Data: febrero 28, 2016 | 8:54
EL ABRAZO DE LA SERPIENTE | Protagonizado por actores nativos, espera un Oscar

Alfombra roja para los pueblos indígenas en aislamiento voluntario de la Amazonia

El personaje de Karamakate, protagonista de "El abrazo de la Serpiente", es interprtetado por el actor indígena Antonio Bolívar, quien ya recibió, junto al director Ciro Guerra, varios premios como el Astor de Oro en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, el 15 de noviembre del 2015. | Fotomontaje Sol de Pando

El personaje de Karamakate, protagonista de “El abrazo de la Serpiente”, es interprtetado por el actor indígena Antonio Bolívar, quien ya recibió, junto al director Ciro Guerra, varios premios como el Astor de Oro en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, el 15 de noviembre del 2015. | Fotomontaje Sol de Pando

© Wilson García Mérida | Redacción Sol de Pando

El personaje central llamado Karamakate, un anciano chamán de la nación Huitoto —pueblo amazónico en aislamiento voluntario dentro el territorio de Leticia, Colombia, en la frontera con Brasil—, es interpretado por un indígena de esa misma etnia cuyo nombre real es Antonio Bolívar, quien estará presente este domingo en la gala de los premios Oscar en Hollywood. “El Abrazo de la serpiente” dirigido por el ya varias veces galardonado Ciro Guerra, aspira a la estatuilla en la categoría Mejor Filme Extranjero.

Es la primera vez que un filme colombiano compite por un Oscar gracias esta obra producido en la Amazonia. Los actores indígenas, además, se codearán con las grandes estrellas de Hollywood en una gala donde se espera que el actor Leonardo DiCaprio pueda, por fin, llevarse la estatuilla como mejor actor principal por The Revenant (“El Renacido”), filme del director mexicano Alejandro González Iñárritu.

El viejo Antonio, como chamán que es, adivina que la película protagonizada por él ganará el Oscar en una dura competencia donde existen otros favoritos en esa categoría como “El hijo de Saúl”, del húngaro László Nemes que narra el recurrente tema del holocausto nazi. “Yo tengo fe que ganaremos el Oscar porque al mundo de hoy le interesa que los indígenas de la Amazonia sigamos existiendo para que siga existiendo el bosque que da vida al planeta”, dice el actor originario.

En una entrevista con CNN, ante la pregunta sobre cuál será el traje que el sabio chamán lucirá para atravesar la alfombra roja camino a la entrega de los Oscar, Antonio Bolívar respondió que pensaba usar el atuendo natural de su pueblo que consiste básicamente en un “taparrabos”, collares de perlas vegetales y una corona de plumas. Sin embargo los organizadores del evento rechazaron ese atuendo.

“Me dijeron que no era bueno que yo usara taparrabos en medio de tanta gente de corbata. Que no estuviera tan oficialmente, pero más o menos bien vestido”, dijo el actor indígena de 70 años según difundió ayer la agencia ANSA.

Sin embargo la delegación colombiana que está compuesta en su totalidad por 20 personas —en su mayoría integrantes y técnicos del rodaje, entre ellos el director Ciro Guerra, la productora Cristina Gallego y los principales actores— aprovecharán la gala para promocionar la cultura artesanal de los pueblos indígenas de la Amazonia.

Cristina Gallego llevará “un juego de collar, aretes, anillo y brazalete inspirados en la naturaleza de nuestra selva amazónica, hilados en filigrana por las manos de artesanos del municipio de Mompox, de gran tradición orfebre”, informó un boletín de ProColombia, la entidad que promueve las inversiones, exportaciones no tradicionales, el turismo y la Marca País del hermano país sudamericano.

Filme que llega al Oscar cargando galardones previos

“El Abrazo de la Serpiente” fue estrenado en Colombia en mayo del pasado año habiendo sido aplaudido en su país de origen por casi medio millón de espectadores; y desde entonces recorrió el continente y el mundo cosechando importantes galardones de la cinematografía mundial. Una de sus recientes exhibiciones fue en el Festival de Cine Internacional de la Amazonia que se realiza anualmente en Río Branco, capital del Estado del Acre, Brasil.
Fue exhibido en ocho países y ganó varios festivales, entre ellos el Art Cinema Award en el Festival de Cannes, cuatro premios Fenix al Cine Latinoamericano y está nominada al Premio Spirit al cine independiente en lengua extranjera.
Obtuvo asimismo el premio Astor de Oro a la mejor película del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, fue galardona en el Festival Internacional de Cine de la India y recibió ocho premios Macondo, que premia a lo mejor del cine colombiano, entre otros.

Sinopsis de una historia de magia amazónica

"El Abrazo de la Serpiente" de Ciro Guerra rompe con la visión eurocéntrica y racista de filmes sobre la Amazonia como "Firzcarraldo" de Werner Herzog.

“El Abrazo de la Serpiente” de Ciro Guerra rompe con la visión eurocéntrica y racista de filmes sobre la Amazonia como “Firzcarraldo” de Werner Herzog.

“El abrazo de la serpiente” fue filmada enteramente en blanco y negro, con cámaras de última tecnología y alta resolución. Relata el viaje por el río Amazonas de un etnólogo europeo y un biólogo estadounidense, en dos épocas distintas, en compañía de un mismo chamán, Karamakate, en busca de una planta medicinal y alucinógena, el yakruna o ayahuasca.

Es una cinta de aventura desde el rodaje mismo, cuando enfrentó innumerables dificultades impuestas por las condiciones de la geografía y el clima en las regiones amazónicas de Mitú (Vaupés) y Puerto Inírida (Guainía) en medio de parajes fantásticos, imponentes y arriesgados a lo largo del serpenteante río Amazonas y sus afluentes, lo que dio el título de la película.

El director y co-guionista Ciro Guerra elaboró la trama en base a los diarios de los exploradores Theodor Koch-Grunberg (interpretado por el actor belga Jan Bijvoet) y Richard Evan Schultes que encarna el actor norteamericano Brionne Davis) durante sus viajes en 1909 y 1940, respectivamente.

En la primera parte de la historia el chamán Karamakate es interpretado por el joven actor indígena Nilbio Torres, y en la segunda parte aparece Antonio Bolivar interpretando al envejecido sabio indígena.

Guerra no deja de reiterar que esta película se hizo desde la mirada de los indígenas y no de los exploradores, quienes ya han contado su historia: “Los nativos no han contado su historia. Su historia es ésta. Un pedazo de tierra del tamaño de un continente, que no se ha contado. Que no existe en el cine de nuestra América. Ese Amazonas ya se ha perdido. Pero en el cine, puede volver a existir”.

El director colombiano pasó tres meses enseñando a los actores y extras indígenas el arte de la actuación, un proceso que fue más fácil de lo que suponía, debido a la tradición de contar cuentos y la habilidad que tienen estos pueblos de escuchar. El guion estaba escrito en español y luego los actores lo tradujeron (y en parte reescribieron) a sus propias lenguas, nueve en total.

En la película hay escenas en que las culturas entran en contacto de una manera gentil, como cuando Karamakate escucha “La creación” de Haydn que suena suavemente en la selva a través de un fonógrafo portátil. Es un guiño a “Fitzcarraldo”, en la que el millonario irlandés canta arias de ópera mientras su embarcación gira fuera de control en la selva. (Aunque, claro, entre las película de Hertzog y la de Guerra hay una abismal diferencia ideológica: el director alemán parte de la visión de los exploradores europeos y la del colombiano enfatiza la mirada indígena).

Pero las culturas chocan la mayor parte del tiempo, situación que puede apreciarse cuando Koch-Grünberg y Karamakate tropiezan con un grupo de niños que se han quedado huérfanos tras una masacre perpetrada por traficantes de caucho. Los conduce un monje anciano, que los instruye en el catolicismo a latigazos y les prohíbe usar sus “lenguas demoniacas”, forzándolos a hablar español y cubrir sus cuerpos desnudos con ropas occidentales.

La escena es apocalíptica cuando Karamakate, ya viejo, regresa cuarenta años después. Un cuerpo crucificado cuelga de un árbol. El catolicismo y los españoles se han ido y han sido remplazados por el protestantismo evangélico y los portugueses. El líder de estos indígenas es otro hombre blanco, que clama ser el mesías y habla sobre dar órdenes a su rebaño para que se suiciden en masa.

El cineasta dijo que el personaje y las escenas se basan en la historia de un fanático religioso del siglo XIX llamado Anizetto, cuyos miles de seguidores fueron reprimidos por el ejército brasileño.

“Se trata de un fenómeno que se ha repetido muchas veces”, dijo Guerra. “La Amazonia es un lugar espiritual. Las personas de ahí son profundamente espirituales. Y, cuando alguien arranca la espiritualidad indígena de ese lugar, se crea un vacío que se llena con fundamentalismo y locura”.

El director colombiano dijo que esta será su primera y última película ambientada en la selva amazónica.

El tráiler oficial de “El Abrazo de la Serpiente” | VIDEO

Filme sobre exploraciones amazonicas reivindica mirada de indigenas en aislamiento voluntario

SINOPSIS En busca del sueño chamánico Karamakate fue en su día un poderoso chamán del Amazonas, es el último superviviente de su pueblo, y ahora vive en aislamiento voluntario en lo más profundo de la selva. Lleva años de total soledad que lo han convertido en chullachaqui, una cáscara vacía de hombre, privado de emociones y recuerdos. Pero su vida vacía da un vuelco el día en que a su remota guarida llega Evan, un etnobotánico americano en busca de la yakruna, una poderosa planta oculta, capaz de enseñar a soñar. Karamakate accede a acompañar a Evan en su búsqueda y juntos emprenden un viaje al corazón de la selva en el que el pasado, presente y futuro se confunden, y en el que el chamán irá recuperando sus recuerdos perdidos. Esos recuerdos traen consigo vestigios de una amistad traicionada y de un profundo dolor que no liberará a Karamakate hasta que no transmita por última vez su conocimiento ancestral, el cual parecía destinado a perderse para siempre.

SINOPSIS
En busca del sueño chamánico
Karamakate fue en su día un poderoso chamán del Amazonas, es el último superviviente de su pueblo, y ahora vive en aislamiento voluntario en lo más profundo de la selva. Lleva años de total soledad que lo han convertido en chullachaqui, una cáscara vacía de hombre, privado de emociones y recuerdos. Pero su vida vacía da un vuelco el día en que a su remota guarida llega Evan, un etnobotánico americano en busca de la yakruna, una poderosa planta oculta, capaz de enseñar a soñar. Karamakate accede a acompañar a Evan en su búsqueda y juntos emprenden un viaje al corazón de la selva en el que el pasado, presente y futuro se confunden, y en el que el chamán irá recuperando sus recuerdos perdidos. Esos recuerdos traen consigo vestigios de una amistad traicionada y de un profundo dolor que no liberará a Karamakate hasta que no transmita por última vez su conocimiento ancestral, el cual parecía destinado a perderse para siempre.

“El Abrazo de la Serpiente” es un filme de ficción que reivindica la voz y la mirada de los indígenas en aislamiento voluntario, habitantes y protectores naturales de los vastos bosques de la Amazonia. Dirigida por el realizador colombiano Ciro Alfonso Guerra, la película que protagonizan actores originarios (compartiendo roles con actores de renombre internacional como el belga Jan Bijvoet que descolló en la película Borgman del director danés Alex van Warmerdam, además del norteamericano Brionne Davis) terminó de ser rodada y se alista para su estreno mundial el próximo 7 de mayo.

Según críticos especializados que hicieron seguimiento de la filmación, la película impactará por su contenido tanto como por su calidad técnica y estética, realizada con tecnología cinematográfica de última generación.

El filme se rodó desde julio del 2014 durante siete semanas en las selvas y ríos de los departamentos amazónicos del Vaupés y Guainía, en Colombia.

Una de sus singularidades es que está editada en blanco y negro, ya que intenta recrear “una Amazonia que ya no existe” explicó el director colombiano. El guión se basa en crónicas y testimonios de los  viajes exploratorios del antropólogo Theodor Kosch-Grünberg  a comienzos del siglo XX, y del fotógrafo y botánico Richard Evan Schultes a mediados de la misma centuria pasada.

Cuenta la historia del primer contacto, encuentro, acercamiento, traición, y posible amistad que trasciende la vida, entre Karamakate, un chamán amazónico de la etnia Witoto, y dos científicos que con cuarenta años de diferencia recorren el Amazonas en busca de una planta sagrada que podría curar sus males. Los diálogos de varias escenas se desarrollan en la lengua Pano propia de los pueblos amazónicos en aislamiento voluntario.

Reivindicando la mirada de los pueblos no contactados

"El Abrazo de la Serpiente" de Ciro Guerra rompe con la visión eurocéntrica y racista de filmes sobre la Amazonia como "Firzcarraldo" de Werner Herzog.

“El Abrazo de la Serpiente” de Ciro Guerra rompe con la visión eurocéntrica y racista de filmes sobre la Amazonia como “Firzcarraldo” de Werner Herzog.

En una entrevista con el renombrado escritor y cineasta colombiano Sandro Romero Rey para la revista literaria Arcadia de Bogotá, Ciro Guerra explicó que “El Abrazo de la Serpiente” (título que alude a la forma serpenteante de los afluentes del gran río Amazonas que abarca una longitud de 7.000 kilómetros a lo largo y ancho de nueve países sudamericanos), enfoca la historia de los pueblos amazónicos desde la mirada indígena, a diferencia de anteriores filmes sobre esta misma temática. “Cuando los cineastas iban a la zona, filmaban películas de tarzanes criollos, pero no había un interés en estudiar las culturas, en ahondar en el conocimiento existente al interior de sus comunidades”, explica Guerra.

Romero Rey, el entrevistador, fue asistente de dirección de Werner Herzog en el rodaje de la película “Cobra Verde” que se filmó en Colombia el año 1986.  Preguntó a Guerra si existe algún paralelismo conceptual entre “El Abrazo de la Serpiente” y un filme de Herzog con contenido similar como “Fitzcarraldo”. El joven director colombiano respondió lo siguiente:

“Cuando entras a estudiar la historia del Amazonas, te das cuenta de que personajes como Fitzcarraldo fueron de los más grandes genocidas de esa región. Dibujó las fronteras entre Perú y Brasil con sangre. La película lo pinta como un soñador bucólico. Son películas colonialistas, en las que se cuenta la historia desde un solo lado. En las películas de Herzog los indios están al fondo. Están puestos, nunca tienen nombre, nunca tienen más de dos líneas de diálogo, nunca son personajes: nunca son gente”.

Bajo esa premisa, Guerra promovió un casting de actores indígenas, formando y capacitándolos expresamente para la película. Los personajes nacieron primero “soñados” y luego se materializaron, recuerda. “Uno de ellos, por ejemplo, llamado en el guión Karamakate, es un indígena de 80 años, lo escribimos sin tener mucha esperanza de conseguirlo. Sin embargo, en el proceso de búsqueda fueron apareciendo uno a uno, incluido el huidizo anciano. Yo pensaba que un personaje como Karamakate no existía. Cuando lo encontramos, era como si se nos hubiera aparecido la Virgen. Para otro de los personajes protagónicos comencé a trabajar con un actor de padres indígenas, porque pensé que era la mejor vía para lograr una buena interpretación. Y no funcionó. Entonces entendí que es un camino más eficaz enseñarle a un indígena lo que es el cine, que enseñarle a un actor a que ‘represente’ un indígena. Hay una verdad interior que es irreemplazable”.

Los principales actores indígenas del filme son Nilvio Torres Tiapuyama, Antonio Bolivar Yauenkü y Miguel Dionisio, pertenecientes de las etnias Cubeo de Vaupés, Witoto de La Chorrera y Ocaina del Putumayu.

El tráiler oficial de “El Abrazo de la Serpiente” | VIDEO

Una película en blanco y negro para el siglo XXI

El abrazo de la serpiente Fotograma03“Partimos de una apuesta muy arriesgada: queríamos que la película se viera como los documentos de los etnólogos en los que nos basamos. Queríamos que la imagen del film fuese similar a la de las fotos del biólogo estadounidense Richard Evans Schultes, por ejemplo. Son documentos muy hermosos, porque dan cuenta de un Amazonas que ya no existe. Eso implicaba hacer la película en blanco y negro.
Debíamos alejarnos del exotismo y de lo que la gente espera en experiencias de este tipo. Para mí era un desafío visual porque el entorno siempre es verde. Te fatiga visualmente. Al poco tiempo ya estás saturado. Mientras que estos ríos fotografiados son negros.
Por otra parte, la luz en la selva es distinta: a las 4:00 de la tarde ya estábamos filmando con asa 500. Y queríamos conseguir una sensación muy orgánica, lo cual implicaba grandes retos. No queríamos llevar muchas luces artificiales. Queríamos trabajar con la luz natural, pero se trata de una luz muy cambiante. Y que es inesperada.
A veces montábamos la cámara en un sitio y, cuando teníamos todo listo, debíamos irnos para otro lado, porque la atmósfera había cambiado. Era dispendioso pero, al mismo tiempo, nos dimos cuenta de que todo en la selva es así. Nos dimos cuenta de que a la selva hay que aprender a escucharla, porque la selva te puede acabar muy fácilmente”.
Ciro Guerra, en entrevista con Sandro Romero Rey

¿Quién es Ciro Alfonso Guerra?

El abrazo de la serpiente Ciro Guerra

“El Abrazo de la Serpiente” es su tercera película de largometraje, también producida, como las anteriores, por Cristina Gallego de Ciudad Lunar Producciones.

Nació en Río de Oro, Colombia, el 6 de febrero de 1981. Produjo varios documentales y cortometrajes antes de su ópera prima “La Sombra del Caminante” estrenada el año 2004 y seleccionada en más de 60 festivales de cine de todo el mundo (incluyendo Cannes, Tribeca, Seúl, Bangkok, Seattle, Río de Janeiro y Guadalajara), ganadora además de 15 premios y menciones en Festivales como San Sebastián, Toulousse, Trieste, Mar del Plata, Varsovia, Austin, Quito, Santiago de Chile, Cartagena y La Habana.

El año 2009 lanzó su segundo largometraje, “Los Viajes del Viento”, con el cual cobró mayor notoriedad internacional al haber participado en el Festival de Cannes que lo incluyó entre las 19 mejores películas del mundo dentro la categoría “Una Otra Mirada”. Colombia no estaba presente en Cannes desde que Víctor Gaviria presentó en la selección oficial de 1998 “La Vendedora de Rosas”.

“El Abrazo de la Serpiente” recibió apoyo del Fondo Hubert Bals del Festival de Cine de Rotterdam para la modalidad guión y desarrollo de proyecto. Fue descrito por su director como “una nueva forma de ver el mundo”.

Los inspiradores de la película

El abrazo de la serpiente Theodor Koch-GrunbergTheodor Koch-Grünberg (1872-1924)
Etnólogo y explorador alemán nacido en Grünberg (Hessen), que hizo una gran contribución al estudio de los pueblos nativos de Sudamérica, en particular los indios pemones y las tribus del Amazonas en Brasil. Fue uno de los primeros expedicionarios de la Amazonia. Publicó su gran obra “Von Roroima zum Orinoco” en el año 1917, después de haber investigado el noreste del Amazonas colombiano, el alto del Orinoco y convivir por dos años (de 1903 a 1905) con los indígenas del alto del río Negro. Durante su expedición tomó más de 1.000 fotografías, cartografió ríos hasta ese entonces desconocidos, recolectó especímenes botánicos e hizo incontables referencias etnobotánicas. Su texto también incluía críticas a la situación desigual de los indígenas a quienes nunca citó como “primitivos”, expresión común entre los viajeros europeos. En 1911, época del cine silente, registró imágenes en movimiento de distintas actividades rituales y festivas de los indígenas amazónicos en Rio Branco, Estado del Acre, Brasil, cerca a la frontera con Bolivia. Murió de malaria repentinamente en 1924, en una expedición con el investigador estadounidense A. Hamilton Rice y el camarógrafo brasileño Silvino Santos que quería cartografíar la parte superior de Río Branco. En su ciudad natal, Grünberg, hay una calle y un liceo que llevan el nombre de este sabio pionero.
El abrazo de la serpiente Richard Evans SchultesRichard Evan Schultes (1915-2001)
Fue un biólogo estadounidense, nacido en Boston, que se destacó por el estudio de las propiedades farmacológicas de muchas plantas y hongos de uso ritual con propiedades enteogénicas o alucinógenas, especialmente del Amazonas. En Colombia estudió el yagé (Banisteriopsis caapi), la coca amazónica (Erythroxylum coca), el yoco (Paullinia yoco) entre otras plantas. El primero de sus muchos y prolongados viajes al Alto Amazonas, principalmente en la Amazonia Colombiana, comenzó en 1941, como investigador asociado de Harvard, e incluyó el estudio de variedades de caucho resistentes a enfermedades, en un esfuerzo de liberar a Estados Unidos de la dependencia de las plantaciones asiáticas, inalcanzables por la ocupación japonesa durante la II Guerra Mundial. Su trabajo de campo entre las naciones originarias lo condujo a ser una de las primeras personas en alertar al mundo sobre la destrucción de la selva amazónica y el exterminio de los pueblos indígenas. Recolectó más de 24.000 especímenes para herbario, publicando numerosos descubrimientos etnobotánicos, incluyendo las fuentes del veneno curare, hoy empleado como relajante muscular durante las cirugías.
Imágenes silentes filmadas por Theodor Koch-Grünberg en 1911 | VIDEO
Filme gravado pelo etnógrafo alemão Theodor Koch-Grünberg entre os índios Taulipang, de filiação linguística Carib, habitantes da região do vale do Rio Branco, em 1911. No registro é possível ver alguns processos de preparação da mandioca para comida e bebida, processos de construção de redes de dormir, algumas brincadeiras infantis, além da dança parisherá (ou parishara) ao final do filme.

pueblos-indigenas
columna-carlos-mesa
Knigth Center
Reporteros Sin Fronteras
CPJ