UN DRÁSTICO CAMBIO CLIMÁTICO | “Quente, quente” (qué caliente, qué caliente) es la expresión que está en boca de todos en las sofocadas calles de Rio Branco...

Las aguas del rio Acre bajaron como nunca en la historia, se teme un desastre ambiental

Las aguas del Acre llegaron a un nível de 1,45 metros, el más bajo de la historia en los registros oficialmente realizados desde 1970 por la dirección estadual de Defensa Civil. | Foto cortesía Altino Machado

Las aguas del Acre llegaron a un nível de 1,45 metros, el más bajo de la historia en los registros oficialmente realizados desde 1970 por la dirección estadual de Defensa Civil. | Foto cortesía Altino Machado

© Wilson García Mérida | Redacción Sol de Pando en Rio Branco
El Departamento Estadual de Pavimentación y Saneamiento (Depasa) instaló cinco bombas de captación en la Segunda Estación de Tratamiento de Agua (ETA II), y se represó parcialmente con sendos sacos de arena el lecho del rio en la ETA I, de menor tamaño. | Foto cortesía Altino Machado

El Departamento Estadual de Pavimentación y Saneamiento (Depasa) instaló cinco bombas de captación en la Segunda Estación de Tratamiento de Agua (ETA II), y se represó parcialmente con sendos sacos de arena el lecho del rio en la ETA I, de menor tamaño. | Foto cortesía Altino Machado

“La sequía en el Acre puede derivar en un drama humano, económico y ambiental “ advirtió  aquí en la víspera el periodista Altino Machado al informar sobre la caída sin precedentes de las aguas del rio Acre que en esta jornada llegaron a un nivel de menos de un metro y medio, recordando que la cota normal oscila entre los cinco y ocho metros.

El impacto climático de esta insólita sequía fluvial se refleja en la disminución de la humedad en el ambiente,  produciendo un calor insoportable. “Quente, quente” (qué caliente, qué caliente) es la expresión que está en boca de todos en las calles de Rio Branco, una ciudad tan acostumbra al calor tropical: pero esto es otra cosa.  La ciudad comienza además a sentir las consecuencias de este colapso ardiente con un acelerado desabastecimiento de agua potable en los domicílios, ya que los embalses del rio Acre son los principales acuíferos en toda la región.

Las aguas del Acre llegaron a un nível de 1,45 metros, el más bajo de la historia en los registros oficialmente realizados desde 1970  por la dirección estadual de Defensa Civil. “Para que no haya racionamiento de agua potable en la ciudad” —explica Machado— “es necesaria la captación de 1,4 mil litros de água por segundo, pero el rio continúa bajando diariamente, lo cual agrava las dificultades”.

“En caso de que nuestra capacidad de captación baje a menos de 1,3 mil litros por segundo, el racionamiento será inevitable”, advierte por su parte Edvaldo Magalhães, Director del Departamento Estadual de Pavimentación y Saneamiento (Depasa) que se encuentra realizando trabajos de reforzamiento en las dos estaciones de Tratamiento de Agua sobre el lecho del rio Acre, por instrucción del gobernador Tião Viana.

El cuadro se complica con una ola de incendios en las estradas boscosas del entorno, incluso dentro el perímetro urbano, produciendo la humareda que se mezcla con el aire una epidemia de enfermedades respiratorias especialmente entre niños y ancianos, emergencia que está movilizando todo el sistema de salud en el Estado do Acre.

En puertas de una situación de Calamidad Pública

La ciudad comienza además a sentir las consecuencias de este colapso ardiente con un acelerado desabastecimiento de agua potable en los domicílios, ya que los embalses del rio Acre son los principales acuíferos en toda la región. | Foto cortesía Altino Machado

La ciudad comienza además a sentir las consecuencias de este colapso ardiente con un acelerado desabastecimiento de agua potable en los domicílios, ya que los embalses del rio Acre son los principales acuíferos en toda la región. | Foto cortesía Altino Machado

Según Altino Machado, además de la capital Rio Branco, los municípios de Xapurí, Epitaciolandia, Brasiléia, Assis Brasil, Porto Acre, Bujarí, Plácido de Castro (Villa Campinas) y Arelandia “se han declarado en estado de alerta y se preparan para enfrentar un drama humano, económico y ambiental a causa de la intensidad del estiaje, los incendios forestales y la histórica caída de las aguas del rio Acre”.

El periodista acreano recordó que a comienzos del mes pasado el gobernador Tião Viana ya había decretado estado de emergencia en las ciudades del Valle del Acre; sin embargo el organismo federal de Defensa Civil no reconoció esa declaratoria aún, por lo cual el Estado do Acre asume iniciativas propias antes de optar por la declaratoria de una Situación de Calamidad Pública en toda la región.

Una de las principales medidas de emergencia adoptadas por el gobernador Viana en Rio Branco fue movilizar al Departamento Estadual de Pavimentación y Saneamiento (Depasa) para instalar cinco bombas de captación en la Segunda Estación de Tratamiento de Agua (ETA II), y se represó parcialmente con  sendos sacos de arena el lecho del rio en la ETA I, de menor tamaño.

LINKS RELACIONADOS
columna-carlos-mesa
Knigth Center
Reporteros Sin Fronteras
CPJ