Data: mayo 8, 2016 | 4:45
COLUMNA VERTEBRAL | Llegaron a su turno Pedro Domingo Murillo, Germán Busch y Gualberto Villarroel, es que la Revolución Nacional hizo su propio panteón…

Carlos D. Mesa Gisbert | BILLETES Y PRÓCERES

Billete Antiguo

Un billete de pesos bolivianos en los tiempos de la hiperinflación.

http://carlosdmesa.com/Cada proceso político tiene sus héroes. Este, por supuesto, también los tiene. Sus efigies pueblan el imaginario de lo que quieren representar y para ello se levantan sus altares. Hay que decir que en una nación tan proclive al olvido o a la indiferencia, a la falta intencional o no de memoria histórica, son pocos los que quedan como referentes verdaderos y permanentes de la construcción de la nación boliviana.

En tiempos en que el nacionalismo peca de excesos y desmesuras que pretenden la sacralización de una forma política de origen decimonónico, es complejo establecer una dimensión racional y sensata de un pasado común que permita explicar lo que somos sin perder de vista nuestra pertenencia a espacios mayores como los de América Latina y el extremo occidente, de los que formamos parte indisoluble.

Los billetes son el refugio ideal para la transmisión de esa imagen, aunque está claro que quienes los usan en el diario vivir se percaten muy poco de quienes ilustran el papel moneda cuyo verdadero sentido está en el valor que cada uno de ellos tiene como instrumento fundamental de una determinada transacción.

https://twitter.com/carlosdmesagSi nos remitimos a los sobrevivientes de esa imaginería no podemos menos que aceptar la fuerza con la que se impusieron nuestros dos próceres emblemáticos: Simón Bolívar y Antonio José de Sucre repetidos hasta la saciedad desde que en 1827 apareciera la efigie de Bolívar en la primera moneda de la República. Los libertadores dominan la iconografía de monedas y billetes del país de manera obsesiva (alguien con causticidad recuerda que el mayor mérito de ambos próceres parece ser el haber nacido fuera de Bolivia).

Llegaron a su turno Pedro D. Murillo, Germán Busch y Gualberto Villarroel, es que la Revolución Nacional hizo su propio panteón. Se incorporó entonces —no fue un detalle— la imagen de un indígena tocando el pututu y otro de rostro firme y sugerente como símbolos de un protagonista colectivo pero anónimo. En los años de la hiperinflación se incluyeron como afirmación de una maldición a Eduardo Abaroa, Juana Azurduy (la primera mujer en un billete si descontamos a los familiares de Patiño en las emisiones del Banco Mercantil a principios del siglo XX), Andrés Santa Cruz y José Ballivián, cuyos bustos duraron lo que el frágil valor de los billetes que los canonizaron, unos pocos meses.

La democracia escogió un camino distinto, la valoración de personajes más allá de la política: el industrial gomero Antonio Vaca Diez, la narradora Adela Zamudio, los pintores Melchor Pérez de Holguín y Cecilio Guzmán de Rojas, el jurista Pantaleón Dalence, el historiador Gabriel René Moreno y el poeta Franz Tamayo. El mensaje era claro, debíamos entender que el ámbito de la cultura y el pensamiento deben valorarse tanto o más que la propia política y la épica militar.

https://www.facebook.com/profile.php?id=623809066&fref=tsEl Banco Central anuncia ahora los billetes del “proceso”. Bolívar y Sucre vuelven a la carga, cómo no. Los escogidos para los nuevos altares de la patria se concentran en personajes del siglo XVIII y XIX, algunos de ellos a caballo entre la leyenda y la historia. Túpac Katari, Bartolina Sisa, Martín Uchu, Alejo Calatayud y Gregoria Apaza del siglo XVIII. Salvo Calatayud todos indígenas y casi todos protagonistas de levantamientos indígenas. Sucre, Bolívar, “Moto” Méndez, Pedro I. Muiba, José M. Baca, Juana Azurduy, Vicenta Juaristi y Esteban Arze, héroes de la independencia. El único personaje del siglo XX es Bruno Racua, el flechero de la guerra del Acre. Entre 1825 y 1911 no cabe nadie, menos aún en el periodo de 1911 a 2016 (asumiendo, por supuesto, la poca elegancia de incluir a personajes aún vivos). La recuperación de figuras indígenas y de mujeres (cuatro de catorce) es sin duda justa e imprescindible en una relectura adecuada de nuestro pasado, pero aunque sea en clave de mirada “plurinacional”, volvemos a ese anclaje en la epopeya libertaria, como si esta fuera la única posibilidad de reconocer de manera integral a los forjadores de nuestro presente.

Nadie hay que nos refiera al periodo prehispánico, Zapana por ejemplo, o al periodo colonial, Bartolomé Arzans por ejemplo, o al periodo republicano, Andrés Santa Cruz por ejemplo, o al siglo XX, Víctor Paz o Juan Lechín, por ejemplo. Apenas tres son los sobrevivientes del panteón de todo tiempo: Bolívar, Sucre y Doña Juana.

El presente modelo político quiere perpetuar su sello, no sólo a través de nuevos billetes a la imagen de su mirada del tiempo largo, sino a través de las nuevas pirámides clavadas en el corazón de la ciudad que es el que más fuerte late en el país, no otras que el nuevo Palacio de Gobierno con el nombre de “Casa Grande del Pueblo”, que quizás representa más el alma de una sola persona que la de quienes la votaron, y el nuevo Palacio Legislativo para albergar en el lujo a los representantes populares, muchos de ellos herederos de valientes y pobres luchadores como Pablo Zárate y Santos Marka.

http://www.soldepando.com/category/carlos-d-mesa/

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center