Data: abril 5, 2016 | 18:45
DIMITE PRIMER MINISTRO DE ISLANDIA | Se desata ola de renuncias por nexos con Mossack Fonseca…

El Armagedón de los Papeles de Panamá genera movilización mundial de las masas indignadas

Más de 24.000 ciudadanos, en un país de 320.000 habitantes, firmaron una petición exigiendo la dimisión de Sigmundur David Gunnlaugsson y miles se manifestaron delante del Parlamento con el mismo objetivo. | Foto Reuters

Más de 24.000 ciudadanos, en un país de 320.000 habitantes, firmaron una petición exigiendo la dimisión de Sigmundur David Gunnlaugsson y miles se manifestaron delante del Parlamento. | Foto Reuters

Las revelaciones sacuden al mundo. Si bien las empresas “offshore” son legales, no dejan de ser moralmente dudosas. En Islandia acaba de renunciar el primer ministro, Sigmundur Gunnlaugsson. En Panamá dimitió el Ministro Consejero que era miembro activo del consorcio Mossack Fonseca, y en Chile el representante de Transparencia Internacional dejó el cargo al establecerse su participación en compañías “offshore” para favorecer a varias corporaciones mineras…

© Redacción Sol de Pando | Agencias

Tras una ola de protestas movilizadas de la sociedad civil en Islandia al conocerse el domingo detalles de la investigación periodística “Panama Papers”,  este miércoles finalmente dimitió el Primer Ministro de Islandia, Sigmundur Gunnlaugsson, que usó los servicios del consorcio jurídico panameño Mossak Fonseca para crear una empresa “offshore” mediante la cual evadió el pago de impuesto en su propio país.

La dimisión fue aprobada en una reunión de su Partido Progresista y horas después de que Gunnlaugsson hubiera pedido la disolución del Parlamento al presidente del país, Òlafur Ragnar Grímsson.

Gunnlaugsson llegó al cargo de primer ministro en 2013 con el apoyo del Partido de la Independencia, cuyo líder, Bjarni Benediktsson, actual ministro de Finanzas, también aparece en los documentos que se dieron a conocer el domingo pasado.

De todos modos, el ahora ex primer ministro seguirá al frente de su partido, que propuso al hasta ahora ministro de Agricultura, Sigurour Ingi Jóhansson, como nuevo Primer Ministro.

Sigmundur David Gunnlaugsson dimitió apenas unas horas después de que amenazara con disolver el Parlamento y convocara a elecciones generales. Se descubrió que ocultaba su dinero en una sociedad “offshore” creada con su esposa Anna Sigurlaug Pálsdóttir. | Foto AFP

Gunnlaugsson dimitió apenas unas horas después de que amenazara con disolver el Parlamento y convocara a elecciones generales. Se descubrió que ocultaba su dinero en una sociedad “offshore” creada con su esposa Anna Sigurlaug Pálsdóttir. | Foto AFP

Según los “Papeles de Panamá”, publicados por la red Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), Gunnlaugsson fundó en 2007 —con quien más tarde se convertiría en su esposa, Anna Sigurlaug Pálsdóttir— la compañía “offshore” Wintris que Mossack Fonseca estableció  en las Islas Vírgenes británicas. Allí fueron a parar millones de dólares que ella heredó de su padre. El político no dio a conocer, como lo exigen las normas parlamentarias, que era copropietario de la empresa cuando ingresó al Parlamento, en 2009. Además, vendió, el 31 de diciembre de ese año, su mitad de la compañía a su esposa por el valor simbólico de un dólar. Según declaró Gunnlaugsson ante el Parlamento, ocultó esa fortuna para que no se volviera tema durante la campaña electoral. “Claro que hubiera deseado que mi esposa no fuera dueña de esa firma extranjera”, dijo entonces.

En un documento firmado en 2015 por Palsdottir se asegura que Wintris fue usada para invertir millones de dólares de dinero recibido en herencia. Y según registros judiciales la empresa tenía inversiones significativas en los bonos de tres bancos importantes de Islandia que colapsaron durante la crisis financiera que comenzó en 2008. Wintris figura como un acreedor con reclamaciones por millones de dólares en las quiebras de los bancos.

En 2013 Gunnlaugsson asumió como primer ministro y ha estado vinculado en las negociaciones vinculadas a los bancos, lo cual podría afectar el valor de los bonos que son propiedad de Wintris.

Acción directa de la Sociedad Civil

Más de 24.000 personas, en un país de 320.000 habitantes, firmaron una petición en línea para pedir su dimisión y miles se manifestaron delante del parlamento con el mismo objetivo, tirando huevos y yogures.

La oposición de izquierda había anunciado que presentaría una moción de censura.

El presidente Olafur Ragnar Grimsson, que regresó de forma precipitada de un viaje privado a Estados Unidos, se negó a la petición de Gunnlaugsson de disolver el parlamento y llamar a nuevas elecciones.

Traición, ultraje, bochorno eran las palabras en las bocas del pueblo islandés ante la revelación de que su primer ministro, Sigmundur David Gunnlaugsson, había creado una compañía “offshore” aparentemente con el fin de minimizar el pago de impuestos, mientras la ciudadanía luchaba para superar la espectacular crisis bancaria que hundió a su país en 2008.

La intempestiva e indigna huida de Gunnlaugsson en el medio de una entrevista televisiva el domingo en la que se le pidió explicaciones, ha agudizado la sensación general en Islandia de que su Gobierno, dos de cuyos ministros también aparecen en la lista de los Papeles de Panamá, debe caer.

El Partido Pirata, erigiéndose como representante de los valores auténticos islandeses, no ha dudado en sacar provecho del estado de ánimo general.

Su principal dirigente, Birgitta Jonsdottir, ha liderado el coro de voces que pide la dimisión de Gunnlaugsson. Le acusó el domingo de ser un “mentiroso y un fraude”. No habrá muchos de sus compatriotas que discrepen hoy de ella, la posible primera ministra pirata en Islandia desde tiempos de los vikingos.

Ola de renuncias en el mundo

El Informe “Panama Papers” es como el Armagedon en la madre de todas las batallas entre “el bien y el mal”, en este caso entre la transparencia y la corrupción cuya agudizada polarización en las relaciones de poder marca el espíritu de la época.

Las cabezas comenzaron a rodar en Panamá, país sede del consorcio gestor de empresas fantasmas, Mossack Fonseca. Un socio de este bufete, Ramón Fonseca Mora, era Ministro Consejero del presidente panameño Juan Carlos Varela. El abogado conformó este martes su renuncia.

Fonseca Mora dijo hace un mes que le pidió al presidente Varela tomar una licencia en su cargo de Ministro Consejero para defenderse de los vínculos que le hacían en el caso de la brasileña Petrobras. La licencia también era de su cargo de presidente del gobernante Partido Panameñista.

En Chile las revelaciones de los Papeles de Panamá trajeron una renuncia inmediata: la del presidente de la institución  Chile Transparente, Gonzalo Delaveau Swett.

Delaveau, que lideraba el capítulo chileno de Transparencia Internacional, renunció el lunes a su cargo tras saberse que gestionaba a través de Mossack Fonseca la administración de una serie de sociedades “offshore” con domicilio en Bahamas, ligadas a un millonario proyecto minero e hidroeléctrico, según reveló el Centro de Investigación Periodística (Ciper), participante chileno de la investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés).

Primer ministro Gunnlausson deja entrevista al ser consultado por su empresa | VIDEO

Acción directa de la Sociedad Civil exigiendo la dimisión de Gunnlausson | VIDEO

LINK RELACIONADO
coronavirus



sopa de mani



desastre total



Reporteros Sin Fronteras



CPJ



Knigth Center