Data: julio 3, 2013 | 14:14
La inteligencia norteamericana volvió a cometer un error catastrófico al activar una alerta en la OTAN que cerró el espacio aéreo europeo a la nave del Presidente boliviano en base a una calumnia que convierte a Evo Morales en el héroe internacional del momento. Se espera que Snowden confirme su estadía en Moscú...

Austria certifica: no hubo polizón a bordo; y EE.UU. pide a Bolivia “extraditar” a Snowden

“No ha habido ninguna explicación de por qué motivos no me dejaron pasar por territorio de Francia, Portugal, Italia y después también de España”, reclamó Morales en Viena, donde se constató que Snowden no estaba en el avión presidencial. | Fotomontaje Sol de Pando

“No ha habido ninguna explicación de por qué motivos no me dejaron pasar por territorio de Francia, Portugal, Italia y después también de España”, reclamó Morales en Viena, donde se constató que Snowden no estaba en el avión presidencial. | Fotomontaje Sol de Pando

La reaparición del ex agente de la CIA Edward Snowden en su refugio temporal de Moscú será la prueba más contundente de que el ex espía perseguido por su gobierno no huía hacia Bolivia oculto en el avión oficial del presidente Morales. La reunión de Unasur convocada para el jueves en Cochabamba solicitará al gobierno ruso facilitar esa decisiva exhibición de Snowden.  De hecho el gobierno de Austria, país que no integra la OTAN, verificó en el aeropuerto de Viena que dentro el avión de Evo Morales sólo viajaban tripulantes y pasajeros bolivianos, ningún polizón parecido a Snowden. Estados Unidos y sus aliados europeos que cometieron semejante torpeza, tendrán que indemnizar a Bolivia con algo más que un millonario resarcimiento por los daños causados al Estado boliviano. Tendrán además que pedir perdón…

© Wilson García Mérida | Redacción Sol de Pando

Pocas horas antes del medio día del miércoles cuando Evo Morales retomó su vuelo de retorno a Bolivia, el presidente de Austria Heinz Fischer visitó a su colega boliviano retenido durante 13 horas en el aeropuerto de Viena, declarando que estaban “cumplidas todas las condiciones para retomar el viaje”. Snowden no estaba a bordo.

Mientras Michael Spindelegger, Ministro de Relaciones Exteriores de Austria, anunciaba que tras un “registro voluntario” autorizado por el piloto del avión presidencial boliviano, la policía del aeropuerto de Viena “comprobó que el ex agente de la CIA Edward Snowden no se encuentra a bordo”; en La Paz la Embajada norteamericana formalizaba ante la Cancillería de Bolivia una solicitud para “extraditar” al ex agente, dando por hecho que Snowden se encontraría efectivamente en jurisdicción boliviana.

Según un cable de EFE, el canciller austriaco aseguró que tras registrarse el avión, “podemos descartar que haya una persona a bordo que no tenga la nacionalidad boliviana… Es una información importante para todos que no haya un polizón a bordo del avión presidencial. Se ha tratado de un rumor tan persistente que ha causado problemas mundiales”, reconoció Spindelegger con buena fe.

EFE precisó que una fuente del ministerio del Interior de Austria había corroborado que el avión FAB 01 estaba vacío y que “fue inspeccionado, tras el permiso emitido por el piloto boliviano, por un solo agente de la policía austríaca”. El vocero del Ministerio del Interior, Karl-Heinz Grundböck, explicó que “se controlaron los pasaportes” de todos los pasajeros del avión presidencial. “Nos fiamos de que estas declaraciones son correctas”, dijo.

No obstante esa certeza que ha sido certificada oficialmente por el gobierno de Austria —país donde Evo Morales permaneció varado durante 13 horas mientras Francia, Italia, Portugal y España le prohibían usar sus espacios aéreos a su retorno de Moscú bajo la sospecha de llevar a Snowden como polizón a bordo—, la cadena Telesur, citando como fuente al canciller boliviano David Choquehuanca, informaba que el Gobierno de Estados Unidos, mediante su embajada en La Paz, “habría presentado este miércoles una solicitud de extradición del informático estadounidense, Edward Snowden, a la Cancillería boliviana”.

“Estados Unidos nos ha enviado una nota donde solicita la extradición en caso de que el ciudadano Edward Snowden esté circulando en territotio boliviano. No es casual, esa nota llegó a la Cancillería con este contenido. Consideramos que Estados Unidos ha pensado que Snowden está en el avión presidencial y que los países han actuado de manera consensuada”, dijo Choquehuanca a Telesur.

Problema mayúsculo para la ONU

Se anticipa que la cumbre presidencial de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur)  que se reunirá este jueves de emergencia en Cochabamba, concluirá exigiendo al Consejo de Seguridad de la ONU una rigurosa investigación para establecer los mecanismos activados que impidieron el libre tránsito de Evo Morales sobre el espacio aéreo de cuatro países integrantes de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) que es hegemonizado por el Ejército de Estados Unidos.

Los dispositivos de seguridad aeroportuaria se activaron a partir de la “información” en sentido de que Evo Morales habría ocultado en su avión a Snowden para sacarlo subrepticiamente de Rusia con rumbo a Bolivia. Se supone que tal “información” debió contar con el sustento de un eficiente trabajo de inteligencia, para lo cual los norteamericanos disponen de la más sofisticada tecnología de punta con el uso de radares satelitales espías, visores de rayos lasser, etcétera. En base a la supuesta contundencia de esos informes, Estados Unidos suele activar mecanismos de guerra convencional como es la intercepción de naves “enemigas” en el espacio aéreo bajo control del Pentágono.

La posibilidad de que el ex agente de la CIA hubiera estado oculto en el avión presidencial boliviano, convertía a esa nave en “enemiga” de Estados Unidos y sus aliados de la OTAN, lo que justificaría el cerco de prohibiciones que sufrió el vuelo de retorno de Evo Morales. Sin embargo, si los “informes” norteamericanos que activaron la hostilidad europea contra el avión de Evo Morales resultasen erróneos o falsos, se habrá repetido esa lógica calumniadora y mentirosa con que la CIA justificó la invasión a Irak cuando se calumnió al dictador Saddam Hussein de promover la fabricación de armas químicas, lo cual fue falaz y convirtió a Saddam en un mártir del tercer mundo.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas tendrá que exigir a los gobiernos de Francia, Italia, Portugal y España cómo obtuvieron el dato de que el avión de Evo transportaba a Snowden, cómo se canalizó esa información que derivó en el cerco aéreo contra el Presidente boliviano, y quienes emanaron las órdenes para impedir la libre circulación de Morales sobre los espacios aéreos de dichos países.

Según Gustavo Ruz Zañartu, dirigente de la izquierda chilena, la “sospecha” de que el avión que transportaba al Presidente Boliviano Evo Morales incluía entre sus pasajeros al ex agente de la CIA Snowden, “es un constructo típico del departamento de guerra psicológica del Pentágono, que en otras épocas ha servido de pretexto para la invasión de países y asesinatos de jefes de Estado”.

Los que festejan el drama

Los que festejan el dramaEn todo caso, la agresión norteamericana en sí no deja de ser oportuna y favorable a los intereses políticos del entorno palaciego de Evo Morales.
Una vez más —como sucedió en el año 2002 cuando un embajador norteamericano atacó a Evo promocionando su candidatura presidencial— Estados Unidos se encarga de fortalecer la imagen del Presidente boliviano, convirtiéndole en un héroe internacional que resistió en las últimas horas la absurda agresión yanqui basada en una osada mentira.
Esto favorece también a una fracción dominante del partido gobernante y a un gabinete seriamente cuestionados por sus tendencias corruptas y autoritarias, incluyendo el actual Embajador ante la ONU, Sacha Llorenti, condenado públicamente en Bolivia por su intervención directa —cuando ejercía el Ministerio de Gobierno apadrinado por el entonces jefe de Ademaf Juan Ramón Quintana— en un intento de genocidio contra indígenas que resisten la construcción de una carretera atravesando un área protegida en la Amazonia sur del país.
Este entorno palaciego libraba los inicios de una batalla ideológica interna con fuerzas contestatarias dentro el proceso revolucionario de Bolivia, que los acusan de neo-estalinistas y causantes de un severo deterioro en la imagen del Presidente ante la ciudadanía, crisis interna que tenderá a revertirse en favor de las cúpulas aduladoras y pseudo-antimperialistas que rodean herméticamente al Presidente, gracias a la reincidente y proverbial torpeza guerrerista de Estados Unidos.

Imponer justicia y resarcimiento

Evo Morales, indudablemente, sufrió un ataque de tipo militar al sufrir la restricción en su vuelo aéreo, y al ser dicha agresión claramente injustificada y sobre la base de una calumnia, el hecho se configura como un atentado a la libertad de tránsito, con el agravante de que evidentemente la integridad del Presidente boliviano, de su tripulación y sus acompañantes de vuelo, entre ellos un periodista y un Ministro, fue puesta en serio riesgo al forzar un vuelo sin posibilidad de aterrizaje ni reabastecimiento. El hecho de que Austria no fuese país miembro de la OTAN permitió a la nave boliviana un refugio temporal mientras se tramitaba la liberación de los espacios aéreos bloqueados por Francia, Italia, Portugal y España.

Independientemente de tratarse de una agresión de tipo militar  motivada por razones políticas, el abuso cometido contra el Presidente boliviano en base a una evidente calumnia y la mala fe norteamericana que causaron semejante incidente internacional, implica también delitos penales y civiles —es decir daños y perjuicios— que se han perpetrado contra Evo Morales y su comitiva, y contra el mismo Estado boliviano.

Por ello, los tribunales internacionales que indefectiblemente deberán tomar acciones ante el hecho, además de la ONU, podrían ordenar a los países agresores sanción contra los responsables de aquel temerario bloqueo aéreo, además de los resarcimientos que correspondan, incluso pecuniarios, y una disculpa al mundo para que nunca más se repitan semejantes arbitrariedades en lo que resta de este siglo XXI.

¿Dónde irá Snowden?

Periplo de SnowdenLo curioso es que el gobierno de Estados Unidos insiste en su versión de que Snowden es un polizón metido en el avión de Evo Morales y ahora exige a Bolivia la extradición de su ex agente perseguido por infidencia de secretos militares.
“¿Por qué insiste el gobierno estadounidense?” —cuestiona el diario argentino Urgente 24—. “O su dato es muy preciso, y sería un bochorno para Evo Morales; o la inteligencia estadounidense cometió un grosero error que la hará nuevamente el hazmerreir global”.
Se anticipa asimismo que la Unasur emitirá una solicitud al Gobierno de Vladimir Putin para que Edward Snowden confirme desde Moscú que efectivamente no tuvo ningún contacto ni trato con Evo Morales ni con ningún miembro de su Gobierno para huir como polizón en el avión presidencial.
Paradójicamente, Snowden reveló los mecanismos de espionaje implementados por la CIA para interceptar comunicaciones  y otro tipo de injerencias de la inteligencia norteamericana para controlar actividades en los gobiernos de Europa (entre ellos los mismos países que bloquearon sus cielos al avión de Evo Morales), razón por la cual el gobierno de Estados Unidos lo busca judicialmente bajo acusación de infidencia y traición. Snowden se refugió inicialmente en China y luego huyó a Rusia, donde esperó infructuosamente ser asilado.
A salto de mata en un aeropuerto de tránsito de Moscú, Snowden solicitó asilo a varios países: España, Austria, Bolivia, Brasil, China, Cuba, Finlandia, Francia, Alemania, La India, Italia, Irlanda, Holanda, Nicaragua, Noruega, Polonia, Rusia, Suiza, Ecuador, Islandia y Venezuela.
Según la AFP, España y Polonia respondieron negativamente a su solicitud. India también le negó el asilo y de paso apoyó el programa de espionaje electrónico de Estados Unidos revelado por Snowden. Brasil indicó que “no va a responder” formalmente a la petición de asilo de Snowden “encaminado a la embajada en Moscú”. Austria, Finlandia, Noruega, España e Italia confirmaron que habían recibido una petición de asilo político y recalcaron que no cumplía con los criterios oficiales, dando a entender que sería rechazado y que sólo podrían estudiar la solicitud si el fugitivo estuviera en su territorio. Suiza, Francia, China y Venezuela aseguran que no han recibido, al menos de momento, la solicitud del estadounidense. Alemania indicó que examinaría la petición.
Evo Morales se encontraba en Rusia participando en una cumbre y los rumores se dispararon cuando dijo que su país consideraría conceder asilo político a Snowden.

El caso de Raquel Gutiérrez

No es la primera vez que Bolivia sufre impunemente una agresión en el espacio aéreo por acción de los organismos de seguridad norteamericanos.

En julio del 2011, la socióloga mexicana Raquel Gutiérrez, una intelectual que vivió en Bolivia más de 20 años contribuyendo en la lucha de los pueblos indígenas, como compañera del actual vicepresidente García Linera, fue impedida de atravesar el espacio aéreo norteamericano en un viaje de México a Roma, siendo obligada a bajar del avión que la transportaba en ese itinerario.

Los controladores aéreos de Estados Unidos obligaron a la nave de Aeroméxico retornar a Monterrey, donde Raquel Gutiérrez fue sacada del avión al tiempo en que le explicaban que el Gobierno de Estados Unidos se oponía a que la pasajera atraviese cielo norteamericano.

Cuando llegué a la puerta del avión con todo mi equipaje de mano, había unos cuantos policías federales mexicanos y dos o tres funcionarios de Aeroméxico que me pidieron identificarme nuevamente y bajar del avión. Yo les dije que no iba a bajar a menos que me explicaran qué estaba sucediendo. Contestaron que el gobierno de Estados Unidos había negado el paso al avión porque yo iba en él”, relató la propia Raquel Gutiérrez en una denuncia pública que en Bolivia sorprendió e indignó unánimemente.

La académica mexicana no viajaba de ningún modo a Estados Unidos, ni siquiera para hacer una breve escala, y tampoco usaba una aerolínea norteamericana. En su carta de denuncia, Gutiérrez informó que viajaba de México DF a Barcelona en una nave de Aeroméxico y de allí se embarcaría a Roma en un vuelo de Alitalia.

Resultaba intimidante que las autoridades de Estados Unidos supieran con anticipación quienes viajan en los vuelos rutinarios de Aeroméxico o Alitalia; y es más desconcertante que el Gobierno norteamericano haya causado impunemente un severo daño económico a la aerolínea mexicana obligándole a desviar su ruta y romper un itinerario transcontinental, sólo porque a la CIA le dio la gana de prohibir que Raquel Gutiérrez transite por los cielos de Estados Unidos como pasajera común en un vuelo comercial.
LINKS RELACIONADOS
TEMAS DE INTERÉS RELACIONADOS
 OTROS LINKS RELACIONADOS
columna-carlos-mesa
Knigth Center
Reporteros Sin Fronteras
CPJ