Data: septiembre 13, 2012 | 23:05
Obtuvieron cuarto puesto entre 36 participantes del concurso septembrino

Banda estudiantil de Pando brilla en Cochabamba abandonada por su Gobernador

Las celebraciones del 14 de Septiembre se engalanan con esta inusual presencia pandina.

Considerando que la Gobernación no aportó con un solo centavo para el viaje de la delegación, los padres y profesores tenían previsto retornar a Cobija por vía terrestre, con sus propios recursos, incluso a costa de poner en riesgo la integridad física de los alumnos; pero los violentos bloqueos de caminos en la coyuntura hicieron desistir de ese plan, quedando como única alternativa nuevamente la costosa vía aérea. Y no queda plata para ello…

© Wilson García Mérida

Una niña con el atuendo típico del pueblo siringuero, portando el trofeo logrado en el XVI Concurso Nacional de Bandas.

“¡Son de Pando, son de Pando!” decía el murmullo que se mezclaba con los aplausos resonando sobre la ruta del desfile escolar cumplido en esta víspera del 14 de Septiembre sobre las calles de Cochabamba. Era la banda de la Unidad Educativa Mariscal Sucre de Cobija, que entre un total de 36 delegaciones participantes en el XVI Concurso Nacional de Bandas Estudiantiles había obtenido un honroso cuarto puesto, razón por la cual la Gobernación de Cochabamba la invitó a participar en los desfiles del jueves 13 y viernes 14.La banda está compuesta por 63 niños y adolescentes, alumnos de los ciclos primario y secundario de la UE Mariscal Sucre, y cuyas edades fluctúan entre los 9 y 17 años. Los muchachos visten gallardos trajes de cadetes y las alumnas todas gualipoleras vestidas de azul, además de una línea de siringueros-castañeros con los atuendos típicos del norte amazónico boliviano. Sus instrumentos relucen ante a los rayos del sol de septiembre radiante.

Sobre la avenida San Martín.

Y era la primera vez en Cochabamba. Primera vez que estudiantes de Pando participaron del magnífico concurso que organiza anualmente en el marco de las celebraciones septembrinas, desde 1996, la Escuela de Comando y Estado Mayor (Ecem) en el escenario del Estadium Félix Capriles. Primera vez que estudiantes de Pando son invitados a engalanar los actos cívicos del 14 de Septiembre generando aplausos y muestras de cariño por parte del pueblo cochabambino.

“Este cariño no lo sentimos ni en nuestra propia tierra”, expresó emocionado un padre de familia que acompañó a la delegación hospedada en la Escuela Militar de Ingeniería de la calle Lanza.

“La guarnición militar nos ha brindado un cobijo digno y cómodo, gracias al desprendimiento del general Darío Leigue”, comentó el presidente de la Junta Escolar de Cobija, Walter Lucio Saavedra, aludiendo al Comandante de la Séptima División Aerotransportada del Ejército.

Cuando no hay plata para la cultura

La delegación pandina en el Estadium Félix Capriles donde se celebró el concurso durante las jornadas del 11 y 12 de septiembre.

Dentro el Estadium Félix Capriles.

Pero la primavera cochabambina que gozaban durante estos cuatro días los jóvenes músicos cobijeños, con bullangueras visitas al Cristo de la Concordia o a los “shopings” del Cine Center, pronto se ensombrecería ante la imposibilidad de retornar a Cobija por falta de recursos económicos. Los representantes de la delegación acusan de ello al gobernador de Pando, Luis Adolfo Flores Roberts.“Es extraño que se hayan lanzado de Cobija a Cochabamba sin prever los gastos propios de una delegación, habría que ver si la responsabilidad no está entre los mismos padres o profesores, y si se han cumplido las condiciones de la convocatoria al concurso” comentó con atinada susceptibilidad periodística el Director de Prensa de Cadena A, John Arandia, cuando le expusimos el tema.

Desfilando sobre la avenida de las Heroínas, en la jornada del 13 de septiembre.

Trasladamos esa duda razonable al profesor Walter Romero Saavedra, director de la Unidad Educativa Mariscal Sucre, quien explicó lo siguiente:

Una vez que esta Unidad Educativa ganó el concurso en el certamen local según dispone la convocatoria, por lo menos un mes antes del encuentro de Cochabamba, se entregó una carta al presidente Evo Morales, durante una de sus últimas visitas a Cobija, quien había instruido a las autoridades pandinas brindar el apoyo respectivo a la delegación.

El Gobernador se negó a desembolsar un solo centavo arguyendo que no existe una partida presupuestaria para este tipo de gastos en la Gobernación.

Por el contrario, la alcaldesa Ana Lucía Reis sí hizo posible un desembolso de Bs. 40.000 de una partida prevista para tales casos.

Los 40.000 bolivianos desembolsados por la Alcaldía cubrían pasajes de ida y vuelta por tierra, lo que suponía un viaje de por lo menos 3 días partiendo de Cobija por Riberalta para llegar a Trinidad, y de allí a Santa Cruz para llegar a Cochabamba.

Según explica Romero Saavedra, el lento y pesado trámite burocrático propio de las alcaldías bolivianas para el desembolso de recursos, provocó un desfase en el cronograma del viaje, pues con la tardanza del desembolso la travesía de tres días habría significado llegar a Cochabamba después de finalizado el concurso.

Por esa causa, ante la disyuntiva de desistir del viaje frustrando a los chicos, se optó por usar los 40.000 bolivianos para pasajes aéreos de ida, que costaron un total de 49.000 bolivianos. La misma Alcaldía, dice el Director del Colegio, se dio modos de añadir los Bs. 9.000 faltantes.

Considerando que la Gobernación no aportó con un solo centavo, los padres y profesores tenían previsto retornar a Cobija por vía terrestre, con sus propios recursos, incluso a costa de poner en riesgo la integridad física de los alumnos; pero los violentos bloqueos de caminos en la coyuntura hicieron desistir de ese plan, quedando como única alternativa nuevamente la costosa vía aérea. Y no queda plata para ello.

“El poder pudre la sangre y oscurece el pensamiento”

Hospedados en la Escuela Militar de Ingeniería.

Jóvenes pandinos que en todo caso se llevan un buen recuerdo de Cochabamba.

Los padres de familia y los docentes de la Unidad Educativa generaron sus propios recursos para la adquisición de trajes y algunos nuevos instrumentos organizando una kermesse de recaudación en la que, por ejemplo, la ciudadana Nancy Chalco donó una motocicleta Kino que fue rifada, según informa Guery Suzuki, uno de los padres de familia que acompaña a la delegación.  Con un saldo de esos fondos se cubrió también la estadía de los chicos en cuanto a alimentación y necesidades recreativas.Lamentan que el gobernador Flores haya mostrado una insensibilidad lindante en la idiotez, haciendo gala de una total indiferencia ante las necesidades del grupo que vino a representar al Departamento que gobierna en la principal fiesta cívica de Cochabamba.

Impecables uniformes y relucientes instrumentos.

“Nuestra delegación no vino a hacer ningún proselitismo para nadie, que es lo que seguramente busca el Gobernador acostumbrado a disponer de recursos y la logística del Estado para movilizar gente en sus actos políticos”, protestó una madre de familia que pidió anonimato por temor a represalias laborales en la administración pública de Cobija donde trabaja.

“Ellos mueven sus aviones y sus vehículos para llevar gente de un extremo a otro, sólo cuando les conviene políticamente, como cuando llevaron un avión de la FAB a Chaparina para trasladarlos al Beni a los indígenas del Tipnis reprimidos en la Octava Marcha; pero cuando se trata de niños y jóvenes que solo hacen música, nadie mueve sus poderosas influencias”, reclamó la ciudadana.

Buscando al Gobernador

Los docentes y padres de familia que integran la delegación.

Padres acompañando a sus hijos.

Desde Cobija, algunos padres de familia que disponen de más recursos ya habrían adquirido pasajes aéreos para sus hijos, pero éstos permanecerán con el resto mayoritario de sus compañeros en Cochabamba hasta el final. Uno de los alumnos se encuentra delicado de salud y la búsqueda de medicamentos y atención clínica se cruzó con los preparativos del desfile cívico.

El grupo que está en Cochabamba envió a Cobija, en el primer vuelo de este jueves, a uno de sus miembros, Rolando Ballivián, para que gestione en la capital de Pando una “operación rescate”; hasta el cierre de esta edición no tuvimos noticias de aquella misión.

Sol de Pando intentó contactarse con el gobernador Flores llamando a su teléfono celular, tanto para hacerle recuerdo que seguimos aguardando los resultados de la “investigación” sobre la ilegal confiscación de 2.000 ejemplares que sufrió este periódico en julio del 2011, como para consultarle si tiene en mente alguna manera de colaborar con la delegación de los estudiantes pandinos anclados en Cochabamba. No fue posible ese contacto.

Sin embargo, dada la presión ejercitada con la denuncia pública del hecho, es probable que Luis Flores acuda a su mentor Juan Ramón Quintana, el Ministro de la Presidencia, para que éste ordene como suele hacerlo a la FAB, al BOA o al TAM disponer sin más trámite de una nave para efectuar el traslado respectivo a Cobija. Ojalá así sea.

“Nos hemos visto obligados a hacer pública esta denuncia porque resulta el único modo eficaz para que nuestras autoridades reaccionen ante los dramas que causan sus propios actos insensibles”, lamenta Walter Lucio Saavedra.

La solidaridad cochabambina

Estela Rivera Eid.

Entretanto, la Gobernación de Cochabamba que tuvo el acierto de presentar a la banda estudiantil de Cobija en los desfiles del 13 y 14 de Septiembre, anuncia que brindará a los ilustres visitantes una atención especial.

La artista Estela Rivera Eid,  Directora de Cultura de la Gobernación, tomó contacto con miembros de la delegación pandina para coordinar alguna actividad que pueda paliar la incómoda situación en que se encuentran los jóvenes pandinos.

“A pesar de nuestras limitaciones, vamos a atender a estos jóvenes compatriotas con algún convite sencillo pero lleno de afecto; es lamentable que tengan que atravesar el problema que tienen, pero al final de todo nos quedará el grato recuerdo de su presencia en nuestra llacta y para ellos quedará una bella experiencia de integración y hermandad entre los bolivianos”, comentó Estela Rivera.