas del domingo 25 de agosto de 2013, donde se reencontró con su esposa Blanca Inez Ramirez, sus hijas Priscila, Daniela y Denise Pinto Ramirez, además de sus cuatro nietos.

“Llevo 13 meses  sin aspirar aire fresco en mis pulmones. Llevo 13 meses  sin sentir los rayos del sol en mi rostro o mis manos. Llevo 13 meses en que no puedo caminar más de cinco metros sin chocar con una pared…. Llevo 13 meses asilado sin salvoconducto, lo que es estar aislado sin vida, acallado sin derechos y  arrestado sin sentencia. El Presidente Morales sufrió durante 13 horas parte de la dolorosa experiencia a la que me tiene sometido hace 13 meses…”, escribió el senador Roger Pinto Molina en una carta que fue entregada a los presidentes de Unasur el 4 de julio, en Cochabamba.

Su hija Denise puso una copia de la misiva en manos del presidente uruguayo José Mujica que presidiría una semana después, por última vez, la  Reunión Ordinaria del Consejo del Mercado Común del Sur (Mercosur) en Montevideo, donde también se trataría el incidente del avión presidencial acaecido en Europa a raíz del anuncio boliviano de analizar la posibilidad de asilar al norteamericano Edward Snowden.

La carta entregada por Denise Pinto al Presidente uruguayo fue determinante para que la reunión del Mercosur no incurra en la declaración vaga emitida por Unasur sobre la cuestión del asilo que alcanzó relevancia internacional a raíz de los casos del australiano Assange y el norteamericano Snowden. En fuentes de la cancillería boliviana trascendió que los equipos redactores de los presidentes Mujica del Uruguay y Dilma Rousseff del Brasil impusieron los párrafos que definen el asilo como un derecho humano irrestricto e irreversible una vez que los Estados de acogida lo adoptan en ajuste a sus propias leyes y normas internacionales.

El gobierno del Uruguay respalda abiertamente al Brasil en su decisión soberana de asilar al Senador boliviano, en contraposición a la cerrazón e intolerancia boliviana que incluso incomoda a sus aliados más estrechos como son Argentina y Venezuela.

En Bolivia, la declaración del Mercosur sorprendió a muchos, causando reacciones inmediatas. Fue el ex presidente Jorge Quiroga quien lanzó la primera voz de entusiasmo:  «El presidente Morales está suscribiendo esta declaración y tiene que cumplir, no puede continuar con el doble discurso de firmar esto mientras tiene más de 13 meses con el asilo concedido por Brasil soberanamente al senador Roger Pinto», dijo Tuto.

El gobierno de Evo Morales respondió con ese tono chicanero que causa vergüenza ajena: Pinto no es Snowden ni Assange, Pinto no es humano.

Brasil y Uruguay temen que Bolivia está dinamitando la unidad sudamericana con su intolerancia reaccionaria.

¿Qué decidió el Mercosur?

  • El pasado 12 de julio, en Montevideo, los presidentes del Mercado Común del Sur (Mercosur), incluido Evo Morales, decidieron reafirmar “el derecho inalienable de todo Estado de conceder asilo” y enfatizaron que “este derecho no debe ser restringido ni limitado en su extensión bajo ninguna hipótesis”.
  • Dicha decisión implica que el Mercosur reconoce el derecho inalienable que ejerció el Gobierno del Brasil para conceder asilo al senador boliviano Roger Pinto, decisión basada en la documentación judicial presentada por el propio Gobierno boliviano respecto a los 20 juicios criminales entablados contra el legislador pandino por influencias que ejerció el ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana, principal interesado en defenestrar a los representantes de Pando.
  • En su declaración de Montevideo, el Mercosur subraya que «los Estados no tienen el derecho de impedir a sus ciudadanos de solicitar asilo, ni tampoco de impedir la implementación de tal derecho fundamental por cualquier medio. Es fundamental asegurar que sea garantizado el derecho de los asilados de transitar con seguridad hasta el país que ha concedido el asilo».
  • Sin embargo Bolivia le niega ese derecho al gobierno de Dilma Rousseff bajo la hipótesis discriminadora de que Pinto es “inferior” a Assange y Snowden; pero no olvidemos que Snowden y Assange también tienen acusaciones penales en sus países, por lo que la situación de los perseguidos por el gobierno de Estados Unidos es ni más ni menos idéntica a la de Roger Pinto perseguido por el gobierno de Bolivia.
  • El Mercosur también decidió «repudiar las acciones que puedan menoscabar la potestad de los Estados de conceder e implementar de forma plena el Derecho de Asilo, y en este sentido rechazar todo intento de presión, hostigamiento o criminalización de un Estado o de terceros sobre la decisión soberana de cualquier nación de conceder asilo».
  • Con la negativa de entregar el salvoconducto al asilado, Bolivia incumple la decisión del Mercosur que además reafirmó el derecho de asilo como “un derecho humano fundamental de conformidad al artículo 14 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU”.
Decision Mercosur

Decisión del Mercosur sobre el Derecho de Asilo | Documento PDF

Imágenes de la celda de Pinto en la Embajada brasileña de La Paz

La celda de Pinto en la Embajada brasileña de La Paz Infografía PDF

La celda de Pinto en la Embajada brasileña de La Paz | Infografía PDF

 

LINKS RELACIONADOS
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center