BLOQUEANDO AL CORONAVIRUS | La medicina natural del bosque amazónico provee todos los insumos necesarios para la bio-seguridad en tiempos de la pandemia. Artesanas quechuas y mayas fabrican tapa-bocas de hermosos diseños...

LOS BARBIJOS DEL PUEBLO INDÍGENA

La comunidad indígena de El Pilar, en la Amazonia peruana, cuenta con pocos recursos. La cuarentena autoimpuesta y los tapabocas hechos con hojas de los árboles de plátano parecen ser las únicas armas que tienen contra el coronavirus. | Foto CNN

Para lectura en móvil usar pantalla horizontal |
© Wilson García Mérida | Redacción Sol de Pando

Gaudencia Quispe Yupari de Sarhua y su hija Violeta, diseñan y fabrican barbijos que imponen la identidad cultural en medio de la pandemia. | Foto EFE

Los pueblos indígenas americanos no han dejado de ser poblaciones vulnerables y por la habitual lejanía del Estado en sus comunidades, están desarrollando sus propias estrategias de protección ante la pandemia global del nuevo coronavirus, refugiándose en su cultura y sus saberes ancestrales.

En la Amazonia, los pueblos en aislamiento voluntario poseen bio-inmunidades que les provee la medicina tradicional. Los bosques amazónicos han sido y son los principales provedores de materia prima para la farmacopea occidental. La quinina, que sin duda será componente esencial en las futuras medicaciones curativas del Covid-19, es una planta amazónica que es utilizada por las poblaciones indígenas contra los virus de la malaria, el dengue y otras enfermedades tropicales propias de estas tierras.

En esta coyuntura de cuarentena mundial y distanciamiento social (para evitar el contacto contagioso con portadores del mal), el uso de barbijos (o tapa bocas) es una necesidad insoslayable, hoy como nunca. El difícil acceso a dicho accesorio ha sido resuelto entre las comunidades indígenas de la Amazonia utilizando diversas hojas vegetales que, además de proteger eficazmente las vías respiratorias nasales y bucales, contienen antibióticos naturales.

En las zonas andinas, la necesidad de barbijos ha estimulado la creatividad artesanal de las mujeres indígenas. En el Perú, por ejemplo, se han viralizado las imágenes de una familia de artesanas tejedoras de Ayacucho que emprendió la fabricación de barbijos diseñados con el estilo tradicional de las polleras sarhuina, atuendo quechua, que impresionan por su combinación de texturas y colores.

“Hoy en día salimos a las calles y esta crisis de pandemia nos quitó algo de los rostros, la ‘sonrisa’, debajo de un tapaboca. El distanciamiento social nos llevó a usar algo tan simple y de vital importancia. Una forma de llevar positivismo es llevando arte en el rostro”, explicó en su cuenta de Facebook la tejedora quechua Violeta Quispe Yupari de Sarhua, quien se asoció con su madre, Gaudencia, para producir el atractivo taxtil, con capas de protección, para su venta en el emergente mercado de la bio-seguridad.

En las comunidades mayas de Guatemala también se está desarrollando el uso de las técnicas textiles indígenas para protegerse de la horrorosa pandemia del siglo XXI.

pueblos-indigenas

coronavirus

coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center