Data: mayo 31, 2014 | 18:04
WILSON GARCÍA MÉRIDA | En el Bicentenario del padre del Anarquismo

Bakunín, Garibaldi y Juan de la Rosa

Uno de los encuentros entre Bakunin y Garibaldii, en 1867, durante la Primera Internacional Marxista, en Génova.

Uno de los encuentros entre Bakunin y Garibaldii, en 1867, durante la Primera Internacional Marxista, en Génova.

Su pensamiento está presente en el siglo XXI sustentando regímenes de Estado como el del uruguayo José Mujica, o proyectos de largo alcance como el movimiento zapatista en México. El anarquismo fue parte activa en los movimientos independentistas de América Latina. En Florencia traba amistad con el legendario Guiseppe Garibaldi, quien había retornado pocos años antes de América Latina donde combatió contra el dictador Juan Manuel Rosas liberando a Uruguay y Argentina…

© Wilson García Mérida

Foto1BakunintCesáreo Capriles editorializó un inolvidable número de “Arte y Trabajo” —revista que editaba durante los años 20 en los talleres de la Imprenta Cuenca de nuestra ciudad— con una máxima del príncipe Pedro de Kropotkin: “Mientras existan miserables, el lujo es un crimen”.

Aquel hijo de la realeza que había renunciado a los halagos y privilegios de su cuna de oro en la corte de Nicolás II, abandonó sus prerrogativas de príncipe y se adhirió a una comuna anarquista destinando su herencia para crear bibliotecas obreras y abrir centros de educación proletaria, bajo la guía intelectual de Mijail Bakunin.

Bakunin nació el 30 de mayo de 1814 en el seno de una familia noble de Pryamújino, provincia de Tver, Rusia. En pocos días más se conmemorará el bicentenario del nacimiento de uno de los filósofos más influyentes en el pensamiento revolucionario de los siglos XX y XXI,  pero muy pocos se acuerdan de él, salvo algunos románticos de la retórica libertaria y uno que otro intelectual de café.

Su pensamiento está presente en el siglo XXI sustentando regímenes de Estado como el del uruguayo José Mujica, o proyectos de largo alcance como el movimiento zapatista en México. El anarquismo fue parte activa en los movimientos independentistas de América Latina. En Juan de la Rosa, Nataniel Aguirre describe la presencia de un libertario francés que se enamora de Rosita e influye en las futuras acciones guerrilleras del personaje infantil que testimonió la matanza de San Sebastián a manos del brutal Goyeneche.

En 1863, Bakunin sale de Rusia para sumarse a los movimientos revolucionarios en Inglaterra, Polonia e Italia. En Florencia traba amistad con el legendario Guiseppe Garibaldi, quien había retornado pocos años antes de América Latina donde combatió contra el dictador Juan Manuel Rosas liberando a Uruguay y Argentina, dirigió un ejército de bandeirantes republicanos intentando abolir el imperio de Brasil y luego combatió contra norteamericanos y españoles en Nicaragua, teniendo entre sus tambores a un niño adolescente llamado Augusto César Sandino. De vuelta a Europa, Garibaldi se enfrentó al ejército de Bonaparte teniendo entre sus ideólogos más próximos a Mijail Bakunin.

El filósofo anarquista construyó sus irrebatibles teorías fogueadas en el crisol de la más cruda realidad. Descubrió que el poder es corrupto en sí mismo, que el Estado es una invención perversa diseñada para degradar al ser humano eternizando las desigualdades, que el partido político es una organización mafiosa por antonomasia, que para emancipar al ser humano hay que enrriquecerle de educación y cultura permitiéndole gozar de un autogobierno próspero y saludable. “Libertad sin socialismo es privilegio e injusticia; socialismo sin libertad es esclavitud y brutalidad”, escribió. “El Estado es un inmenso cementerio al que van a enterrarse todas las manifestaciones de la vida individual”, también decía. 

Hoy, a 200 años de su natalicio, ni siquiera aquellos que se creen dueños exclusivos de su pensamiento y lucran traficando con los ideales anarquistas de “moda”, se acuerdan del gran Bakunin.

ALGUNAS FRASES CÉLEBRES DE BAKUNIN

Foto2BakuninLibertad sin socialismo es privilegio e injusticia; socialismo sin libertad es esclavitud y brutalidad.

***

La uniformidad es la muerte; la diversidad es la vida.

***

Los estados poderosos sólo pueden sostenerse por el crimen. Los estados pequeños sólo son virtuosos porque son débiles.

***

Hasta en las democracias más puras, una minoría privilegiada detenta el poder contra la mayoría esclavizada.

***

Todo Estado, como toda Teología, supone al hombre esencialmente perverso.

***

Si no hubiera sido inventada la sociedad, el hombre hubiera seguido siendo una bestía salvaje, o, lo que viene a ser lo mismo, un santo.

***

El Estado es un inmenso cementerio al que van enterrarse todas las manifestaciones de la vida individual.

***

Yo soy libre solamente en la medida en que reconozco la humanidad y respeto la libertad de todos los hombres que me rodean.

***

Libertad política sin igualdad económica es una pretensión, un fraude, una mentira; y los trabajadores no quieren mentiras.

***

El Estado es un mecanismo históricamente temporal, una forma transitoria de sociedad.

***

Es soñando con lo imposible que el hombre ha realizado siempre lo posible. Los que se han conformado con lo que les parecía posible no han avanzado nunca de un solo paso.

[email protected]

LINKS RELACIONADOS
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center